JPEG - 9.6 KB
Planta de Soya

Ha pasado mas de un año del pedido al ministro de salud de la nación argentina, para que difunda el estudio que esa cartera hizo acerca de las serias consecuencias que tiene el consumo de soja en niños, embarazadas y desnutridos.

La Red Nacional de Acción Ecologista de la Argentina (RENACE) tuvo una extensa reunión con el Sr Ministro de Salud de la Nación, Dr Ginés González García, quien amablemente, a lo largo de tres horas, revisó la agenda de temas e inquietudes que esta red le presentó.

El compromiso más firme que obtuvimos al retirarnos, fue el de una campaña consistente de parte del Ministerio, promocionando el informe realizado dentro del área, que dice, entre otras cosas: (citamos)

- La soja no reemplaza a la carne

- El Jugo de soja no reemplaza a la leche de vaca. La bebida de soja, mal denominada ’leche de soja’, no debería utilizarse como reemplazo de la leche de vaca, y mucho menos en la alimentación de niños pequeños. En la bebida de soja, el contenido en calcio y fósforo es pobre y de baja biodisponibilidad (por la formación de complejos con los fitatos). Una situación semejante presenta la vitamina A en cuanto al contenido y su aprovechamiento en ambos alimentos.

- El grano de soja contiene factores tóxicos o antinutrientes que limitan la absorción de una serie de nutrientes, reduciendo en más de un 50% su valor nutritivo y conllevan efectos digestivos desagradables. Estos factores son inhibidores de tripsina, fitatos, oligosacáridos y saponinas. Los inhibidores de la tripsina, interfieren en la digestión de las proteínas en el intestino, disminuyendo la asimilación de las proteínas de la propia soja, como las proteínas de otros alimentos ingeridos junto con la soja activa.

- Se cree que los efectos estrogénicos de las isoflavonas pueden ser perjudiciales en la salud infantil; pudiendo ser responsables de la aparición de la telarca precoz y el adelanto de los eventos puberales en niñas, o ginecomastia en varones, eventos dependientes de estrógenos (García, 1999), y producir anormalidades inmunológicas y en el timo en los niños alimentados con soja.

- Se ha reportado la presencia de proteínas que pueden estimular respuestas alergénicas en individuos hipersensibles, pudiendo causar reacciones adversas en el tracto intestinal en estos individuos. (OECD, 2001)

- El patrón de composición mineral de la soja presenta una relación calcio:fósforo inadecuada, que puede ocasionar complicaciones de mineralización ósea en niños pequeños, adolescentes y mujeres embarazadas.

Se desaconseja el uso de la soja en niños menores de 5 años y especialmente en menores de 2 años.

¿Seguiremos aguardando presenciar los efectos, en los miles de argentinos que siguen engañados con el mito de la soja?