JPEG - 23.2 KB

Madero, quien al frente de una delegación del sector se reunió con el vicepresidente José Vicente Rangel, dijo que la misión es la de "reforzar las actividades metalmecánicas y automotrices dentro del territorio nacional, partiendo de un programa planteado por la República Popular China llamado Mil por Mil". Este plan "consiste en que mil industrias chinas se establecerían en Venezuela asociadas con empresarios venezolanos, para promover la producción y el abastecimiento, tanto interno como externo, con los países del Pacto Andino y el Caribe".

En este sentido, añadió que "nuestro objeto es tratar de plantear el desarrollo de ensambladoras de autobuses, microbuses, motocicletas, fabricantes de partes eléctricas para automóviles, fabricantes de partes para artículos de ferretería, artículos de uso doméstico y de uso agrícolas. Además le hicimos una serie de propuestas a la Vicepresidencia, que acordó transmitírselas a los ministerios respectivos, para tratar de impulsar y fortalecer la pequeña y mediana industria de piezas automotrices en Venezuela".

Anunció Madero que el programa se firmó hace un mes y pronto vendrá el Ministro de Industria de la República Popular China, acompañado de una serie de empresarios que tendrán contacto con los venezolanos. El empresario anunció que "Venezuela haría un aporte privado del 50% y los chinos aportarían el otro 50%. Claro puede que el aporte venezolano tenga financiamiento por parte de organismos públicos para reforzar los capitales privados".

Apyme Automotriz agrupa a "más de 30 empresas afiliadas, aunque es un gremio relativamente nuevo, que tiene apenas un año. Somos una cámara afiliada a Fedeindustria y tenemos socios en todo el territorio nacional, sobre todo en los estados desarrollados desde el punto de vista automotriz como Miranda, Aragua, Carabobo, Lara, Táchira y Anzoátegui".

Roberto Madero destacó que "la definición de la política automotriz en Venezuela que ha hecho que se impulsen las ventas de vehículos económicos, ya que existen convenios firmados entre el Ministerio de Producción y Comercio, con las ensambladoras y fabricantes de partes para lanzar vehículos dirigidos a las capas de menores recursos, lo cual constituye un 60% de las ventas de vehículos de pasajeros en Venezuela".

Por último, recordó que a pesar de la recesión económica del año pasado, este año se había recuperado la venta de vehículos. "Claro, la idea no es sólo que aumente la venta de vehículos familiares, sino también la venta de repuestos, ya que en Venezuela existe una infraestructura importante que se encarga de la fabricación de partes", dijo.