La economía comienza a reflejar signos de recuperación. El sector privado reconoce que en el primer semestre del año las ventas de los locales ubicados en centros comerciales se elevaron 25%, en comparación con el mismo período del año pasado caracterizado por la paralización de actividades, caída de las importaciones, suspensión de la compra-venta de divisas y hasta medidas de control de precios para rubros de primera necesidad.

En esta oportunidad, Arnold Moreno, presidente de la Cámara de Centros Comerciales, indicó que debido a que se ha incrementado el gasto público, la población tiende a tener mayor disponibilidad de recursos para adquirir bienes y contratar servicios.

Comenta que es normal que en períodos electorales se eleve la inversión o el gasto del Estado en obras de infraestructura lo cual incide en que se reactive el empleo.

Además señala que la población ha entendido que comprar en los centros comerciales no significa pagar más, al contrario, se ha diversificado la oferta de bienes y el consumidor puede tener la tranquilidad de la seguridad en estos establecimientos.

El año pasado estos centros de compra y entretenimiento llegaron a facturar 7,28 billones de bolívares. 4 de cada 10 venezolanos son clientes fijos de estos establecimientos, bien sea para comprar o ir a divertirse en locales como cine, restaurantes y maquinitas.

Un estudio de Datanálisis elaborado para el gremio comercial, revela que 35% de la población frecuenta en promedio cada 15 días o una vez al mes los centros comerciales, otro 27% es visitante ocasional y 15,6% admite que no visita estos lugares.

En 1999, 6% de la población tenía como sitio de preferencia para realizar sus compras estos Mall, en la actualidad más de 30% tiene como hábito adquirir bienes en estos sitios.

En estos establecimientos se puede conseguir desde medicamentos hasta repuestos y artículos de ferretería. Además de los grandes centros de compra, los supermercados y hipermercados también registran una recuperación en las ventas en este semestre.

La Asociación Nacional de Supermercados y Afines (ANSA), que agrupa a las principales cadenas de venta de víveres en el país y autoservicios de farmacia, reveló que el consumo de productos entre enero y mayo se incremento 36% en comparación con la demanda del mismo período del año pasado.

Los productos que reportaron mayor volumen de consumo fueron los alimentos en general (19%), lácteos 11%, bebidas no alcohólicas (50%), artículos de cuidado personas como champú, desodorantes, cremas, lociones, tintes, toallas sanitarias, jabón de tocador y afeitadoras en 27%, productos para el mantenimiento del hogar 23% y bebidas alcohólicas 71% (5% licores fuertes y 96% cerveza).

Javier Macedo, presidente de ANSA, comentó que para este segundo semestre se mantendrá la recuperación de la demanda, debido a que por el período electoral a propósito del referéndum revocatorio el 15 de agosto, la gente ha aplazado las vacaciones y se están quedando más tiempo en las ciudades y zonas urbanas por lo que los supermercados tendrá bastante afluencia de compradores.

BCV optimista

El registro del Banco Central de Venezuela sobre el volumen de ventas refleja que entre enero y abril de este año este índice se elevó en 28,35% en comparación con el mismo período de 2003. Al analizar el año pasado con respecto a 2002, la demanda de bienes al mayor y al detal sufrió una caída de 16,31%, debido al efecto del paro petrolero y del sector privado, así como la paralización de algunas actividades vitales como el comercio exterior. también incidió la imposición del control de cambio, la caída de las reservas internacionales y la política de control de precios, según comentan economistas. Sin embargo, el sector Gobierno alega que estas medidas monetarias y cambiarias ayudaron a restablecer hacia el cierre de 2003 las reservas internacionales que hoy día superan los 23 millardos de dólares.

En relación con las ventas al mayor, el BCV reporta que entre enero y abril se recuperaron 29,12%, por sectores el área de alimentos, bebidas y tabaco reflejó una leve recuperación de 0,69%. En abril esta demanda retrocedió 6,33% principalmente porque los comercios se lograron abastecer a principios de año.

En el mercado al detal, el volumen de ventas se ubicó en 27,74% más que en los primeros cuatro meses de 2003. Por sectores el de vehículos automotores experimento una recuperación de 28,19% en un año (abril 2003-abril 2004), la venta de autopartes y repuestos para el sector automotor reportó un incremento de 23,98%, el mercado de alimentos y víveres en general se elevó en un año (abril- abril) en 33,92% y entre enero y abril de 2003 y 2004 en 33,23%, según las estadísticas del ente emisor.

Para el cierre del año tanto el sector privado como el oficial esperan un reporte del consumo en más de 9%. Jorge Botti, presidente de Consecomercio, comentó que a medida que pasa la incertidumbre política y se aclara el panorama electoral, la población recobra el ánimo y tiene mayor estímulo para adquirir bienes y servicios.

Además se prevé que a partir de agosto se eleve un poco más el poder de compra de la población con el incremento adicional de 10% en el salario mínimo decretado por el Gobierno en mayo pasado. Con este porcentaje el salario mínimo llegará a 321.235,20 bolívares (167,31 dólares al cambio oficial de 1.920 bolívares).

Para los sindicatos esta remuneración aun no cubre el costo de la canasta básica que sobrepasa 1.246.749 bolívares, esto incluye el gasto de alimentos, pago de vivienda, servicios públicos, educación, adquisición de vestido y calzado y salud.

En el caso de alimentos, se requieren más de medio millón de bolívares para satisfacer esta necesidad, aunque el sector oficial el Instituto Nacional de Estadística revela que sólo llega a 316.759,20 bolívares mensuales.

Publicado en revista Quantum No.26