Nuevamente se pone de moda hablar de la crisis de la izquierda, en realidad ésta es solo la expresión de la crisis de una humanidad que por encima de cualquier calculo interesado u optimista cada vez está peor. Aníbal Quijano, da un dato pavoroso: "En 1800 el 74% de la población mundial (entonces de 944 millones) accedía al 56% del Producto Mundial (en US$ de 1980: 229,095,000,000), mientras el 26% de esa población concentraba el 44% de dicho PMB. Pero en 1995, el 80% de la población mundial (ya de 5,716,000,000) accedía solamente al 20% del Producto Mundial (US$ de 1980: 17,091,479,000,000), mientras que el 20% concentraba el 80% del Producto Mundial". (Colonialidad del poder, globalización y democracia, A.Q.)

¡20 por ciento de la población mundial concentra el 80% de la riqueza que producen los trabajadores del mundo entero! O viceversa, 80% de la población mundial apenas accede al 20% del producto de su trabajo. En los últimos 200 años el imperialismo le arrebató más del 35% de sus propiedades e ingresos a a los trabajadores. De modo que la crisis se debe a que esta tendencia en lugar de disminuir, aumenta. El egoísmo de las grandes corporaciones imperialistas no tiene límite, su locura es incontenible, ni ellos saben adonde van a parar, como en la natural tendencia del alacrán de la fábula.

El acaparamiento, -a diferencia de lo que dicen los tontos útiles de la derecha, que suponen que capitalismo es libertad de competencia- se está llevando a límites insospechados, como en el juego Monopolio, que primero se quedan con las propiedades, y luego con todo el dinero. El capitalismo, no es pues competencia, es acaparamiento.

Las corporaciones imperialistas están adquiriendo las empresas más rentables del mundo entero (de la misma manera como mafiosamente la Coca Cola se quedó con Inca Kola, dejándonos sin "sabor nacional"). El control omnímodo que ejercen sobre los Estados nacionales, se ha consolidado en los últinos 20 años, de donde se desprende que la corrupción y el robo descarado de los fondos públicos, es la forma de gobierno de la globalización, comenzando por el propio EEUU. y es sólamente el cebo que permite a los mafiosos imperialistas comprar a los sumisos políticos burgueses del tercer mundo, para que administren la apropiación ilimitada que hacen de las riquezas nacionales.

En estas condiciones, ¿alguien cree que sólo basta ganar las elecciones para modificar esta situación y poner el estado al servicio del pueblo?. Quien lo diga así o es un ingenuo o simplemente un avezado mentiroso de la calaña de los gobernantes que hemos sufrido por lo menos en los últimos 20 años, desde Belaúnde, a Toledo, pasando por el ladrón de gallinas Alan García y la mafia fujimontesinista.

La "izquierda" que hoy se esmera en participar en las próximas elecciones, solo está moviendo ambiciones de cúpulas criollas alejadas del pueblo. No tiene ninguna oportunidad de llegar al poder, tal vez sí al gobierno, pero no al poder. A lo sumo, quien quiera que alcance el gobierno, quedará atrapado como Toledo (suponiendo que éste tuvo alguna vez alguna buena intención), o como Lula, prisionero no de las promesas que le hizo al pueblo sinó a los burgueses que acompañaron su "fórmula electoral". Hoy Lula es cada vez más impopular, "traidor-neoliberal" le gritan altos dirigentes clasistas del PT que bajo presiones de la burguesía han sido expulsados del partido.

¿Es Javier Diez Canseco, o cualesquier otro "izquierdista" que aspire al poder, más sagaz y astuto que Lula?. ¿Es que los cambios en beneficio de los pueblos dependen de la sagacidad de un líder? Eso es ver la historia al revés. Ya, por lo pronto, la "izquierda" empezó a dividirse, "reagruparse" dicen ellos, para mostrar la "correlación de fuerzas" y ver quién consigue más congresistas, plata para su bolsillo y agua para su molino. Ahora nos enteramos que Patria Roja ya había tenido romances con el PPC de Lourdes Flores, antes de coquetear con el APRA. Ahora sabemos que el PC de Gustavo Espinosa presentará su lista "clasista", sólo que esta vez no cuentan con "el oro de Moscú". Por todos lados surgen "izquierdistas" dispuesto a jurar su cargo de congresista "por la plata y por el pueblo". Es la ruta ya recorrida muchas veces. La misma piedra en el camino que estos "izquierdistas se empeñan en tropezar.

Sin embargo, el vaso no está medio vacío, como podrían concluir quienes ven este desbaratamiento del llamado "campo popular". El octubre rojo boliviano, muestra el camino por donde se ve la luz que tiene el color de la pasión. Un 45% de los 25 millones de peruanos somos indios y un 37% somos de herencia mestiza. 82% de peruanos somos del color de la tierra unidos por la condición de trabajadores explotados en el campo y en la ciudad. Esta es la fuerza que está despertando como parte de una lucha indígena que viene desde Chiapas y se extiende hasta la tierra del Fuego de los Mapuches.

¿Ganar las elecciones para llegar al gobierno mafioso que administra el Perú como si fuera un prostíbulo? o movilizarse con las fuerzas que se levantan desde la historia, para alcanzar el poder. Esa es la disyuntiva que los peruanos debemos resolver con heroica creatividad.