JPEG - 9.3 KB

El ejercicio fiscal del Gobierno venezolano cierra el año en azul, luego de varios años de haberse coloreado de rojo durante varios períodos consecutivos.

Tras haberse incurrido en brechas equivalentes a entre 2% 4,5% del Producto Interno Bruto, en años signados por el Carmonazo y el paro petrolero, al final del 2004 se espera que las cuentas del Estado terminen con un superávit mayor de 3,2% del PIB, afirmó el Ministro de Finanzas, Tobías Lóbrega, el hacer acto de entrega a la directiva de la Asamblea Nacional de las premisas fundamentales del proyecto de Ley de Presupuesto Nacional del 2005.

Este documento en el que se prevén los ingresos que percibirá el país y los gastos a ejecutar suma casi 70 billones de bolívares (69,3 billones) , cerca de 30% de un Producto Interno Bruto (total de bienes generados y servicios prestados en la economía interna durante un lapso determinado) que se cree alcanzará más de 224 billones de bolívares.

La cantidad fijada en el Proyecto de Presupuesto de marras significa un aumento nominal de 20% en comparación con los 57 billones de bolívares causados en este lapso que está por concluir.

Sectores de la oposición han acusado a Min Finanzas de propiciar un enorme gasto que terminará por generar una espiral inflacionaria. Sin embargo, el encargado de ese despachó explicó desde el parlamento que estos recursos -provenientes de una mejora de la recaudación tributaria interna y del beneficio de un mercado petrolero en alza- debe ser reinvertidos a la economía nacional para evitar que se produzca un proceso recesivo.

De hecho, para el año entrante se espera un crecimiento económico no menor a 5%. E incluso, el presidente del Consejo Nacional de Economía, Efraín Velásquez, ha dicho que "si la estrategia fiscal mantiene las mismas características que ha tenido durante el 2004, se debe esperar un crecimiento con tazas de inflación similares a las que estamos observando en estos momentos. Además, los gastos fiscales que deben estimular la actividad económica se van a financiar a través del aumento de los ingresos petroleros y adicionalmente habría que definir la estrategia de financiamiento de los recursos extras que se necesiten".

De acuerdo con Nóbrega el Proyecto de Presupuesto cuenta ya con recursos necesarios para financiar gran parte de los egresos. "Los ingresos ordinarios cubren casi 80% del gasto, gracias a aumento de los ingresos corrientes no va a haber necesidad de realizar emisiones de papeles para cubrirlo".

De esta manera -señaló el funcionario- se mantiene la recuperación de la inversión social y productiva en un escenario de solvencia y sostenibilidad de la gestión fiscal, disminuyendo la dependencia de los ingresos petroleros, honrando la deuda social y consolidando la economía popular.

Premisas conservadoras

El escenario a partir del cual se calculan los ingresos fiscales esperados para el 2005 se mantiene tan conservador como el que se elaboró para el 2004.

Por ejemplo, para ese lapso se fijó un precio promedio de 20 dólares por barril para las entradas provenientes de las exportaciones de hidrocarburos. No obstante, a la fecha la media alcanzada por la cesta venezolana de crudos y productos se mantiene en 33,07 dólares por barril.

En el caso del nuevo Presupuesto estas son las premisas fundamentales:

- Mantener la senda de crecimiento económico (5% real), con un crecimiento de 4,7% del sector no petrolero. nReducir la variación puntual del índice inflacionario a 15% al finalizar el año.

- Precios de realización de la cesta petrolera dentro de rangos moderados (23 dólares por barril) en función de canalizar los excedentes al ahorro y una producción petrolera promedio anual de 3,5 millones de barriles por día.

- Gracias a estas condiciones se ha calculado un aporte fiscal de la industria petrolera de 26,1 billones de bolívares, de los cuales se recaudarán no menos de 9,7 billones por concepto de Impuesto sobre la Renta; 13,6 billones por concepto de regalía y 2,8 billones por dividendos de Petróleos de Venezuela. Pero además se ha fijado una nueva meta: obtener aproximadamente 4 millardos de dólares en ahorros, como consecuencia de la venta del crudo en más o menos 5 dólares por sobre la cantidad fijada en el Proyecto de Presupuesto.

- Mantenimiento del cobro del Impuesto al Débito Bancario, para financiar programas sociales y darle apoyo a las gobernaciones y alcaldías, instituciones que recibirán unos 380 millardos de bolívares generados por el impuesto mencionado.

- Incremento de los ingresos fiscales internos recaudados por el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria, mediante la continuación del Plan Evasión Cero y la modernización de la administración tributaria y de las aduanas.

- Menor y mejor endeudamiento y continuación del Programa de Reordenamiento de la Deuda Pública, para aliviar el servicio de la deuda en futuros ejercicios fiscales.

Ingresos, deuda e inversión

En cuanto a los ingresos ordinarios, Min Finanzas comentó que los mismos no serán inferiores a 51,6 billones de bolívares. Y en el caso de la inversión pública, ésta ha sido estimada en 14,9 billones de bolívares, cifra que representaría más de 50% por encima del promedio de los últimos años.

Por otra parte, el monto previsto en la Ley de Endeudamiento representa una reducción de 30% en términos reales, pues la misma pasaría de los 18,4 billones de bolívares Nacional del 2004 a 14,5 billones de bolívares en el proyecto del 2005.

Al tocar el tema de la deuda Nóbrega no pudo evitar hacer comparaciones. En su exposición destacó estos datos: la relación deuda publica PIB que llegó a ser de hasta 66% en 1990, ha caído a 47% en el 2003, 40% en el 2004 y se espera reducirla a 35% en el 2005.

Publicado en Quantum N.37