JPEG - 12.5 KB

En las nuevas rondas de licitaciones de crudo y gas natural costa afuera serán consideradas las propuestas que se presenten en materia de inversión social. Pero además iremos más allá, porque en los contratos se establecerán estos temas como cláusulas obligatorias, con el objetivo de promover la realización de proyectos de desarrollo sustentable en las áreas petroleras, afirma José Delgado Salazar, Gerente de Desarrollo Sustentable de la Corporación Venezolana de Petróleo.

- Es decir que cuando se abran los procesos de licitaciones, como por ejemplo, las que se espera se llevarán a cabo en el Golfo de Venezuela y las aguas de Falcón, ¿se tomará como uno de los factores decisivos el tema de la responsabilidad social?

-Si. El Estado tomará en cuenta estos elementos a través de la CVP. Porque en conjunto con los planes de expansión de la CVP y sus negocios, deben ir los proyectos de inversión social. Por eso estamos pensando en la conformación de territorios sustentables. Y por eso es que hemos adelantado proceso de estudio de algunas regiones tales como el norte de Falcón, el Golfo de Venezuela, la Faja del Orinoco y el norte de Trujillo (Bloque la Ceiba), para obtener información relacionada con una serie de indicadores sociales y poder definir una serie de grandes proyectos de desarrollo sustentable, basados en las potencialidades económicas de cada área.

Estas evoluciones se están llevando a cabo con las mismas exigencias que se aplican en el caso de los proyectos petroleros. Ahora, claro, en una ronda de licitaciones por supuesto que son consideradas las propuestas que presenten las empresas competidoras en materia de inversión social. Pero no solamente son consideradas sino que además, en los nuevos contratos, se establece como una cláusula la obligación de hacer proyectos de desarrollo sustentable.

Eso es importante decirlo porque en los proyectos que se firmaron durante la apertura petrolera no se previó la acción social. Muchas empresas la hacían porque son empresas transnacionales con una imagen respetada, pero otras, al no estar obligadas, transformaban la acción social en donaciones. Afortunadamente hemos tenido una respuesta bien favorable por parte de las empresas, ya que se han alineado con las comunidades para comenzar a verse como parte de ellas.

- ¿Cuál es el concepto de desarrollo sustentable que aplica la Corporación Venezolana de Petróleo? ¿Esa visión puede ser o es la misma que puede aplicar una transnacional? ¿Y cómo ha hecho CVP para alinear los intereses de las grandes empresas extranjeras en lo que respecta a ese tema?

- El concepto de desarrollo sustentable surge en Noruega en 1982. En este se establece que el desarrollo de los pueblos debe lograrse a través de acciones orientadas a satisfacer las necesidades del presente, sin comprometer a las posibilidades de las generaciones futuras para satisfacer a su vez sus propias necesidades. Se trata entonces de utilizar los recursos con criterios racionales de conservación que se fundamentan en tres factores: lo económico, lo social y lo ambiental. Entonces, hablar de desarrollo sustentable es hablar de esas tres áreas.

Para nosotros en CVP el desarrollo sustentable es un modelo de acción mancomunada y participativa entre la industria de los hidrocarburos y la comunidad, que promueva el crecimiento endógeno e incremento las capacidades y oportunidades sociales, en armonía con el ambiente, para satisfacer las aspiraciones de una plena calidad de vida de las generaciones presentes y futuras.

Pero el gran trabajo de CVP es ponerlas en sintonía orientada a los planes de desarrollo del Estado, de los municipios y de cada región donde opera. Por eso, nosotros hemos constituido puntos de encuentros como el comité de desarrollo sustentable de los convenios operativos, ya hemos definido allí proyectos en sinergia con ellos. Por ejemplo, un plan de vacunación en todos los estados donde tenemos negocios y un plan de mejoramiento de la educación básica. En ese plan originalmente nos trazamos una meta de 20 mil niños y ya tenemos una total de 50 mil niños.

El programa relacionado con la caso de la educación básica consiste en un programa que va desde mejoras de infraestructura física en escuelas ubicadas en las comunidades donde están estos negocios, dotación de útiles, cursos de capacitación, etc. Gracias a esas acciones niños han sido beneficiados aproximadamente 4 mil niños.

Otro punto de sinergia con nuestras socios -agrega- es la mesa técnica social de las asociaciones estratégicas, que con las empresas ubicadas en la faja del Orinoco, Sincor, Ameriten, Petrozuata y Cerro Negro. Ahí tenemos el proyecto de siembra de sábila en la población de Caigua en el estado Anzoátegui, al sur del complejo de Jose. Esa área constituye un núcleo de desarrollo endógeno, y como tal tiene unos proyectos específicos definidos por el Ministerio de Planificación y Desarrollo. Y allí, en verdadera sinergia entre estas empresas, la CVP, Petróleos de Venezuela y el Ministerio de Energía y Minas, se ha logrado un aporte por parte de esas compañías de 286 millones de bolívares para este año para la siembra. Mientras que Pdvsa está aportando la planta de procesamiento de sábila con una inversión de 4 millardos de bolívares. Para este año estamos sembrando 44 hectáreas y eso va a impactar a 120 productores, es decir, 120 familias de una población rural.

La idea es que en una primar fase estros proyectos estén acompañados por una ONG o una institución con el objetivo de educar a la población en función del mismo. En el caso de Caigua lo vamos a hacer por cinco años y a los cinco años entonces la comunidad deberá hacerse cargo. De esta manera vinculamos la actividad petrolera con un verdadero desarrollo de las comunidades. Y si vamos un poco más allá vemos como Pdvsa puede apalancar obras de impacto nacional gracias a sus fideicomisos. Estamos generando una verdadera acción para crecer en el campo de lo social, utilizando como motor a la industria petrolera, sin dejar de ser una industria competitiva desde el punto de vista técnico".

JPEG - 14.5 KB

- Las empresas privadas que participan en este tipo de proyectos¿reciben algún tipo de estímulo fiscal de parte del Estado o los gobiernos regionales?

- No. Hoy en día el concepto de empresa que se está manejando es que estas no son organizaciones sin alma. Estas forman parte de la comunidad. Y al estar operando en zonas tan deprimidas, como lo son, paradójicamente, aquellas que tienen esa gran riqueza que es el petróleo, tiene la obligación de llevar a cabo una serie de acciones para crecer y desarrollarse con las comunidades vecinas.

Todo esto refuerza la importancia de la acción conjunta entre Gobierno, empresas y comunidad para garantizar el éxito de todo este esfuerzo. No es que llegó una empresa a un área a explotar sus recursos y además de establecerse allí va a hacer en lo social lo que ella crea. No. Las compañías deben ser orientadas.

- ¿Cuánto se ha invertido en el área social hasta la fecha y cuántas personas han sido beneficiadas?

-Para el 2004 todos los negocios que coordina la CVP, es decir, aproximadamente 35 convenios operativos, tres asociaciones de exploración a riesgo y ganancias compartidas y cuatro asociaciones estratégicas, habían presupuestado 8 millones de dólares en inversión social. Y ahora que están elaborando sus programaciones para el 2005, como producto de esta sinergia el presupuesto ha sido incrementado a unos 12 millones de dólares. Tenemos proyectos en los estados Sucre, Monagas, Delta Amacuro, Anzoátegui, Guárico, Trujillo, Falcón y Zulia. Sin embargo, hay otros estados donde no tenemos negocios pero en los que sí tenemos trabajos y alternativas de acción gracias a los nuevos fideicomisos.

Publicado en Quantum N.36