JPEG - 13.9 KB
Foto nomanslandmilitaria

Investigación y Realidades sobre Armas Biológicas y Biotecnología

El ejército estadounidense ha desarrollado y patentado una nueva granada de fusil que dice puede ser usada para librar guerra biológica, violando la Convención de Armas Biológicas que explícitamente prohíbe el desarrollo de equipos de lanzamiento de armas biológicas.

La patente estadounidense N° 6,523,478, otorgada el 25 de febrero de 2003, cubre un "distribuidor de carga no letal lanzado por fusil" que está diseñado para lanzar aerosoles, entre esos, según la patente, "agentes de control de motines, agentes biológicos, (y) agentes químicos".

El desarrollo de vectores de agentes biológicos está absolutamente prohibido -en toda circunstancia- por el artículo I de la Convención de Armas Biológicas y Toxínicas de 1972, de la cual EEUU es estado parte. Esta prohibición no tiene exención, ni para fines de defensa, ni para los llamados agentes no letales.

"El desarrollo de armas para carga biológicas genera gran incertidumbre sobre el compromiso de EEUU respecto de la Convención de Armas Biológicas" afirma Edward Hammond del Sunshine Project, Estados Unidos. "Treinta y cuatro años después de que EEUU renunciara a las armas biológicas, el Pentágono está nuevamente en el negocio de las armas biológicas".

"Hans Blix tendría menos dificultades para encontrar armas biológicas si inspeccionase Baltimore en lugar de Bagdad", dice el biólogo Jan van Aken, del Sunshine Project Alemania, en referencia al hecho que dos de los inventores trabajan en el Arsenal Edgewood del Ejército, al norte de Baltimore, Maryland. Otros inventores trabajan en una firma de ingeniería en Orlando, Florida, donde las Fuerzas Especiales de EEUU operan desde la Base de Fuerza Aérea MacDill.

Esta granada constituye a su vez otro indicio de proyectos prohibidos de desarrollo de armas biológicas y químicas en EEUU. Está en fila con un programa ilícito de armas químicas que se concentra en los denominados agentes no letales -sacado a la luz en septiembre pasado por el Sunshine Project-; con las actividades de investigación en microorganismos degradantes de materiales por parte de las Fuerzas Armas de EEUU, y con un conjunto de actividades de defensa biológica cuestionables que perfectamente encajarían en fines ofensivos (ver New York Times, 4 de septiembre de 2001).

Erosión de la Prohibición: Las llamadas armas no letales están haciendo borrosa las líneas entre la investigación permisible y la ilegal. El ejército sostiene que la nueva granada es para la dispersión de agentes "no letales". Las reivindicaciones constituyen la parte más cuidadosamente elaborada y legalmente crucial de una patente. El ejército es totalmente consiente de sus obligaciones bajo la Convención de Armas Biológicas y, no obstante, un nuevo aparato de armas biológicas fue patentado. Esto pone en evidencia la razón por la cual las armas "no letales" conllevan una amenaza tan seria.

El Pentágono considera que trabajo en armas biológicas que estuvo totalmente prohibido durante tres décadas ahora es permitido si se le agrega el término "no letal". Pero no sólo un número de agentes no letales de por sí violan los tratados, es peor: la investigación estadounidense "no letal" está creando y probando armamentos capaces de descargar el espectro completo de armas biológicas y químicas.

Diplomacia Preventiva: La coordinación de la política diplomática y militar de EEUU en el tema de las armas "no letales" puede ser observada en la su firme oposición a los esfuerzos incluir el tema en la agenda del control de armas internacional. En septiembre de 2002, los diplomáticos estadounidenses vetaron la acreditación del Sunshine Project a la reunión de la Convención de Armas Químicas porque el Sunshine pretendía debatir las armas "no letales" químicas (y biológicas).

La semana pasada, los diplomáticos estadounidenses nuevamente previnieron la discusión de armas "no letales" cuando impidieron que el Comité Internacional de la Cruz Roja hiciera una presentación ante la Conferencia de Examen de la Convención de Armas Químicas.

"Esta granada es otro ejemplo de cómo los programas denominados ’no letales’ del Pentágono están reduciendo paulatinamente las restricciones sobre dos de las más mortales clases de armas: biológicas y químicas. Los programas que desarrollan las armas biológicas y químicas ’no letales’ simplemente deberían ser abolidos" dice Hammond.

Desde Austin (EEUU) y Hamburgo (Alemania), este artículo apareció originalmente el 8 de mayo 2004 en Sunshine Project (USA)

Visitar el sitio web de Sunshine Project: http://www.sunshine-project.org/indexesp.html

Investigación y Realidades sobre Armas Biológicas y Biotecnología.

Muchas armas biológicas se destruyen rápidamente al exponese a la luz brillante del sol. ¡El Sunshine Project trabaja para sacar a la luz realidades sobre armas biológicas!

Nosotros somos una organización no gubernamental internacional con oficinas en Hamburgo, Alemania y Austin, Texas, EEUU. Trabajamos en contra del uso hostil de la biotecnología en la era de Posguerra Fría. Investigamos y publicamos para fortalecer el consenso internacional en contra de la guerra biológica y para asegurar que los tratados internacionales previenen el uso y desarrollo de armas biológicas.