JPEG - 12.4 KB
Elbio Ramírez

Ya había mostrado esa ineptitud durante su hegemonía de 40 años, pero sólo era percibida por la élite alternativa, revolucionaria, bolivariana, que la estaba estudiando y midiendo, pero ya a partir del 27 de febrero de 1989 la estupidez ilustrada comenzó a relucir para todo el mundo. No fue capaz de dar ninguna respuesta a aquel desafío nacional, como no fuese una represión brutal, lo único en lo que es experta. No fue capaz de hacer concesiones, tomar medidas siquiera medianamente favorables a la sociedad como un todo, sino que continuó su depredación sin lagunas.

Ahora, al tratar de recuperar el poder, comete toda clase de chambonadas, demostrando su condición barata y chapucera. Examinemos algunas acciones y luego consideremos su nivel intelectual:

- Esta clase organizó un paro patronal para controlar Petróleos de Venezuela y la perdió en cosa de horas, abandonando en descampado y desarmada a merced del enemigo a su tropa de élite: la alta gerencia petrolera. ¿Es posible mayor incompetencia?

Sí:
- Arruinó la Navidad de 2002, cosa que los bolivarianos capitalizaron en la de 2003, cuando cualquier motivo navideño fue bolivariano, hasta los de la oposición. Incluso la jerarquía católica convocó a no celebrar la Natividad de su Redentor. Algunos chupahostias cacerolearon al Niño Dios en el Canal 8 durante la Santa Misa de Navidad. No sé qué decir.
- Amenazó con cinco millones de firmas y cualquier número menor se volvió derrota.
- Declaró que los militares activos no debían firmar para convocar a Referendo, para evitar represalias. Son tres chambonadas en una:

  1. Confesó que perdería porque ¿qué represalia habría si Chávez iba a ser revocado?
  2. Los que se suponen más valientes -los guerreros, los militares conspiradores- abandonarían cobardemente en el campo de batalla a quienes debían proteger: los civiles, incluyendo empleados públicos opositores, entre quienes
  3. Infundió el temor a firmar que no les infundió el gobierno. Es decir, cumplió por el gobierno la guerra sucia que el gobierno no hizo.

- Declara que si sacan a Chávez mantendrán sus políticas sociales, por lo cual uno se pregunta para qué va a revocarlo entonces si en 40 años no fue capaz de esas políticas. Pero de todos modos
- Denigra las misiones Robinson, Ribas, Sucre, los planes Bolívar 2000, Barrio Adentro, Vuelvan Caras, etc., el único gesto de atención real y sistemática de la población marginada en cinco siglos. No les importa cómo pueden percibir esas críticas los millones de beneficiarios de estos programas.
- Ejecutó un bombardeo sistemático y tupido de publicidad contra el gobierno, durante el paro de 62 días consecutivos con sus noches y no logró derribarlo sino más bien reforzarlo y debilitarse.
- Dicen que Chávez es un dictador y en el propio acto de declararlo lo niegan performativamente, voto a la Escuela de Oxford de John Langshaw Austin: cuando digo «prometo», de verdad prometo, en cambio que la palabra perro no muerde. Los verbos prometer y ordenar son performativos porque hacen lo que dicen. Así, la oposición inventó esta paradoja eleática, como la del cretense [1]: decir que esto es dictadura y no ser molestado por la tiranía, demuestra en ese mismo acto que no es dictadura.
- Marcel Granier dice que en Venezuela solo queda un 5% de democracia, con lo que no solo pretende cuantificar lo cualitativo sino que confiesa que con ese pedacito de democracia los medios de comunicación pueden, entre mil abusos, mentar la madre al Presidente, llamar a evadir impuestos, emitir expresiones racistas y clasistas, con lo que se enajenan la inmensa mayoría de la población.
- Cree que la gente va a desatar una rebelión como la del 27 de febrero de 1989 contra un gobierno que percibe como suyo.

¿No será que el bruto soy yo?

Porque uno examina los hechos y encuentra en los marginados una lucidez que no tiene ninguna de las élites del país, ni siquiera la revolucionaria.

Durante los hechos del 11 al 13 de abril de 2002, esa población excluida de casi todo recurso de educación mostró la mayor perspicacia de todos los actores del momento. Sus acciones sorprendieron a todo el mundo. Aquella gente no solo fue lúcida sino valiente, pues cuando comenzaron esas acciones no podían saber cuál era la situación dentro del cuartel y por tanto si los alzados los masacrarían o no. En un momento dado les pusieron música de salsa y ellos reclamaron que no querían salsa, porque esa música la ponen ellos cuando están alegres y ahora no lo estaban. Pidieron música del cantante revolucionario Alí Primera y hubo que rastrear el Fuerte Tiuna para encontrar un disco de Primera. No debe haber sido difícil, pues también entre los militares prevalece el espíritu bolivariano que impidió que siguieran las órdenes genocidas del pelotón de generales y almirantes amotinados.

En medio del forcejeo, la gente deliberó si asaltaban el fuerte o qué. Una señora mayor logró imponer su autoridad y ordenó sentarse. Todos obedecieron. Pero la señora comenzó a caminar sentada. El sit-in masivo entendió la maniobra. Fueron avanzando sin pompa ni circunstancia hacia la entrada, aumentando la presión en aquella negociación genial. Ellos no sabían lo que ocurría dentro del cuartel, pero algo les decía que su presión allí como escudos humanos era decisiva para que los militares eligieran entre el genocidio o la revolución. Horas después lo explicitó allí mismo el general bolivariano Jorge Luis García Carneiro. Cuando este oficial aclaró que ya los bolivarianos dominaban la situación, los soldados, rodeados de gente, mostraron un visible alivio. Nadie sabrá, ni ellos mismos tal vez, qué hubieran hecho si les hubiesen ordenado disparar sobre aquella multitud cuya única arma era la Constitución y la enormidad de la masacre en ciernes. Por primera vez el pueblo en armas -el ejército- no jugó su histórico rol de guardián de los intereses de las clases dominantes.

Otrosí ocurrió durante el paro patronal de diciembre de 2002 y enero de 2003. Una de las tácticas de la estupidez ilustrada fue crear desabastecimiento para detonar desórdenes como los del 27 de febrero de 1989. En su regodeo en la imbecilidad, esta élite cree que el pueblo es más imbécil que ella y que solo reacciona ante apetitos físicos, como los animales, como ella. Piensa que los pobres no son capaces de inteligencia, pues para esa élite los pobres no son gente. Los pobres y hasta los menos pobres hicieron sus colas con estoicismo espartano, sin caer en la menor provocación, como caballeros del Grial, como héroes que son. Nadie rompió filas, nadie generó motines aprovechables por el otro bando. Trabajar era resistir. El consumismo navideño de volvió revolucionario. La devoción cristiana era revolucionaria. La gente heroica hizo sus colas para esperar el gas y la gasolina, horas y horas, imperturbable, impávida, serena. Nadie se quebró, nadie enloqueció. Se aguzó el ingenio para atender lo que la élite idiota abandonó: una industria de tecnología de punta, Pdvsa. Aún hoy esa élite no entiende cómo aquel pardaje, aquel negraje, aquella indiada, aquella poblada, pudo poner en marcha aquella industria tan compleja [2].

Ello explica por qué cuando se movió el tanquero Pilín León [3], surto criminalmente por los golpistas frente a Maracaibo con una peligrosa carga de gasolina, cundieron el pánico y el abatimiento, hijo de la derrota. Era el barco insignia del Paro. Su presencia inmóvil era el símbolo del terrorismo gerencial. Mientras se mantuviese como barco sereno los insurrectos se sentían amparados por la alta tecnología. En pleno síndrome de la negación, las televisoras intentaron transmitir la crónica de una catástrofe ansiada. Va a chocar con el Puente sobre el Lago de Maracaibo porque esos marineros de raza inferior no saben pilotar barcos de alta tecnología. No chocó. Va a estallar. No estalló. Va a chocar contra el muelle. No chocó. Cuando comenzó a descargar el combustible, cundió la desmoralización y la impotencia de la élite idiota. Nunca pensé que usaría oxímoron tan atrevido como este de «élite idiota».

Parecido ocurrió con las guarimbas del 27 de febrero hasta el 3 de marzo de 2004. Nadie rompió las filas. Todo el mundo esperó lo inevitable: el derrumbe de aquella táctica cuya mayor imbecilidad se manifiesta en el llamado a la movilización y el simultáneo bloqueo de las urbanizaciones de los que habrían de movilizarse. Como en el Paro, la única víctima fue su propia base social: sólo atacaron con éxito las urbanizaciones de lujo.

¿Sigo la enumeración de cretinismos? Si eres inteligente no necesitas más.

[1] Ver "La paradoja del cretino" www.analitica.com/bitblioteca/roberto/cretino.asp.

[2] Argelia Ríos,«Errores y omisiones en el corolario opositor», El Universal, 4 de abril de 2004.

[3] Ese barco se llama hoy Negra Matea, nodriza de Simón Bolívar