JPEG - 13.9 KB

El Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) cobrará en el año 2006 un impuesto a los propietarios de tierras ociosas e improductivas en el país, anunció el Superintendente Nacional Aduanero y Tributario, José Gregorio Vielma Mora. El nuevo gravamen supondrá un resarcimiento para el Estado venezolano en medio de la lucha contra el latifundio.

"No queremos alarmar, pero en todo el año 2005 el Seniat y el Instituto Nacional de Tierras se han propuesto hacer un censo y registró de las miles de hectáreas de tierras en el país para que en 2006 podamos gravar a quienes no produzcan o subutilicen sus tierras", explicó Vielma Mora.

La máxima autoridad nacional aduanera garantizó que no se irrespetarán los derechos constitucionales y legales de ningún terrateniente e insistió en que el nuevo tributo se aplicará de conformidad a los principios contenidos en la Ley de Tierras.

"En 2005 el Seniat también irá tras la meta de recaudación de 35 billones de bolívares", subrayó el superintendente, quien aseguró que antes del 31 de diciembre de este año se habrán alcanzado los 22 billones de recaudación tributaria.

Asimismo, anunció que entre el 18 y 25 de enero de 2005 se espera la inauguración oficial de las nuevas sedes de la Aduana Principal Aérea de Maiquetía y de la Aduana Principal Ecológica de Santa Elena de Uairén. Además -acotó- se celebrarán, en el seno de la Asamblea Nacional, los proyectos de Ley Anticontrabando, Antipiratería y Contra los delitos cambiarios.

El superintendente presidió este martes la última reunión del año de la Comisión Presidencial de Lucha contra el Fraude Aduanero.

Confagan de acuerdo

La Confederación de Ganaderos de Venezuela (Confagan), respalda la aplicación de lo establecido en la Ley de Tierras en el sentido de que los latifundios ociosos paguen impuestos a partir del año 2006, aseguró el presidente de la citada organización, José Agustín Campos. La aplicación del referido instrumento legal "es una vieja aspiración de la sociedad rural venezolana. Una forma certera de quebrarle el espinazo al latifundismo en el país y estimular una mayor productividad", dijo.

Campos dijo que el impuesto predial o a las tierras ociosas está consagrado en la Ley de Tierras. Anunció que de acuerdo a información emanada del Servicio Nacional de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), realizará a lo largo del 2005 un censo con el fin de cuantificar la extensión de tierras ociosas existentes en el país con la colaboración de funcionarios del Instituto Nacional de Tierras (Inti).

Para Campos la referida medida estimulará una distribución más equitativa de grandes extensiones de tierras sin uso existente en el país, que benefician a unos pocos, quienes en su mayoría la utilizan como una mercancía codiciosa.

Resaltó que se empieza a hacer justicia en todo lo que tiene que ver con el campo venezolano y, además, las unidades de producción tendrán que convertirse en empresas rentables.

No se trata de una disposición represiva puesto que la Ley de Tierras establece los plazos legales correspondientes para quienes estén en esa condición, se pongan al día, quienes insistan en estar al margen de la institucionalidad deben ser sancionados, aclaró el presidente de Confagan.

Publicado en Quantum N.44