JPEG - 19.6 KB

En el 2001, Petróleos de Venezuela inició la ampliación de la refinería de Puerto La Cruz, proyecto al que denominó Valorización de Corrientes (Valcor) y que, finalmente, tras los retrasos del año pasado, se concluirá en el mes de junio próximo. Cabe recordar que el año pasado los inversionistas japoneses en el consorcio conformado por JGC Corporation, Chiyoda Corporation, Jantesa y Jepica se retiraron temporalmente a causa del conflicto.

Con la modernización, la refinería Puerto La Cruz producirá al día 35 mil barriles de gasolina sin plomo, 38 mil de diesel y 100 toneladas de azufre a través de sus plantas de hidrotratamiento de nafta, hidrodesulfurización de diesel y aminas y aguas agrias. La gasolina sin plomo se obtendrá con un reformador catalítico con licencia de la empresa estadounidense Universal Oil Products. El hidrotratamiento de destilados se cumplirá con la aprobación del Instituto Francés del Petróleo.

En el ámbito internacional rige una normativa que prohibe la producción y venta de combustible de alto octanaje con tetraetilo de plomo, por lo que Valcor se apunta un logro en la comercialización de más combustible verde en el país, en vista del interés de sustituir el consumo de carburante con plomo. Asimismo, contribuirá a reducir las emisiones de dióxido de azufre.

Para garantizar la eficiencia en operaciones, mantenimiento, seguridad, higiene y ambiente, se impartieron 80.000 horas-hombre de adiestramiento en el Cied y el Centro de Refinación Paraguaná al personal que asumirá el control una vez que se termine la construcción. Según los responsables del proyecto Valcor, la aceptación provisional del proyecto está prevista para el 15 de junio. A partir de esa fecha se estarán realizando las pruebas de garantía de proceso, para las cuales debe disponerse de 180 días. Se estima que para finales de agosto se concluirían las pruebas y las plantas entrarían en operación comercial.

Valcor producirá toda la gasolina sin plomo que se consumirá en el oriente del país y exportará 30 mil barriles por día de reformado, un componente de alto octanaje para producir gasolina con calidad de exportación y unos 38 mil barriles por día de diesel de bajo azufre para el mercado internacional, específicamente el Caribe y Latinoamérica.

Cabe recordar que en Oriente se consumen 22 mil barriles por día de gasolina con plomo y otros 13 mil de sin plomo. El proyecto cubrirá la demanda de gasolina de esa región.

El préstamo externo para llevar adelante el proyecto ascendió a 384,78 millones de dólares, un crédito «no atado» del Japan Bank for International Cooperation (70%) y el resto procedente de ocho bancos nipones. La amortización debe cumplirse en ocho años y medio mediante 17 pagos semianuales, a partir del 20 de mayo próximo. El porcentaje de bienes y servicios nacionales empleados fue del 60%. En la fase pico del proyecto trabajaron 4.000 personas pero para la operación normal de las plantas se requerirán 120 personas (puestos de trabajo directos).

En 1995 se completó la ingeniería básica; tres años después se ejecutaron los estudios ambientales y la preparación del sitio y en el 2000 se reinició con el anuncio de la asignación del crédito. Dos decenas de empresas nacionales fueron contratadas como proveedoras de bienes y servicios. En el proyecto, se instalaron 160 kilómetros de tuberías, 800 de cables, 280 motores eléctricos, 1.100 toneladas de estructuras metálicas, 550 equipos y 1.500 instrumentos. Se requirió de 24.000 metros cúbicos de concreto.

Caracas, Alia2