JPEG - 16.8 KB

Venezuela presentó a sus pares de América Latina su Misión Sucre, un proyecto emprendido por el gobierno venezolano para reducir las injusticias y la exclusión de un importante sector de la población, al momento de acceder al sistema universitario.

El ministro venezolano de Educación Superior, Héctor Navarro intervino en el foro Estrategias para garantizar el derecho a la universalización de la Educación Superior, uno de los 30 que se realizan en el marco de la III Cumbre de la Deuda Social, que se celebra en Caracas hasta el 4 de junio.

En este encuentro participan miles de parlamentarios, académicos, políticos, dirigentes campesinos y sindicales, integrantes de organismos multilaterales y de agrupaciones de la sociedad civil, de diversos países de América Latina.

El ministro recordó que el derecho a la educación está consagrado en los artículos 102 y 103 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en los que además se contempla que debe ser gratuita en las instituciones del Estado.

JPEG - 9.4 KB
Min.Hector Navarro

Indicó que la Misión Sucre, creada para garantizar «la universalización» del derecho a la educación, «consiste en un plan extraordinario del Estado y del gobierno bolivariano, que tiene por objeto potenciar la sinergia institucional y la participación comunitaria para garantizar el acceso a la educación superior a todos los bachilleres venezolanos».

Señaló que cuando se limita el acceso de la población a las aulas universitarias se crea un contexto propicio para consolidar la pobreza y la sumisión.

«En la Educación Superior, la exclusión de las mayorías de la sociedad marca también y determina, el proceso de exclusión que se produce en la escala planetaria, es decir, consolida los actuales órdenes económico, social, político y cultural que determinan el atraso, la miseria, la explotación irracional de los recursos naturales, la subordinación y la pérdida de soberanía», dijo Navarro.

La Misión Sucre arrancó en septiembre del 2003, tras la realización del primer censo nacional para identificar a los bachilleres excluidos del subsistema de educación superior que quisieran continuar sus estudios. En esta oportunidad se inscribieron 470 mil bachilleres, quienes aspiraban a ingresar a las universidades. Muchos de ellos habían abandonado sus estudios prematuramente, obligados a incorporarse al mercado de trabajo.

Este programa también contempla un programa de becas con el objeto de brindar apoyo económico a los estudiantes de menores recursos económicos, para disminuir las causas de la deserción escolar. Hasta la fecha, han sido otorgadas 140 mil becas y se está ofreciendo en todo el país el Programa de Iniciación Universitaria (PIU), en el cual se imparten tres materias para nivelar los conocimientos adquiridos en el bachillerato: Matemáticas, Lenguaje y Comunicación y Venezuela en el Contexto Mundial.