JPEG - 7.4 KB

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela hizo un nuevo desmentido a la Fundación Konrad Adenauer (FKA) por su reincidencia en el sesgo informativo sobre el alcance de las políticas públicas de la administración del Presidente Hugo Chávez Frías, y rechazó la manipulación con la que pretende desvirtuar el avance del proyecto revolucionario bolivariano.

A través de un comunicado oficial de la Cancillería venezolana se desmontan contundentemente, punto por punto, cada uno de los juicios imprecisos que hace esta fundación alemana, de tendencia socialcristiana, sobre la marcha de las políticas públicas del Gobierno Bolivariano.

La FKA divulgó un informe en el cual "utiliza argumentaciones sesgadas y datos estadísticos inexactos, que evidencian una campaña desinformativa hacia la opinión pública internacional". Alegó la Cancillería que la FKA basa su "análisis" en la defensa del modelo de democracia representativa, "en el cual la alianza de los viejos partidos, medios de comunicación privados y cúpulas empresariales y sindicales juegan un rol fundamental de intermediación entre el ciudadano y el Estado".

Dentro de ese contexto, precisó que "este sistema ha profundizado las distorsiones sociales en toda América Latina, generando más miseria e incrementando la desigualdad". Sostuvo que es con el nuevo modelo de democracia participativa, que sustituye al viejo y desgastado modelo representativo, como el Gobierno Nacional impulsa políticas públicas y programas orientados a mejorar los índices de desarrollo humano, concentrando sus esfuerzos en la redistribución equitativa de la riqueza y el pago de la enorme deuda social, heredada del viejo modelo que resaltaba los anti-valores y la falta de principios ciudadanos.

"Entendemos que para muchas líneas de pensamiento político, centradas en el inmovilismo social, tomar parte en debates sobre la pobreza les resulta dificultoso y generalmente innecesario", recalcó el comunicado.

Al rebatir "los tendenciosos descubrimientos" de la FKA, el documento de respuesta señaló que cuando, por ejemplo, se habla acerca del nivel de participación política ciudadana, se maneja información del año 2003 con cifras del año 2002, y concluye en un "deterioro en la asistencia a las urnas electorales". "La falsedad de tal conclusión -dice el desmentido es fácilmente demostrable, y recomienda que "los directores de la FKA tomen nota acerca de que en el año 2002 no hubo elecciones en nuestro país".

Sobre la "Capacidad para generar políticas que aseguren bienestar", en el análisis de la FKA se detectan anormalidades como la inclusión de juicios de valor en el cálculo de la variable "Tasa de mortalidad infantil" que favorece a unos países y perjudica a Venezuela.

La respuesta del Gobierno venezolano citó el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que reportó que en Venezuela se destina un 4.7% del PIB en gastos totales en salud, mientras que la FKA reseña sólo un 1.4%.

"Las cifras reseñadas por la FKA sobre matriculación secundaria no coinciden con la fuente citada de la «EFA Global Monitoring Report» 2002 de la UNESCO."

También es contradictoria la cifra de inversión del gasto público total en educación, incluida en el análisis de la FKA, con respecto de los datos de la fuente citada "EFA Global Monitoring Report" 2002 de la UNESCO. "Podría interpretarse que dicha cifra fue establecida por los autores del estudio de manera arbitraria, ya que Venezuela es el país latinoamericano con el más alto incremento en los recursos destinados en educación en los últimos 20 años. Ya alcanzamos el 7% del PIB, es eso lo que reconoce UNESCO", se aclara en la respuesta gubernamental.

En la ponderación de libertad económica la FKA da al nivel de ingresos per-cápita un carácter definitorio, sin preocuparse por la eficiencia del gasto, de la redistribución y de la igualdad en el acceso al capital, esa es precisamente una de las muchas aberraciones del neoliberalismo.

El comunicado-desmentido del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, expresa duros cuestionamientos contra las fuentes de información sobre las que la Konrad Adenauer fundamenta su "análisis" y las relaciona con personajes vinculados al golpe de Estado de abril del 2002 contra el Presidente Chávez.