JPEG - 9.3 KB
Tobías Nóbrega

El servicio de la deuda pública venezolana en el presupuesto del año 2005, compuesto por capital e intereses, ha bajado desde un 30% hasta un 21%, lo cual se ha logrado gracias al programa de refinanciamiento de dicha acreencia, señaló el ministro de Finanzas de Venezuela, Tobías Nóbrega.

El ministro aclaró que hay un profundo desconocimiento en los conceptos de refinanciamiento y reestructuración de deuda pública, puesto que Venezuela hizo una reestructuración, que involucra renegociar tanto el capital como los intereses, en la década de los 80. El refinanciamiento se hace solamente sobre el capital, es decir, que Venezuela extendió los plazos de pago de amortización, elemento que se denomina en inglés el "principal" de la deuda.

El Estado redujo el peso del servicio de la deuda sobre el presupuesto y por tal motivo, se seguirán haciendo refinanciamientos en el 2005, porque se trata de ir anticipando esas operaciones que permitan que el perfil de vencimiento de capital se vaya haciendo más ligero en el tiempo.

Maza Zavala: el servicio no es alto

En relación con otros países latinoamericanos el porcentaje que Venezuela debe pagar por servicio de deuda en el presupuesto del 2005, no es tan elevado como se quiere ver, dijo el director del Banco Central de Venezuela, Domingo Maza Zavala. Hay países que llegan a un 50% del total de documentos de ingresos y egresos, recordó. Brasil es el primer deudor de América Latina, México también tiene una gran acreencia, así como Argentina.

Venezuela tiene una acreencia doméstica, que no obstante su magnitud en términos cualitativos, todavía está dentro de los parámetros admisibles en el cuadro internacional. El porcentaje del presupuesto que se destina al pago de servicio de deuda ha bajado de un 30% a un 21% para el próximo ejercicio fiscal, debido a la política de refinanciamiento mas no reestructuración. "Yo manifiesto mi observación, no sobre la propia magnitud de la deuda, sino sobre la aplicación de la deuda y en tal sentido toda acreencia se justifica o no de acuerdo a su aplicación, si usted lo hace al gasto corriente está mal hecho", precisó.

"No es descomunal el servicio de la deuda, lo que he dicho es que es necesario informar sobre la aplicación de la deuda, yo quisiera como ciudadano saber en que se ha aplicado la deuda porque yo soy contribuyente y como contribuyente que somos a quien nos toca pagar el servicio de la misma es a nosotros", reafirmó. "Nos corresponde pagar el servicio de deuda, porque cualquiera que sea la forma de pago de la misma, a la postre y esencialmente se cancela con impuestos. "Ninguna deuda es descomunal si se ha sido bien aplicada", concluyó.

Publicado en Quantum N.38