JPEG - 7.9 KB
Min. Aristóbulo Iztúriz

«Tengo la absoluta convicción de que al 2015 Venezuela va a cumplir las metas del milenio. Algunas incluso ya las alcanzamos», declaró Istúriz durante su conferencia para detallar los avances sociales en Venezuela durante el gobierno de Hugo Chávez, iniciado en 1999.

Esa conferencia fue parte de la agenda del segundo día de debates de la III Cumbre de Deuda Social que organizó el Parlamento Latinoamericano y que reúne en la capital venezolana a más de un millar de parlamentarios, académicos, políticos, dirigentes sindicales y campesinos, representantes de organismos multilaterales y de la sociedad civil de diversos países de América Latina.

La Cumbre del Milenio de la ONU, efectuada en el 2000 en Nueva York, fijó para el 2015 el cumplimiento universal de ocho metas: erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el Sida, el paludismo y otras enfermedades, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

El ministro Istúriz, acompañado de cinco de sus colegas del área social, garantizó que el gobierno venezolano va en la dirección correcta para lograr esas metas en el tiempo previsto y debate sobre ellas en cada una de sus reuniones semanales.

Expuso que hay un esfuerzo en educación, en la dignificación del docente y una política de masificación educativa que ha permitido en los últimos cinco años, por ejemplo, mantener una tasa de 2,6% de crecimiento interanual de la matrícula escolar, reducir la deserción y la repitencia y aumentar la permanencia en las aulas de clases.

«La inversión en educación pasó de 2,8 puntos del PIB en 1998 antes de llegar Chávez al poder, a 6,1 puntos del PIB en la actualidad. El sector educativo consume poco más de 20% del presupuesto total de la Nación», mencionó.

A estos indicadores sumó, en cumplimiento de la meta dos, la capacidad de haber alfabetizado en menos de un año a 1,2 millones de los 1,5 millones de iletrados que tiene Venezuela.

En cuanto a la reducción de la pobreza mundial al menos a 50%, prevista en la meta uno, Istúriz dijo que su país logró desde 1999 hasta el 2001 bajar sostenidamente la tasa de pobres, pero la confrontación política detuvo esa tendencia desde el 2002, pese a los esfuerzos gubernamentales.

No obstante, refirió que los programas estatales de entrega gratuita de alimentos básicos a los más pobres y la venta subsidiada de alimentos a la población en general, a través de mercados populares, están contribuyendo a paliar el hambre y la miseria en Venezuela.

Istúriz también ofreció datos sobre los logros en control de epidemias, acceso al agua potable, erradicación y control de enfermedades prevenibles, legislaciones a favor del trato igualitario para la mujer, instalación de centros para el acceso gratuito a internet, ayuda a los pacientes contagiados con HIV-Sida, atención y orientación a la mujer embarazada, entre otros aspectos previstos en las metas del milenio.

El ministro venezolano anunció que Venezuela prepara el informe preliminar sobre el cumplimiento de esas metas y reclamó un debate mundial para modificar las metodologías de medición de la pobreza.

«Queremos que se abra un debate sobre los indicadores que permita su modificación, porque actualmente se basan en los valores que rigen el mercado, es decir el consumo y el ingreso, y no toman en cuenta, por ejemplo, el grado de organización social, el mejoramiento de la dignidad, el reparto gratuito de medicinas, la entrega de títulos de propiedad de tierras a pobres», argumentó.

«Casi todos los países coinciden con nosotros en la necesidad de revisar, rediscutir los indicadores del método para medir la pobreza y el avance social de los pueblos», aseguró el funcionario.