JPEG - 26.2 KB

Human Life: su historia y vínculos políticos

Human Life International, HLI, es una coalición de grupos provida de varios países, impulsada por poderosas fuerzas conservadoras de Estados Unidos y apoyada por la jerarquía católica, a través de organismos como el Consejo Pontificio para la Familia, de agencias de prensa como ACI y del activismo provida que Juan Pablo II ha prescrito al clero y a grupos de laicos.

Oficialmente, HLI define sus objetivos en los siguientes términos: a) “protege y defiende el derecho a la vida de todo ser humano en todas las etapas de su desarrollo”; b) busca “promover los métodos naturales de planificación de la familia”; c) “defiende vigorosamente los derechos del no nacido, del incapacitado y de aquellos que se encuentran bajo la amenaza de la eutanasia”. Además, HLI “identifica su labor con la promoción general de lo que Su Santidad Juan Pablo II ha llamado “cultura de la vida” y también con la oposición a aquellos grupos que promueven, por medio de políticas y actividades la “cultura de la muerte”.

En términos prácticos, varias líneas de acción distinguen actualmente a HLI, entre las cuales podemos mencionar:

1) su apoyo a las autoridades de Estados Unidos y de otros países que se identifican como “antiaborto” y “proabstinencia”.
Una paradoja de HLI y otros grupos provida es su apoyo a mandatarios como George Bush pese al militarismo que ha caracterizado a su gobierno;

2) su denuncia de autoridades, personajes políticos, grupos civiles y fundaciones a quienes HLI identifica como liberales, feministas o defensores del laicismo.

Al llevar a cabo esta labor, HLI se esfuerza en utilizar una retórica agresiva contra sus adversarios y trata de perjudicarlos en el terreno legal o financiero. Entre los principales blancos de los ataques de HLI se cuentan IPPF, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y Católicas por el Derecho a Decidir.

3) la promoción, en cada país, de medidas tendientes a socavar o impedir, según sea el caso, la separación entre la Iglesia y el Estado, para lo cual organizan campañas para implantar leyes que prohíban o desalienten comportamientos prohibidos por el catolicismo oficial, como el aborto, el uso de anticonceptivos, la libertad sexual, etc, a la vez que apoya propuestas para fortalecer la influencia del clero católico en la educación y en la vida política.

4) La coordinación y el apoyo de actividades de grupos provida de distintos países.

En algunas naciones, la presencia de directa de HLI es tan pobre como el poder de convocatoria de los grupos que la representan, como es el caso del Comité Nacional Provida de México. Pese a ello, HLI se considera a sí misma como la más grande organización provida católica del mundo, y cuenta con una rama latina, que es Vida Humana Internacional, VHI, que opera en Miami con apoyo de sectores del exilio cubano.

Human Life fue creada en Washington en 1981 por el sacerdote benedictino Paul Marx. Posteriormente, su sede fue traslada a Fron Line, Virginia, en la costa atlántica de Estados Unidos.

Según ha sostenido la publicación electrónica ANTIFA-INFO-Bulletin “HLI fue creada en 1981 con ayuda de la Free Congress Foundation (la FCF es una de las principales organizaciones de la Nueva Derecha Americana). Desde ese tiempo ha establecido relaciones estrechas con un número de grupos católicos y no católicos de derecha en todo el mundo.

Varios de sus directivos, entre ellos su fundador Paul Marx, también pertenecieron a la American Life League.” De hecho, inicialmente las oficinas de HLI estaban en la Free Congress Foundation, encabezada por Paul Weyrich.

Otras investigaciones mencionan a personajes prominentes del empresariado conservador estadounidense como promotores de la creación de HLI. Así, según Searchligth , a partir de Legatus y de la Free Congress Foundation, Thomas Monaghan creó el grupo Siena, formado por ricos e influyentes católicos, y que a su vez colaboró en la formación de HLI.

Hacia mediados de los 90, HLI contaba con 59 filiales en el mundo de las cuales 18 se encontraban en América y una en la Ciudad de México.

Además, Human Life se ha acercado a personajes provenientes de grupos violentos como el Ku Klux Klan, a líderes de ideología pronazi e incluso a exmilitares que aplican las tácticas del combate "anticomunista" a la lucha contra IPPF y otras organizaciones. Dentro de otras agrupaciones "prolife" cada día cobra mayor fuerza la consigna "Si el aborto es un asesinato hay que detener a los asesinos", esto es, hay que actuar violentamente contra quienes defienden la despenalización del aborto, o practican abortos.

Entre esos personajes se cuentan Joan Andrew-Bell y John Vurt, exmiembro del Klan, quienes en 1986 fueron detenidos por invadir y dañar una clínica de abortos en Pensacola, Florida; Brian Clowes, exmiembro de las Boinas Verdes, quien sostiene la tesis de que hay que llevar a cabo una "guerra espiritual" contra IPPF, análoga a la que como "boina verde" desarrollara contra los regímenes comunistas y el médico alemán, de ideas pronazis, Sigfried Ernst, fundador de la organización EDA (European Doctors Action) y consejero internacional de HLI.

Señala ANTIFA-INFO-BULLETIN: “En Europa, varios de los consejeros de HLI, incluyendo a Sigfried Ernst en Alemania y Martín Humer, en Austria, son también miembros de la Asociación de Médicos Europeos, una organización provida de la extrema derecha, uno de cuyos fundadores fue el dirigente neonazi Wolfgang Borowsky.

Borowsky suele citar en sus discursos Los Protocolos de los Sabios de Sión y ha dicho que "El comunismo es ante todo una creación de los judíos”. Borowsky fue miembro del comité para la Liberación de Rudolf Hess....” Otro colaborador de HLI ha sido Joe Scheidler: un ex monje benedictino, fundador de Prolife Action League y autor de 99 formas de detener el aborto. Scheidler es experto en usar la acción directa contra las clínicas de abortos Pertenece también a la American Life League.”

Además de HLI, Marx fundó en 1989 el Population Research Institute, PRI, como “una institución no lucrativa que se dedica a denunciar el control demográfico realizado por medio de la anticoncepción, la esterilización y el aborto...”, y en la cual HLI dice haber invertido más de un millón de dólares.

El PRI cobró celebridad más de diez años después, en 2002, cuando el presidente Bush decidió negarle recursos por 34 millones de dólares a la UNFPA, sobre la base de una denuncia que había hecho PRI de que el Fondo de Población de la ONU usaba el dinero para apoyar los abortos forzados y esterilizaciones en China.

El PRI ha sido presidido por Steven Mosher, cuya oposición al aborto deriva de su trabajo en China en 1979, cuando era estudiante del doctorado en antropología doctoral en Stanford. Se ha comentado que Mosher fue el primer investigador que pudo trabajar en China luego de la revolución, y llevó a cabo un largo trabajo en un poblado chino donde dice haber presenciado abortos forzados, abortos en el tercer trimestre de embarazo e incluso infanticidios “oficialmente aprobados”, como resultado de la política china de control natal.

En 1983, Stanford expulsó a Mosher del programa de doctorado, alegando que había incurrido en una conducta seriamente ilegal falta de ética en China, cuyo gobierno lo acusó de ser un “espía internacional”. Según Mosher funcionarios chinos presionaron a la Universidad para que tomara esa decisión. Desde entonces, Mosher escribió cinco libros sobre China, que atrajeron la atención de Paul Marx, quien en 1995 contrató a Mosher para presidir el PRI, organización que al igual que HLI tiene su sede en Front Royal, Virginia: P.O. Box 1559, Front Royal, VA 22630, 540-622-5240.

Uno de los últimos libros de Mosher, publicado en 2000 por Encounter Books, se llama: Hegemonía: el plan chino para dominar Asia y el resto del mundo. Escrito con un enfoque que recuerda el viejo mito del “peligro amarillo”, en boga a fines del siglo XIX y principios del XX, así como en plena época de la guerra fría, sostiene que los líderes chinos son gente “peligrosa” que no quiere a los Estados Unidos y los consideran su enemigo.

En una entrevista que concedió Mosher a Geoff Metcalf, algún tiempo después de la publicación de ese libro, dijo: “..espero que la administración Bush va a ser más sensible acerca de China que la de Clinton, y a reconocer que es una dictadura brutal de un partido que gobierna a su país por medio de la violencia y que eventualmente tratará de la misma manera a sus vecinos e incluso a Estados Unidos”

De Carlos Marx a Paul Marx

Paul Marx nació en St. Michael en 1920. Recibió sus votos monásticos en 1942. Obtuvo el doctorado en sociología por la Universidad Católica de Saint John en 1957 y en 1972 fundó en Collegeville el Human Life Center, antecedente de HLI.

En 1971, Paul Marx se había infiltrado en una conferencia “abortista” en California y “expuso la agenda de los abortistas” en el libro The Death Peddlers.

Paul Marx, ha definido HLI como una organización "totalmente centrada en Dios, absolutamente leal al Papa y a la Iglesia" y que "insiste en que la castidad y la decencia deben ser salvaguardadas para preservar, a su vez, la felicidad humana y la supervivencia misma de la sociedad; reafirma que las relaciones sexuales deben darse sólo en el matrimonio" y "se opone a la esterilización y a la anticoncepción artificial como ataques contra el plan divino y la dignidad humana"

Según declaraciones de Paul Marx, los enemigos de "la vida y la familia" son: "las feministas, los masones, los comunistas, los humanistas ateos y la ubicua Planned Parenthood Federation" Además, han sido bien conocidas las tendencias antisemitas de Paul Marx.

De acuerdo con Paul Marx, HLI debería concentrar sus recursos en América Latina porque allí radica un gran porcentaje de la población católica del mundo y porque "incontables inmigrantes latinos permanecen ahora en Estados Unidos, legalmente o no. Estas personas son católicas, por lo menos culturalmente, y adecuadamente tratadas e instruidas pueden ser una gran inversión para la Iglesia Católica en Estados Unidos"

Paul Marx fue un líder muy activo en lo que concierne a la recaudación de fondos, identificando donantes, pidiendo recursos a otras organizaciones católicas, haciendo cabildeo y promoviendo campañas para recaudar dinero. Por ejemplo, hace unos años, circuló en páginas Internet de grupos católicos, como la Acción Católica en Argentina, una carta de Paul Marx donde pedía fondos para combatir a IPPF.

La misiva pretende ser algo así como la versión posmoderna de la llamada del Papa Urbano a lanzar la primera cruzada contra los infieles. Marx afirmaba que HLI se había dedicado a “salvar millones de bebés por nacer”, Presentaba la lucha de HLI contra IPPF como la de David contra Goliat:y en un tono muy personal, informaba a los benefactores potenciales de su organización: “Querido amigo/a, HLI va a lanzar una ofensiva completa, sin descanso y a nivel mundial contra la maquinaria destructora de bebés por nacer más grande del mundo: la Federación Internacional de Planificación de la Familia o IPPF (International Planned Parenthood Federation).

Proseguía: “No tengo que decirle lo mala, verdaderamente mala, que es la IPPF: Por ejemplo, en los pocos segundos que le tomará a usted leer este párrafo, morirán aún más bebés por nacer a manos de la IPPF. Y esta matanza ocurre durante 24 horas al día, 365 días al año, en más países de los que la mayoría de la gente puede encontrar en el mapa. De hecho, ¡con más de 100 filiales alrededor del mundo, la IPPF mata a millones de bebés todos los años! .A través del mundo, la IPPF les enseña a los niños que la fornicación es aceptable, mientras lo hagan "responsablemente" (es decir, utilizando anticonceptivos, e inclusive abortivos, los cuales son dañinos para la salud). ...una de las raíces más profundas de la IPPF es su oposición a la religión.... Podría llenar páginas y páginas con más horrores sobre la IPPF.

Pero en vez de eso, déjeme resumirle la "labor" de la IPPF de la siguiente manera: Sin la más mínima duda, la IPPF es absolutamente la más malvada e infernal organización sobre la faz de la tierra...¡La IPPF destruye a los niños, las familias, las iglesias y las naciones enteras!...¿Podrá HLI lanzar una ofensiva contra la IPPF a nivel mundial y ganar? ¿Podrá HLI enfrentarse a la IPPF, como David a Goliat, y derrotarla?”

En un tono por demás belicoso, Paul Marx explicaba así sus planes contra IPPF, a la vez que pedía donaciones para llevarlos a cabo: “... ha llegado la hora de que nos echemos encima de la IPPF con más fuerza aún. Es hora de que HLI tome la ofensiva...es hora de que nosotros seamos los que escojamos la hora y el lugar para luchar contra la IPPF
“¡Detengamos a la IPPF ahora!
“Con la guía y la bendición de Dios he aquí lo que vamos a hacer:
“Primero, HLI va a atacar a la IPPF en los países católicos donde esta organización está luchando por establecerse o fortalecerse, como, por ejemplo, Bolivia, Chile, Colombia, Guatemala, Irlanda y Lituania.

“Segundo, HLI va a trastornar de verdad los macabros planes de la IPPF por medio de un extenso programa educativo en los Estados Unidos, un programa que va a educar a la gente sobre la malvada labor de la IPPF ...”
“Tercero, en los países católicos donde la IPPF está intentando extender su malvada presencia, distribuyendo anticonceptivos abortivos, HLI va a publicar informes sobre los daños físicos de las píldoras anticonceptivas....”

La carta de Paul Marx finalizaba con una cruda petición de donativos financieros:
“Pero para poner a la IPPF a la defensiva, para atacarla donde es más débil, para que no dé abasto, para movilizar la opinión pública en su contra, para detener a la IPPF ahora, HLI le pide a usted que nos ayude de dos maneras:

“1. ¡Necesitamos sus oraciones y ayunos para vencer! Recuerde, ¡la oración y el ayuno siempre son una parte clave para expulsar a los demonios! De manera que pídale a Dios todos los días que bendiga esta nueva ofensiva contra la IPPF....

“2. Envíenos un donativo especial para ¡detener a la IPPF ahora!” Abundando en el tema de los donativos, Marx especificaba a sus simpatizantes: “¿Es posible para usted aportar el 2% ($9,000), de los fondos que debemos tener para lanzar la primera parte de nuestra ofensiva contra la IPPF? ¿Puede dar el 1% ($4,500), la mitad del 1% ($2,500)? ¿O puede usted ayudar a detener a la IPPF ahora con un donativo especial de $1,000 o $500? “

En suma, el nuevo cruzado pedía sumas de 500 a 9 mil dólares para poder dañar a IPPF.
Habiger, Welch, Euteneuer

Paul Marx fue presidente y director de HLI de 1981 a 1994, en que el también benedictino Matthew Habiger pasa a ser presidente de esa organización, mientras que Paul Marx queda como director hasta 1999 en que se retira de ese cargo “por razones de salud”.

En 1997, el sacerdote redentorista Richard Welch fue elegido presidente de HLI, cargo que ocuparía hasta su renuncia en agosto de 2000, cuando quedó Matthew Habiger como presidente interino, quien tres meses después fue sustituido por Thomas Euteneuer.

Según la información difundida por The Catholic Herald , Richard Welch se ordenó en 1980, pero comenzó desde los 70 sus actividades provida, cuando dio su primera charla provida siendo estudiante de secundaria. En el seminario de Mt. Sr. Alphonsus, N. York, fue editor de varias publicaciones provida, organizó veladas de oración y sirvió en el consejo directivo del State Right to Life Comitee de N. York”

En el mencionado seminario, recibió una maestría en Educación Religiosa en 1979 y luego otra en Divinity y en 1995 una licenciatura en Derecho canónico por la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino y en 1998 terminó su tesis doctoral sobre derecho canónico”.

En 1981 fue enviado a Puerto Rico donde aprendió español. Durante 12 años fue misionero en Puerto Rico y fue también rector de la escuela parroquial en Caguas, en ese país, donde luchó contra una iniciativa para legalizar la eutanasia y en 1990 fundó un grupo de adolescentes provida.

Fue “el primer sacerdote arrestado por protestar contra el aborto en Estados Unidos”, episodio que narra en su libro La Sangre de los Mártires, publicado por HLI en 1994.

Acerca de él decía Paul Marx que “su preparación académica, su capacidad administrativa, experiencia en derecho canónico y su larga carrera predicando y enseñando el evangelio de la vida es una combinación extraordinaria para conducir a HLI en el nuevo siglo”.

El 14 de diciembre de 1999, HLI hizo saber que “haciendo sentir su apoyo hacia el Padre Richard Welch, la Junta de Directores de HLI (Human Life International) hoy, por votación unánime, lo reeligió como Presidente para un tercer año consecutivo.”

Como Presidente de la Junta de Directores de HLI, Matthew Habiger, esbozó la labor realizada por el Padre Welch desde que asumió la presidencia en 1997. "El Padre Welch es directamente responsable por varias importantes nuevas iniciativas de HLI, tales como la apertura de la nueva oficina de HLI en Roma, Italia, la lucha contra la disidencia dentro de la Iglesia Católica, la producción de nuevos programas de video relacionados con temas de la fe y la vida, y el fortalecimiento de mayores lazos con otras organizaciones católicas.”

"La Junta de Directores le ha dado un apoyo total a este dinámico y energético Presidente", continuó el Padre Habiger. "Es un hombre para el nuevo milenio y mantendrá HLI al frente de las batallas mundiales en contra de la cultura de la muerte".

El comunicado de HLI hacía referencia a que “Anteriormente, el Padre Welch había indicado a la Junta de Directores de que no aceptaría un nuevo término como Presidente. No obstante, la Junta de Directores determinó que el liderazgo del Padre Welch era crucial en estos momentos para la organización, y le pidieron que aceptara otro término.”

Sin embargo, como se ha señalado, Welch renunció en agosto de 2000 y fue sustituido por Habiger, quien tuvo una gestión de tres meses en calidad de interino.

De acuerdo con una nota de ACI del 22 de diciembre del 2000, la Junta de Directores del Human Life International (HLI) había elegido esa misma semana a Euteneuer como nuevo presidente, sustituyendo al presidente interino, Padre Matthew Habiger, quien asumió el cargo luego de la renuncia del Padre Richard Welch en agosto 2000.

Por su parte, Magaly Llaguno, Directora Ejecutiva de Vida Humana Internacional -la sección hispana de Human Life International-, conoció a Euteneur en Florida. "Doy gracias a Dios por haberme utilizado como instrumento para someter el nombre de Padre Tom para la presidencia de Human Life International. Creo sinceramente que el Padre Tom vino a HLI porque Dios lo ha querido", afirmó Llaguno.

Thomas J. Euteneuer es el tercero en una familia de seis hijos, cuyos padres son Joseph y Marian Euteneuer. Euteneuer proviene de la diócesis de Palm Beach en Florida. Fue ordenado en 1988. Antes de ser presidente de HLI, Euteneuer fue Moderador Espiritual de la Oficina Diocesana para el Respeto a la Vida durante cinco años y párroco de Indianatown, una parroquia rural para emigrantes, durante cuatro años.

Euteneuer tiene una licenciatura en filosofía por la Universidad de Notre Dame, en Indiana, y otra en teología bíblica por la Universidad Pontificia Gregoriana, de Roma. "Entre sus logros personales se cuentan el Premio de los Boy Scouts (1979) y la Compañía de Honor de la Escuela de Candidatos a Oficial de los Cuerpos de la Marina (1982)", según informa la página Web de Human Life.

"Su labor provida incluye ocho años de ministerio a nivel local en el Sur de la Florida. Esa labor consistió en cientos de vigilias de oración, protestas pacíficas, charlas y sesiones de capacitación con grupos provida. Entre sus logros en este apostolado se encuentran los siguientes: el Padre Tom ha dirigido siete peregrinaciones a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, en Ciudad de México, en las cuales han participado más de 250 peregrinos que han orado a los pies de la Virgen; ha establecido un centro ecuménico de acogida a la mujer embarazada en frente de una clínica de abortos en su localidad, este centro ha ayudado a 850 mujeres en su primer año de apertura y ha salvado numerosas vidas, tanto a bebitos no nacidos como a sus madres, del crimen del aborto".

"En julio del 2000, el padre Tom y un ayudante provida iniciaron una demanda judicial contra el negocio del aborto, y en particular contra una clínica de aborto, por las muchas amenazas de muerte e intentos de daño físico de los cuales fueron objeto durante una actividad pacífica provida. en esa actividad, el padre Tom y su amigo, aconsejaron a las mujeres que se acercaban a la clínica que no mataran a sus hijos no nacidos, al mismo tiempo que les ofrecieron ayuda y alternativas de vida".

Como dirigente de la transnacional provida católica, Euteneuer ha proseguido algunas de las líneas de acción de su fundador, fortaleciendo las actividades de HLI en América Latina, viajando en giras de proelitismo por todo el mundo y, desde luego, pidiendo donativos para luchar contra IPPF y otros grupos. Así, durante 2002, VHI hizo circular en Internet una carta de Euteneuer donde, igual que Paul Marx, pedía a los “amables benefactores” de VHI su apoyo económico para luchar contra IPPF.

Asimismo, Euteneuer ha tratado de fortalecer los vínculos de HLI con otros grupos poderosos de la extrema derecha. Por ejemplo, ha expresado el “total apoyo” de HLI al proyecto de la Free Congress Foundation, del “Congreso Nacional para la Protección de la Vida Humana”, que busca unir a las organizaciones “que defienden a la vida inocente”

También en 2002 se hizo visible la colaboración entre VHI y Arquidipocesis de Miami en la conferencia anual del Consejo Nacional de La Raza y Exposición Latina, realizada del 20 al 24 de julio en el Centro de Convenciones de Miami Beach.

Según señaló el periódico de esa arquidiócesis: “La Oficina del Respeto a la Vida de la Arquidiócesis de Miami y Vida Humana Internacional unieron fuerzas a mediados de julio para participar en una de las mayores reuniones de hispanos en Estados Unidos....Voluntarios de ambas organizaciones estuvieron a cargo de un quiosco durante la conferencia anual del Consejo Nacional de La Raza y Exposición Latina”.

Según expresó Carmen Villafañe, miembro de la Pastoral Universitaria de la Arquidiócesis de Miami, que es quien dirigió el proyecto, “Me parece que es una oportunidad bendita representar a la Iglesia en una atmósfera tan secular..”. “Si no hubiésemos estado allí, la única información que se hubiese ofrecido al público hubiese sido la de Planned Parenthood”, dijo Bárbara Groeber, coordinadora educativa de la Oficina del Respeto a la Vida. Originalmente Groeber pensó no asistir a la actividad debido a la falta de fondos y de voluntarios, pero Villafañe solicitó donativos y consiguió la ayuda de Vida Humana Internacional, la cual, junto a la Oficina del Respeto a la Vida de Sunset, pudo facilitar los voluntarios para atender el quiosco durante los cuatro días de la actividad.

Los viajes de Fray Tom

Documentos por demás interesantes acerca de la ideología y estrategias de HLI, así como de sus relaciones con personajes de la vida política local son los relatos que hace Eutenauer de sus viajes provida, mismos que difunde HLI.

Por ejemplo, del 18 al 24 de noviembre de 2002, Euteneuer visitó Perú, en cuyo viaje fue acompañado por el religioso Martín Keegan, también de HLI, quien ha pasado 25 años en Perú, y a quien le tocó vivir el apogeo de Sendero Luminoso, al cual, “afortunadamente” -dice Euteneuer en su relato del viaje- aniquiló Fujimori.

Según Euteneuer, Ceprofarena, el grupo provida local afiliado a HLI, y al cual perteneció el ex ministro de Salud, Fernando Carbone, consta de algunos militantes que llevan a cabo reuniones mensuales.

En su relato sobre Perú, Euteneuer observa que Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres combatieron “el pecado en sus manifestaciones concretas”, pero no tuvieron que enfrentarse con las feministas y sus “juegos de manipulación del lenguaje destinados a tratar de legitimar el asesinato de bebés”.

En noviembre de 2002, Carbone estuvo presente en el Cuarto Congreso Nacional sobre Métodos de Planificación Familiar, organizado por Ceprofarena. A decir de Euteneuer, Carbone se refirió a cómo el departamento de Salud, a su cargo, estaba reduciendo la tasa de mortalidad materna sin legalizar el aborto, contrariamente a las propuestas de “las feministas” .

De acuerdo con Euteneuer, otro de los congresistas católicos presentes en ese evento era el “heroico” Héctor Chávez Chuchón, a quien Euteneuer describe como “un maravilloso amigo de HLI”

Asimismo, del 14 al 16 de febrero de 2003, el presidente de HLI, Thomas Euteneuer, y Patricia Pitkus Bainbridge, cofundadora de Life Decisiones International (que se autodefine como “la única organización totalmente independiente en el mundo dedicada a combatir a Planned Parenthood”) viajaron a Trinidad y Tobago para combatir la “trinidad impía” formada por el control natal, la educación sexual y el aborto y particularmente para oponerse a una iniciativa de despenalización del aborto.

Según Euteneuer en el informe de su viaje a Trinidad y Tobago, el activismo provida en ese país es auspiciado por los cerca de 70 miembros que en Puerto España constituyen el pequeño movimiento Comunidad Emmanuel.

De acuerdo con Euteneuer, HLI está plantando las bases de una organización provida en Trinidad y Tobago, a la vez, despotrica contra autoridades del país, como el procurador general, a quien acusa de ser “proabortista”.

Aún más adversa fue la reacción que Eutenaeuer percibió en México, en el viaje que llevó cabo en enero de 2002 . En su relato Euteneuer menciona que una activista provida (Osiris Reyes, quien actualmente es directora de Equidad y Género en la secretaría del Trabajo, dirigida por el ultraconservador Carlos Abascal) le ofreció eliminar, recurriendo de ser necesario a la intervención de jerarcas católicos, segmentos que le eran desfavorables de una entrevista que ofreció a un canal de televisión.

Finalmente, el canal reemplazó la información por otra menos “escandalosa”, dice Euteneuer, quien también afirma en su reporte, que “la prensa mexicana es una de las fuerzas más viciosamente anticatólicas y virulentamente antivida del mundo”, que la victoria electoral de Fox fue “en algún sentido una victoria sobre la masonería mexicana cuya meta última era y es destruir a la iglesia católica y secularizar la cultura con una mentalidad anti-Dios”, y califica al Partido de la Revolución Democrática (una de las tres principales fuerzas electorales del país, y que gobierna la capital de México) como un “virulento y minoritario partido antivida”.

La guerra de los santos

Pero detrás de la historia visible de Human Life, de intransigencia y fanatismo, incluso de idealismo si se quiere ver así, hay otra, de intereses mezquinos, despotrica pasiones ardientes, tan antiguas como la propia humanidad.

Cuando Euteneuer fue elegido presidente de HLI, la publicación La Voz Católica, de Miami recordó que habían existido serios problemas internos en HLI a la salida de Paul Marx en 98, pues ese medio comentó: “El cambio llega tras un difícil periodo de transición en el liderato de HLI, ocurrido a la salida en 1998 del sacerdote benedictino Paul Marx”

La Voz Católica citaba declaraciones del propio Euteneuer: “Acabamos de salir de un periodo muy difícil en cuanto a las relaciones y la organización y ahora nos disponemos a seguir hacia delante para ser lo que siempre hemossido: los abanderados del movimiento provida”.

También citaba las siguientes palabrasde Judie Brown, directora de la American Life League, referentes a la “comunidad provida”, que según ella requería de “humildad”: “Nos necesitamos unos a otros y no debemos intentar destruirnos mutuamente”

En realidad, los conflictos internos en HLI fueron muy graves, llenaron páginas enteras de publicaciones conservadores como The Wanderer y San Francisco Faith, y mostraron un trasfondo de ambiciones y mezquindades, arbitrariedades, autoritarismo, abusos personales y laborales, rasgos que por otra parte no son exclusivos de los grupos de la derecha, sino que ocurren también en organizaciones feministas.

En una carta publicada en San Francisco Faith en junio de 2000, Evelyn Kerr, exintegrante del consejo directivo de HLI y exasistente del presidente de esa organización denunciaba que varios empleados de esa organización habían tenido que abandonarla como resultado de un “liderazgo ineficaz” y de la “poca autoridad moral derivada de él”.

Por ejemplo, citaba Kerr, el Dr. Jerome Smith renunció en 1996 luego de ser durante 6 meses director de Recursos Humanos de HLI. Según Smith: “...el ambiente de HLI me hace imposible desarrollar un programa de Recursos Humanos con la responsabilidad, profesionalismo y efectividad que desearía”

Según Kerr, el padre Welch y otros directores de HLI se esforzaban en atacar a Paul Marx, difundiendo ampliamente toda supuesta muestra de debilidad o de falta de cordura.

También acusaba a los directivos de HLI de no querer ayudar al Padre Marx en sus problemas de salud y cita una frase de Welch: “No podemos hacernos cargo de él en Virginia”

De acuerdo con Kerr, John Cavanaugh-O’Keeffe, un empleado de HLI, fue despedido, junto con otros dos, debido a rumores de que estaba tratando de formar un sindicato de empleados de organizaciones no lucrativas. Dice Ker que HLI perdió una demanda resultante de esos despidos, por lo cual tuvo que pagar indemnizaciones. Esto, considera Kerr, es una muestra del “despilfarro de recursos humanos y monetarios en la actual HLI”.

También afirma Kerr que bajo la presidencia de Welch los mensajes de HLI trataban de realzar su propia figura y usaban la página de Internet de la organización para arremeter contra sus enemigos internos.

Finalmente, Kerr cita pasajes de la autobiografía de Welch, publicada en 1994 con el título Sangre de Mártires, donde Welch confiesa que “estaba motivado por la idea de alcanzar el poder y la autoridad...”, a pesar de darse cuenta el mismo de que “...la ambición de este tipo es fatal para un sacerdote”.

La otra cara de la moneda es la carta que preparó Ann Sheridan, quien era directiva de HLI y fue presidenta de la sociedad ignaciana de Georgeown, para responder a un artículo que se había publicado en septiembre de 1999 en The Wanderer, y donde se sugería que Marx fue obligado a renunciar. The Wanderer nunca publicó la carta, lo cual ocasionó la indignación de Richard Welch y sus partidarios.

Luego de detallar los problemas de salud de Paul Marx, entre ellos de naturaleza cardiaca, Sheridan señala que el habla de Marx se ha ido volviendo dificultosa, su memoria deficiente y poco confiable, frecuentementem de tal suerte que “niega haber hecho cosas de las cuales hay testigos”.

Subraya que “HLI está pagando los gastos médicos y costos de hospitalización de Paul Marx, incluyendo sus exámenes en la Clínica Mayo. Desafortunadamente, al negar que haya vuelto a su convento por razones de salud, está haciendo quedar como mentirosos a su abad (el abad Kelly, superior de Paul Marx) y al consejo directivo de HLI”.

Según Sheridan, el 17 de julio de 1999, visitó a Marx en su abadía para discutir un documento preparatorio de su sucesión en HLI. Dice Sheridan, le fue presentado para su revisión y firma, pero a decir de Marx trataron de obligarlo a que lo firmara. En el documento, prosigue Sheridan, se hacían comentarios elogiosos de Marx, Habbiger y Welch, pero “El (Marx) se quedó con ese material por la noche y la mañana del domingo dijo que desaprobaba los enunciados sobre Habbiger y Welch, y pidió tres meses para editarlo y hacerle comentarios”.

Finalmente se le dio un plazo de dos semanas para ello, pues el documento se debería presentar el 16 de agosto en la reunión del consejo directivo. Sheridan se refiere a la “incapacidad” o “negativa” de Fr. Marx para aceptar “la realidad de que él ya no estaba al frente de HLI”, lo cual les había “creado continuas dificultades a los directivos, relativas a la cadena de mando y minaban la autoridad de los que estaban a cargo de HLI”.

Menciona también que Marx publicó el 10 de agosto en The Wanderer una carta criticando a los directivos de HLI y en el párrafo final de la misma, Marx indica que “el consejo directivo debe tratar con su abogado todos los asuntos excepto lo referente a conferencias, artículos y reportes especiales.”

También se refiere Sheridan a que Marx había amenazado en Front Royal con “echar abajo a HLI.... ” Según Sheridan, en conversación con ella, con Richard Clair, también directivo de HLI, y con el abad Kelly, Marx “se rió y afirmó que lo podía hacer.

Yo expresé mi profunda preocupación de que alguien, particularmente un sacerdote, eligiera ayudar a las fuerzas proaborto tratando de destruir la mayor organización pro life del mundo, una organización que él había fundado. El abad recomendó a Marx respetar la autoridad del presidente y consejo directivo de HLI igual que la necesidad de respetar la autoridad del presidente y consejo directivo de HLI....”

Según Sheridan, en la conferencia de HLI del 16 de agosto, que se llevó a cabo mediante una video conferencia, Marx dijo que se retractaría de la carta del 10 de agosto y afirmó que la había escrito bajo la influencia de sus “consejeros”.

Sheridan se refería también a la afirmación, atribuida por The Wanderer, a Paul Marx, de que los directivos de HLI tenían evidencias de que Welch estaba conspirando contra Marx, a lo cual comenta Sheridan: “¿Conspiración? ¿Qué conspiración? Fray Welch ya era presidente y Fray Marx había votado al igual que todo el consejo directivo para elegirlo a ese cargo.....”.

A decir de Sheridan, no fue Welch sino el propio Marx quien le había pedido a Habbiger dejar la presidencia de HLI días antes de la reunión anual del consejo directivo de ese grupo, en diciembre de 1997.

Precisa Sheridan que Welch tenía que regresar a Roma para presentar su tesis doctoral, por lo cual una de sus primeras acciones como presidente fue nombrar a Paul Marx como vicepresidente ejecutivo a cargo de las operaciones diarias de HLI. Welch fue propuesto para otro periodo al frente de HLI a partir de diciembre del 1999, pero no lo aceptó, señala Sheridan.

Por lo que concierne a John Cavanaugh-O Keefe, ex empleado de HLI, Sheridan le atribuye el proyecto de “tratar de cambiar la misión de HLI, transformando una organización de naturaleza religiosa y educativa en otra dedicada al activismo...” Según Sheridan, O’Keefe quería usar cadáveres de fetos, conservados en refrigeradores, en las manifestaciones provida fuera de las clínicas de abortos.

Según Sheridan: “Welch dejó perfectamente claro que no estaba dispuesto a hacer eso. Dice Sheridan que Cavanaugh-O Keefe desobedeció esas órdenes y fue por tanto despedido por insubordinación y no por otras razones y añade que Marx estuvo de acuerdo con el despido pero al día siguiente lo negó.

Sheridan discute también “aventuradas” acusaciones de nepotismo contra Welch, dado que sus padres trabajaba en HLI, a lo cual responde que fue Marx quien lo contrató de tiempo completo, pues Dick Welch, padre de Fray Welch, estaba recibiendo ofertas de un exempleador suyo, y en HLI él junto con su esposa hacían sólo un trabajo voluntario, por lo cual Marx les ofreció esa contratación, e incluso les insinuaba que su hijo debería ser presidente de HLI.

Afirma Sheridan: “Alma Welch (la esposa de Dick) hacía trabajo voluntario de 40 a 50 horas semanales haciendo grabaciones para HLI....” Sheridan se refiere también a acusaciones por malos manejos de fondos en HLI incluyendo asuntos relativos a los gastos de viaje de Welch hijo y a los correspondientes a la terminación de sus estudios.

Sobre ello dice Sheridan que HLI hizo un acuerdo con la orden de los redentoristas de pagar los gastos para la terminación de los estudios de Welch a cambio de su conocimiento en derecho canónico.Según Sheridan, Welch estableció la oficina de HLI en Roma.

Sheridan critica a Marx por los problemas financieros de los que estaba “plagada” HLI durante su periodo al frente de ella. Según ella, durante esos años no existían prácticamente controles financieros y administrativos, ni presupuestarios, ni sistemas para recuperar documentos “vitales” para HLI, ni siquiera se hizo estudio de factibilidad para la construcción del cuartel general de HLI en Front Royal.

También afirma que: “Fr. Marx tomaba decisiones unilateralmente, sin consultar a nadie. La validez de las minutas anteriores a 1997 es muy cuestionable, y muchas parecen haber sido fabricadas....”

Dice también: “Fr. Marx no es HLI. HLI no es Fr. Marx. Ninguna persona es HLI. HLI es cualquiera que apoye su misión de terminar con el aborto”.

“Siempre es difícil tratar con una persona anciana que tiene problemas de salud, no sólo incapacidad física, sino una cada vez mayor incapacidad para razonar claramente, recordar hechos y aceptar el carácter inexorable del tiempo. .....”.

“....quienes dan crédito a los alegatos injustificados de Marx han hecho un daño enorme no sólo al movimiento provida, sino a los empleados dedicados de HLI, gente que ayudó a Fr. Marx en sus predicaciones, viajes y escritos como defensor de la causa provida, gente que tiene familias que sostener y reputaciones que cuidar.....”.

Los conflictos dentro de HLI afectaron tanto a esa organización que se vio forzada a suspender su 19 Conferencia Mundial que se llevaría a cabo en Santa Clara en abril de 2000, a pesar de que Welch había dicho que la Conferencia se realizaría aunque sólo asistieran 10 personas.

La lucha entre Welch y Marx involucró plenamente a The Wonderer, que había apoyado a HLI y que a la salida de Marx se convirtió en decidido crítico de su directiva y en particular de Welch, a quien en uno de sus editoriales recomendó que renunciara a la presidencia de HLI, a fin de que se pudiera recuperar la estabilidad de esa organización.

A su vez, Welch afirmó a San Francisco Faith en abril de 2000 que estaba al frente de HLI “trabajando para restablecer su buen nombre y continuar su apostolado mundial”. Otra publicación que comentó los conflictos de HLI en 1999 fue Catholic Herald .

Refiriéndose a varios de los despidos y deserciones en esa organización señalaba que luego de que Fray Welch apareció en escena en HLI en 1996 a petición de Marx Robert Lalonde y Michele La Palm fueron despedidos, acusados de malos manejos fiscales. Ambos cuestionaron esos cargos y demandaron a su vez a HLI por difamación.

También afirmó dicho medio que la filial canadiense de HLI experimentó una desbandada muy perjudicial para el activismo provida “puesto que HLI de Canadá siempre se consideró fuerte en un país por lo demás hostil a la causa provida”.

Catholic Herald comentó que Richard Welch había amenazado con procesar por difamación a los empleados que divulgaran información confidencial. Ese medio citó también testimonios de directivos de HLI según los cuales las relaciones entre Paul Marx y Fray Welch eran “explosivas”.

Finalmente, al menos en lo que se refiere a las imágenes públicas, la figura de Paul Marx se impuso en la lucha contra algunos exdirigentes de HLI, como lo indica el hecho de que el 12 de octubre de 2002, Thomas J. Euteneuer rindió un homenaje público a Marx, de quien dijo: “Cuando revisamos las constelaciones en el oscuro firmamento del siglo 20, seguramente vemos una estrella brillar en el firmamento, y que lleva el nombre de Paul Marx” y afirmaba que “Actualmente, a sus más de 80 años, no ha dejado de difundir en las Naciones el Evangelio de la Vida”.