JPEG - 16.4 KB

Hemos destituido más de 15 personas, antiguos funcionarios del Ministerio de Energía y Minas y de Petróleos de Venezuela, por estar relacionados con hechos ligados al contrabando de combustible, señala el ministro de Energía y Minas, Rafael Ramírez.

Estamos liquidando las mafias de la gasolina, pero además, agrega, con el objetivo final de desmontar ese comercio ilícito le hemos prohibido a los directores regionales del Ministerio de Energía y Minas que otorguen permisos para la creación de estaciones de gasolina.

Hasta hace poco tiempo los directores regionales de Energía y Minas tenían la facultad de autorizar el expendio -temporal o por tiempo indeterminado- de gasolina y diesel en el interior del país. "Eso en realidad era un espacio para la corrupción. Pues algunos daban licencias temporales que ya van para 20 años", explica Ramírez.

Comercio controlado

Al referirse a éste fenómeno la directora de Mercado Interno del Ministerio de Energía y Minas, Gladis Parada, ha señalado que su despacho analiza la posibilidad de vender carburantes a Colombia, siempre y cuando quienes los adquieran se hagan responsables del transporte y de su distribución en la zona fronteriza del vecino país. Tanto el diesel como la gasolina serían comercializados a precio de mercado internacional y tales productos serían despachados por las plantas de llenado de Petróleos de Venezuela.

El tema se está estudiando en el ministerio, ha sostenido la citada directora de Mercado Interno. Parada ha dicho que las necesidades de carburantes identificadas por las autoridades colombianas suman aproximadamente 95 millones de litros mensuales.

Esta opción, aún en veremos, formaría parte de un conjunto de acciones que tiene como objetivo combatir el contrabando de extracción, que se ha profundizado debido al alto diferencial entre los precios de la gasolina y el diesel en ambos países.

Por ejemplo, el combustible sin plomo que en Caracas vale 97 bolívares por litro, en Cúcuta cuesta más de 1 mil 300 bolívares por litro. Parada ha insistido en que Energía y Minas evalúa "a través de toda la faja fronteriza venezolano-colombiana para determinar a cuánto ascienden realmente los volúmenes que están saliendo del país. Vamos a controlar nuestras estaciones y nuestras plantas de distribución para tratar de llegar a ese número".

Pero aunque el Ejecutivo está consciente de que el diferencial de precios se convierte en un estímulo para los negocios ilegales de comercialización de carburantes, la directora de Energía y Minas ha sido enfática en sostener que "el Gobierno no tiene planteado aumentar los precios del combustible en Venezuela".

La directora del Ministerio de Energía ha manifestado, además, que se está realizando una auditoría de empresas operadoras del negocio de gasolina y diesel, para verificar cuáles cumplen con los requisitos legales y cuáles no. Esto incluye estaciones de servicio, empresas de transporte y de distribución.

Publicado en Quantum N.35