JPEG - 15.7 KB

Lo previsible para el 2005 es un contexto de expansión de la demanda agregada, fundamentalmente de consumo final, dado el impulso fiscal de 2004 y 2005. Por esta razón resulta lógico esperar que el año entrante experimentemos en el país una importante recuperación de la economía nacional, y especialmente de la inversión privada, en un contexto de bajas tasas de interés y estabilidad cambiaria, asegura José Grasso Vechio, analista financiero.

El crecimiento económico del año 2004 va a continuar en el año 2005 -indica- el efecto del gasto público va a impulsar la demanda agregada de la economía nacional y se va a convertir en un estímulo para el sector privado.

"El pronóstico de crecimiento económico para el 2005 lo sustento en el hecho de que vamos a continuar en un escenario de precios del petróleo relativamente altos, como consecuencia de una demanda mundial que se cree continuará creciendo, lo que nos indica, en que no habrá mayores dificultades para financiar el desempeño de la economía venezolana".

Recuerda Grasso que la inflación al cierre de noviembre se ubicó en niveles de 17,3%, resultado que al compararlo con el mismo período del año 2003 representa una reducción significativa pues en esa fecha ese indicador se situó en 24,8%.

Por eso es que al observar esa tendencia podemos concluir en que al final del 2004 el comportamiento del índice de los precios al consumidor llegará a niveles cercanos al 20%, cifra bastante inferior al 27% del 2003.

Señala el analista que el reto que deberá enfrentar el Ejecutivo durante el 2005 es continuar la lucha en contra de la inflación con miras a llevarla a en niveles inferiores al 15%, "meta que considero posible, dado que la política de anclaje cambiario va a contribuir en ese sentido".

Otro de indicadores analizados por el entrevistado tiene que ver con el comportamiento del sistema financiero nacional.

"Resulta el interesante ver como ha evolucionado la cartera de créditos. En los últimos 12 meses hemos tenido un repunte de 9,1 billones de bolívares, lo que equivale a un incremento del 106% Y el escenario para el 2005 apunta a que las tasas de interés continuarán bajas, por lo que es posible esperar un aumento importante de la actividad crediticia. Igualmente lo más seguro es que la morosidad se mantenga en los niveles histórico más bajos de la última década, por el mismo efecto de la baja de las tasas de interés y la mayor actividad económica". Al respecto Grasso expresa que dado el contexto de la baja de las tasas de interés, se abre "una oportunidad" para endeudarse, no solamente para las empresas sino también para las personas.

De esta manera, agrega, podrán crecer las inversiones en activos fijos. Y en el caso de los ciudadanos de a pie el analista citado comenta que será un buen momento para el que necesite remodelar su vivienda, para quien necesite un crédito para vivienda o para compra de vehículo o para adquirir línea blanca.

"En todo caso, la recomendación para el que piense en endeudarse, es que antes de tomar cualquier decisión, evalúe las diversas ofertas del mercado, para que tome la que más le conviene. Al respecto recomendamos que al endeudarse, para el pago de capital e intereses, es conveniente que no comprometa más del 30% del ingreso familiar. De esta manera podrìa cumplir con sus pagos sin afectar su nivel de vida y sin verse obligado a desatender otras necesidades".

Grasso considera que en el 2005 seguirán en alza las ventas de vehículos y el financiamiento al sector. Y en sus consideraciones resalta la entrada en vigencia de la nueva Ley del Deudor Hipotecario, elemento que se traducirá en mayores recursos para el sector inmobiliario y de construcción.

Insiste el analista consultado en que la actividad económica real continuará creciendo a un ritmo acelerado en el 2005, y en equilibrio, ya que el crecimiento será tanto en el sector petrolero como en el no petrolero.

"En fin, los indicadores al cierre del 2004 en el sector de venta de vehículos, consumo de energía, manufactura y sector industrial, dan cuenta de los incrementos de la actividad y de las perspectivas positivas para el 2005. La inflación va a continuar reduciéndose y pensamos que se reducirán los niveles de desempleo y de la economía informal. El tipo de cambio se mantendrá estable, las tasas activas promedio se mantendrán en niveles de 17% y se incrementará el ritmo de las exportaciones. Y las reservas internacionales cerrarán el 2005 por arriba de los 24.000 millones de dólares".

El crecimiento de la economía  del año 2004 será de niveles del 16%, para el 2005 continuará el crecimiento económico, que estimo, no será inferior a 6%, bajo el actual escenario de precios del petróleo y el nivel de reservas internacionales esperado para el 2005 la situación en términos de balanza de pagos y manejo de la política cambiaria será ampliamente favorable, continúa.

"Por eso lo previsible para el 2005 es un contexto de expansión de la demanda agregada, fundamentalmente de consumo final, dado el impulso fiscal de 2004 y 2005; de allí que es de esperar para el 2005 una importante recuperación, de la inversión privada en un contexto de bajas tasas de interés y estabilidad cambiaria. Y con las bajas tasas de interés (la tasa activa promedio para 2005 sería de 17% y la tasa pasiva promedio para depósitos a plazo fijo sería de 13%) habría una oportunidad para realizar inversiones fijas, maquinarias, equipos y en infraestructura física". De acuerdo con Grasso para el 2005 el Gobierno debería darle un fuerte impulso al sector construcción, "industria que tiene una alta capacidad de empleo y que además se constituye en un motor importante del resto de la economía; un programa dirigido a combatir el desempleo y reactivar el aparato económico, debe enfocarse sobre el tema de la construcción como un punto central".

Publicado en Quantum N.44