En Argentina: ¡Repsol mata!

En las 11.000 hectáreas de las comunidades mapuches de Kaxipayiñ y Paynemil Neuquén

En los despidos de las refinerías privatizadas y al acto cerradas en la provincia de Salta.

En el humedal y parque nacional de Llancanelo.

¡Repsol mata!

En Bolivia: ¡Repsol mata!

En las polvorientas sendas del Chaco guaraní.

En los 5 millones de hectáreas licitadas durante un gobierno corrupto.

En los 17 territorios indígenas que invaden sus máquinas.

En los 7 parques nacionales, refugio universal de la biósfera.

En los remansos de los ríos amazónicos donde pescaban los chimanes.

En las canchas de fútbol donde jugaban los hijos de los cocaleros, convertidas en helipuertos

En Perú: ¡Repsol mata!

En los paupérrimos barrios de hojalata que rodean la refinería de La Pampilla.

En lo profundo de la Selva Central y del Alto Amazonas, donde abre carreteras.

En las 714.386 hectáreas del Bloque 33, en la cuenca del río Ucayali.

¡Repsol mata!

En Ecuador: ¡Repsol mata!

En las cárceles de Quito, donde se retuvo a los activistas durante la construcción del oleoducto.

En la evasión de impuestos.

En los desalojos y derrames del nuevo oleoducto de crudos pesados.

En las hepatitis de los waorani del Bloque 16.

En los incendios de Esmeraldas, por donde exporta el petróleo.

¡Repsol mata!

En Colombia: ¡Repsol mata!

En las privatizaciones del gas de Bogotá y Cali.

En las masacres paramilitares en el departamento de Arauca.

En el Territorio U’wa, donde vampiriza la sangre de la tierra.

En las bases militares y los retenes que rodean sus pozos.

¡Repsol mata!

En Nigeria: ¡Repsol mata!

En los sobornos de los despachos corruptos

En las masacres de los ogonis y otras poblaciones del Delta del Níger.

En la horca que estranguló al poeta Ken Saro Wiwa.

¡Repsol mata!

En Argelia: ¡Repsol mata!

En la complicidad con el régimen policial.

En los atropellos y muertes de la Cabilia.

En las licitaciones y favoritismos a espaldas del pueblo.

¡Repsol mata!

Insistimos: ¡Repsol mata!

Por eso, EXIGIMOS A LA EMPRESA REPSOL-YPF:

- A abandonar todas las actividades dentro de territorios originarios y áreas protegidas.
- A retirar inversiones en países donde el régimen no respete los derechos humanos.
- A paralizar la intoxicación diaria de las mentes con publicidad engañosa y tiznada de verde.
- A retornar las empresas públicas privatizadas a los países que sufrieron la descuartización de sus economías.
- A reconvertir la empresa y los puestos de trabajo en compañías locales descentralizadas y suministradoras de energía limpia (petróleo ¡Nunca Mas!).

Y CONVOCAMOS A LOS AFECTADOS POR REPSOL-YPF...

- A organizarse y coordinar iniciativas judiciales para castigar a los responsables de la contaminación de sus tierras, la pérdida de cultivos y la desintegración de su cultura.
- A rechazar más sobornos y regalitos que sólo son parches efímeros que comprometen a las generaciones futuras.

Y A LOS CONSUMIDORES DE REPSOL-YPF...

- A dejar de consumir sus productos y combustibles.
- A difundir las denuncias contra ésta y otras empresas petroleras.
- A trabajar por una autogestión energética limpia.
- A no ceder, porque la batalla será larga y continua. Durará años, quizás, pero algún día viviremos sin petróleo, sin guerras y sin propaganda.

¡ACCIÓN!

- Difunde este comunicado por todos los medios y a todas partes.
- Contacta con nosotros: [email protected]
- Recoge solicitudes de Club Repsol en sus estaciones y envía mensajes a la empresa (es gratis).
- Subvierte su publicidad. Donde pone Repsol, ahora ¡Repsol mata!

¡REPSOL MATA. NO SEAS CÓMPLICE!

Más información sobre la empresa en www.ojotransnacional.org