Red Voltaire
Especulación y banqueros: la etapa final del crudo barato

La unión de los productores petroleros racionalizaría el mercado

La analista Marivilia Carrasco nos presenta un cuadro apocalíptico, el anuncio de los especuladores y banqueros de que la etapa del petróleo barato ha llegado a su fin. La alternativa la tienen los países productores siguiendo una política unificada de exportación. Podrían resolverse los problemas mundiales que se agudizan como una verdadera amenaza, tal como se advierte en Arabia Saudita, si no se quita la iniciativa a los intermediarios.

+
JPEG - 33.6 KB
Un barco petrolero de la compañía Texaco.
Foto D.R.

¿Se avecina la desestabilización de Arabia Saudita?

Los recientes ataques terroristas en Arabia Saudita, atribuidos al grupo Al-Qaeda, indican que el país está en la mira de un proceso de desestabilización.

Hizo una advertencia en este sentido el ex consejero de contraterrorismo de la Administración Bush, Richard Clarke, durante una visita a Madrid, donde asistió al lanzamiento de su libro, Against all Enemies (Contra todos los enemigos); cuyas revelaciones han causado cierto daño al grupo «neoconservador» que domina la Casa Blanca.

Según una nota de la agencia Associated Press del 7 de junio, Clarke afirmó que la inestabilidad en Arabia Saudita merece atención especial y alertó que se puede repetir en el reino lo que aconteció en Irán después de la caída del Sha Reza Pahlevi. «La amenaza de la inestabilidad Saudita para el mundo político y económico es mucho mayor que la representada por Irak.... Irán era un buen aliado nuestro (de los EU ndr), garantizándonos una fuente de petróleo...y, súbitamente, el régimen del Sha cayó y fue sustituido por el primer gobierno islámico radical, fundamentalista y terrorista. Considero que [el vicepresidente Dick Cheney] y otros en los Estados Unidos suponen que eso podría acontecer en Arabia Saudita», afirmó.

JPEG - 17 KB
El tristemente célebre buque-tanque Exxon Valdez antes de hundirse desatando una de las mayores catástrofes ecológicas.
Foto NOAA OR&R scientists.

En su columna del día 9 de junio, el bien informado periodista mexicano Alfredo Jalife-Rahme, lanza un incisivo cuestionamiento: "Traduzcamos el código contraterrorista al precio del barril de petróleo: la caída del Sha, un aliado de Estados Unidos en aquel entonces, desembocó en 1979 en la máxima cotización del petróleo a 39 dólares el barril (sin contar la inflación, lo cual, a valor presente equivale a 78.50 dólares).

El entonces ministro saudita del Petróleo, Sheik Ahmed Zaki Yamani, reveló luego que Alfred Heinz (alias «Henry») Kissinger había depuesto al Sha para elevar el precio del petróleo y así beneficiar las mega fusiones de las petroleras anglosajonas. ¿Se repite el «síndrome petrolero de 1979» en 2004?

En 1979, la petrocracia anglosajona depuso al Sha para instalar a la teocracia de los ayatolas chiítas de Irán. Veinticinco años más tarde, la misma petrocracia anglosajona, corta de dinero por sus nuevas mega fusiones, que la han puesto en serias dificultades financieras (ocultadas por la contabilidad invisible en los paraísos fiscales), ¿derrocará ahora a la monarquía wahabita saudita, con la ayuda del indispensable Osama Bin Laden y sus huestes terroristas de Al Qaeda, para colocar la cotización del oro negro en la estratosfera? (início)

¿Petróleo a 180 dólares?

Ciertos sectores de las estructuras hegemónicas mundiales, como informó oportunamente esta Reseña, parecen estar empeñados en la consolidación de los precios del petróleo por encima de los 40 dólares. Es probable que ese esfuerzo sea parte de las violentas discusiones sobre el tema del «precio máximo del petróleo» (peak oil, en inglés), que se asemeja a una preparación de la opinión pública para aceptar un nuevo «choque del petróleo» (aún cuando los precios actuales están lejos de los de 1979, luego de la caída del Sha de Irán, cuando llegaron a 79 dólares a precios actuales.

Un ejemplo de dicha campaña propagandística es el reportaje anunciado en la portada de la revista National Geographic Magazine de junio pasado, dedicada al «fin del petróleo barato». De la misma forma, el fin de semana del 6 de junio la Asociación para el Estudio del Precio Máximo del Petróleo (Association for the Study of Peak Oil, ASPO) reunió en Berlín a un grupo selecto de especialistas, entre geólogos, economistas, operadores financieros y otros, para analizar el asunto. El mensaje final lo resume la BBC: la producción mundial de petróleo está a punto de llegar a su límite y esto pondrá fin a la era del petróleo «barato».

En el encuentro, Matthew Simón, uno de los principales banqueros de inversiones en energéticos del mundo y asesor del controvertido plan energético coordinado por el vicepresidente estadounidense, Dick Cheney, dio la nota de los debates sostenidos por los círculos más influyentes, al afirmar: «El petróleo es muy barato por el momento. El número que yo emplearía está por los 182 dólares por barril. Es necesario dar un precio realista al petróleo, para controlar su demanda. Esto porque la producción mundial está por llegar al límite. Si establecemos el precio correctamente nos daría tiempo para encontrar combustibles que llenen el vacío entre una economía de petróleo y una economía renovable (sic)» Pero no veo que esto esté ocurriendo».

Otro notable en la reunión, el jefe de planeación estratégica de la National Oil Company (NOIC) de Irán, Ali Bajtiari, admitió claramente que los efectos de la alza podrán ser catastróficos y alcanzarán predominantemente a los estratos medios de la sociedad: «Las personas menos afectadas serán los súper pobres, que de por si no consumen energía, y los súper ricos, a quienes no les importa si el petróleo llega a 100 dólares el barril. Los más lastimados serán los que están en medio. Cuando la crisis llegue, habrá cambios enormes».

El fundador y presidente de ASPO, el Dr. Colin Campbell, ex vicepresidente ejecutivo de la empresa francesa Total Fina, ha sido uno de los principales proponentes de la tesis del «precio máximo del petróleo». Según él, las reservas mundiales de petróleo están sobre estimadas, en gran medida a causa de estimaciones equivocadas o falsificadas de varios países. En otra manifestación de las tendencias de la reunión, afirmó que «la manera de hacer más firme la seguridad energética es reducir la demanda» -es decir, disminuir las expectativas de crecimiento-.

Las estimaciones de la producción límite de las reservas petroleras varían mucho. Campbell estima que llegará a ella por el año 2010; otros estiman que no será sino hasta la década de 2040, pero el tema es motivo de grandes controversias. Lo más probable es que los problemas con el abastecimiento de petróleo las décadas venideras no tendrán que ver con una escasez del oro negro, sino de las manipulaciones geopolíticas habituales de las fuerzas hegemónicas globales.(início)

Energía: se estudia la creación de PetroAmérica

Uno de los temas principales que se debatirán en la reunión de los presidentes de Argentina, Brasil y Bolivia, que se realizará en este último país el 5 de julio, será la creación de una empresa petrolífera sudamericana. Le empresa, para la cual se propuso el nombre de PetroAmérica, no sería una fusión sino la asociación de Petrobrás, de Brasil, la recién creada Empresa Nacional de Energía (Enarsa), de Argentina, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y Petróleos de Venezuela (PDVSA), y se contemplaron ya la realización de inversiones conjuntas. En mayo pasado el ministro de Minas y Energía de Venezuela, Rafael Ramírez, manifestó el respaldo de su gobierno a la iniciativa: «Vamos a respaldar los esfuerzos argentinos, bolivianos y brasileños para la construcción de una empresa supranacional que incluya a todas las compañías nacionales en la idea de PetroAmérica».

Además de representar un gran paso en la integración económica física de América del Sur, la creación de la nueva empresa proporcionaría a la región un valioso triunfo en el marco de la crisis petrolífera que se vislumbra en el horizonte. En la actualidad la producción de petróleo de los cuatro países es del orden de los 5.200.000 barriles diarios, de los cuales 57 por ciento los produce PDVSA y 30 por ciento Petrobrás.

PetroAmérica sería un elemento que complicaría la estrategia del gobierno de George W. Bush de crear un «TLC energético», un mercado libre de energía que ayudaría a los Estados Unidos a ampliar considerablemente sus importaciones de petróleo de la región -predominantemente de Canadá, México y Venezuela-, en detrimento de la inestable Arabia Saudita.

Marivilia Carrasco

Analista mexicana de asuntos internacionales. Directora de Reseña Internacional, órgano del Movimiento de Solidaridad Iberoamericana. Escribe además una columna fundamental en Voces del Periodista, órgano quincenal del Club de Periodistas de México.

 
Condonación de la deuda externa del Tercer Mundo
Condonación de la deuda externa del Tercer Mundo
Un reclamo del episcopado católico iberoamericano
 
Fukuyama y Neri: pugnas interimperiales
Maniobras estratégicas
 
Las reformas «estructurales» de la seguridad social de México son nefastas
Las reformas «estructurales» de la seguridad social de México son nefastas
Privatización a toda costa, caiga quien caiga
 
Beslán: la responsabilidad del ataque genocida apunta a los anglosajones
Beslán: la responsabilidad del ataque genocida apunta a los anglosajones
Masacre de niños. Terrorismo geopolítico sobre Rusia
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.