JPEG - 13.9 KB

A 20 meses de la intervención de EE.UU. en Irak, los indicadores petroleros West Texas Intermediate (WTI) y Brent inquietan a los consumidores. Ha sido en este año en el que el crudo ha conseguido máximos históricos, tanto que el promedio anual de la cesta venezolana hasta el 19 de noviembre resulta 24% superior al registrado en el cierre del 2003.

La inquietud por las cotizaciones es tal, que el presidente de la Opep, Purnomo Yusgiantoro, llamó en octubre, incluso a los no integrantes de la organización, a aumentar la oferta. La Opep admite que su capacidad excedentaria es reducida, entonces, el futuro cercano sigue siendo alentador para los productores, obviamente, por los recursos extras Si bien el efecto alcista de las bombas en Irak -y otros países- y el de los huracanes resulta impredecible -sólo por citar dos de los factores coyunturales de los que se ha hablado-, lo que si no se había previsto era el incremento del consumo del hidrocarburo.

La Agencia Internacional de Energía -que asesora a 26 países industrializados- ha reconocido que en el 2004 el consumo ha experimentado un salto de 2,710 millones de barriles por día, el mayor en 24 años y, espera que la subida en el 2005 se sitúe en el millón 450 mil barriles por día. La AIE ha dicho también que el atípico ascenso de la demanda está siendo liderado por China, un país cuya tasa de crecimiento económico superará al promedio del mundo este y el próximo año y ello hace deducir su apetencia del recurso energético.

José Zanoni, director de estudios de postgrado de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), incluyó en su análisis sobre el mercado a las perturbaciones físicas y la especulación, sin obviar el comportamiento de la demanda de India y China. Las autoridades venezolanas han atribuido las cotizaciones también al déficit de refinación en EE.UU. y, otros analistas hablan del nivel de las reservas.

Rodrigo Rato, director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), estimó un «cierto impacto claro» en la economía mundial, pero para el presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Alan Greenspan, el precio del momento en términos reales representa tres quintas partes del pico de febrero de 1981.

Publicado en Quantum N.42