JPEG - 11.2 KB

Después de llegar a máximos históricos, las holgadas reservas internacionales de Venezuela comenzaron a bajar por un tobogan aún no muy empinado pero que amenaza con acentuar su pendiente a medida que se avecina un referendo contra el presidente Hugo Chávez.

La merma de esos activos financieros -constituidos principalmente por oro, divisas, derechos especiales de giro, depósitos en bancos extranjeros y posición ante el Fondo Monetario Internacional- no ha generado pocos dolores de cabezas y dudas acerca de que el gobierno y el Banco Central de Venezuela (BCV) hayan incurrido en ilícitos dado que los ingresos generados por las ventas petroleras deberían ser vendidas al BCV.

Las reservas -incluyendo los 703 millones de dólares que corresponden al Fondo de Estabilización Macroeconómica- treparon hasta 24.721 millones de dólares al 14 de mayo pasado y cerraron en 23.869 millones de dólares al 4 de junio pasado, lo que representa una baja de 852 millones de dólares (3,4%).

Analistas y economistas temen que la caída de las reservas se haga más pronunciada en el futuro inmediato porque el gobierno cortó el chorro de "petrodólares" desde Petróleos de Venezuela (Pdvsa) hacia las reservas del BCV para constituir fondos especiales y dirigir los ingentes ingresos extraordinarios petroleros hacia planes de la revolución, difíciles de monitorear en su contabilidad y ejecución. El fondo de más reciente creación es el denominado Fondo de Desarrollo Económico Social País (Fdesp) que fue constituido a mediados de mayo con un aporte incial de 600 millones de dólares, dijo una fuente de Pdvsa.

Y es que Chávez ya lo había anunciado durante un programa Aló Presidente, pero dejó mas dudas que clarificaciones y recordó un reciente y célebre enfrentamiento con el BCV, al que pretendía sacarle reservas directamente y cuya directiva propuso crear los fondos. "Entonces tenemos ya un fondo de 2 mil millones de dólares para comenzar, un fondo especial para el desarrollo", dijo Chávez. Entonces, explicó que se nutriría de ingresos petroleros extraordinarios y de los ingresos adicionales recaudados por el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat).

Chávez había pedido en el pasado 1 mil millones de dólares de las reservas para financiar un proyecto agrícola, pero el BCV se negó argumentando que sería illegal. Entonces el presidente amenazó con intervenir el Banco y destituir su directiva.

"Yo tengo un año con este pleito que ha pasado por varias etapas. Dejé de pelear", afirmó el presidente quien ha criticado que las reservas sigan creciendo y ello no se traduzca en bienestar para el país, dueño de esos recursos que provienen de la riqueza petrolera sobre la que vive una inmensa pobreza. Chávez dijo que el fondo permitirá "acelerar algunos programas que ya están en marcha" y enumeró que 54 millones de dólares serían destinados al complejo agroindustrial Ezequiel Zamora; 16 millones para crear la aerolínea estatal bandera Conviasa; 58 millones para la represa El Diluvio y 100 millones para el Metro de Los Teques.

"Todos estos son los proyectos de la primera oleada del fondo especial de desarrollo", dijo. También explicó que posteriormente el fondo financiará un proyecto ambiental, una fábrica de cemento, proyectos de vialidad rural y transporte masivo, un sistema de riego, planes de viviendas y una central termoeléctrica.

La transferencia de los fondos petroleros desde Pdvsa a las nuevas alcancías ha creado no pocos resquemores, pero pocos saben que antes de éste último fondo fueron transferidos otros 600 millones de dólares para el complejo industria Ezequiel Zamora.

Una fuente de Pdvsa explicó que la figura para "armar" los fondos es la constitución de fideicomisos, generalmente en el Bandes, los cuales son manejados por la Corporación Venezolana de Petróleo y que los fondos crecen a medida de que hay proyectos concretos de inversión. Los recursos se transferirán a través de la CVP y el ministerio de Planificación y Desarrollo evaluará los proyectos que requieran financiamiento y los llevará al consejo de ministros, informó el diputado Ricardo Sanguino, miembro de la Comisión Permanente de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN).

En lo que fue el primer acto de aceptación pública de la plata desviada desde Pdvsa a los fondos, el presidente de la corporación estatal -Alí Rodríguez- salió hace pocos días a responder a los críticos que la operación era ilegal y confirmó que la petrolera transfirió 750 millones de ingresos extraordinarios a un fondo público que permite que esos recursos sean usados para proyectos y programas del gobierno. La transferencia fue aprobada por el único accionista de la empresa, el Estado venezolano, y autorizada por el BCV.

Críticos a la operacion dicen que con ella se viola el convenio cambiario vigente desde inicios del 2003 -cuando el gobierno decretó un rígido control de cambio para frenar la fuga de capitales- que obliga a Pdvsa a vender al BCV todas las divisas que reciba de sus exportaciones.

"Esa transferencia no es ilegal, ya que cumple con los requisitos de la Ley del Banco Central de Venezuela, precisamente dentro del convenio cambiario número 1, y el directorio debe dar la correspondiente autorización", afirmó Rodríguez, citado por la agencia oficial Venpres.

Las ventas al exterior de crudo de Venezuela representan las tres cuartas partes del total de los ingresos foráneos del país. Analistas y economistas han dicho que el gobierno, que cuenta con ingentes recursos petroleros por los altos precios internacionales del crudo, incrementará el gasto público este año para tratar de derrotar los intentos de la oposición política que busca sacar a Chávez de la presidencia a través de un referendo.

Venezuela se ha beneficiado por el incremento de los precios del crudo. El gobierno había presupuestado para el 2004 un precio promedio de exportación de 20 dólares por barril (dpb) pero ahora ese promedio supera los 30 dpb.

Un directivo del BCV dijo recientemente que Venezuela podría recibir este año ingresos petroleros extraordinarios por entre 5 mil y 7 mil millones de dólares.

Para Rodríguez, el fondo permitirá utilizar los recursos excedentarios para incentivar el crecimiento de la economía. La economía venezolana creció casi 30% en el primer trimestre del 2004 y el gobierno calcula que en todo el 2004 puede crecer entre 8 y 12%, según las estimaciones reveladas por diferentes agentes gubernamentales.