La asociación Move America Forward fue creada el 21 de mayo de 2004 en el contexto de la Convención Demócrata y de la difusión de la película de Michael Moore, Farenheit 9/11. Con importantes recursos desde su inicio, movilizó a los republicanos para que ejercieran presión sobre las empresas exhibidoras a fin de que retiraran la película de cartelera. Simultáneamente la asociación organizó una campaña de apoyo a las tropas en Irak mediante la publicación de cartas de soldados y la recogida de paquetes para las tropas.

Move America Forward (que podríamos traducir como «Hacer avanzar a América» o «Adelante América») está presidida por el muy mediático abogado californiano Howard Kaloogian.

Desde hace algunos días la asociación financia la difusión de un spot publicitario en las televisoras norteamericanas cuyo guión integral reproducimos a continuación:

JPEG - 9 KB
«Los Estados Unidos dirigen una coalición de 30 naciones que ha llevado la libertad al por tanto tiempo sufrido pueblo iraquí y erradican la amenaza terrorista.
JPEG - 3.5 KB
«Sin embargo, una organización se levanta como obstáculo para este avance: las Naciones Unidas.
JPEG - 6 KB
«La ONU se ha convertido en apologista y defensora de las organizaciones terroristas y de sus agentes.
JPEG - 8 KB
«Una investigación sobre el escándalo “Petróleo por alimentos” de la ONU revela que miles de millones de dólares destinados a la ayuda humanitaria, en lugar de ello...
JPEG - 6.3 KB
«fueron utilizados para pagarles a las familias de terroristas palestinos, así como para comprar armas para los terroristas con base en Irak.
JPEG - 5.4 KB
«Otros millones sirvieron para corromper a periodistas y dirigentes políticos en los países que se oponen a la Operación Libertad en Irak como Francia, Alemania y Rusia, los más ardientes críticos de la guerra. ¡Qué coincidencia!
JPEG - 6.8 KB
«Ha llegado el momento de enviar un mensaje a la ONU: de ahora en adelante no toleraremos nuevamente esa conducta.
JPEG - 7.1 KB
«Pedimos a otros países que no den albergue a organizaciones que apoyen a los terroristas, ¿por qué entonces albergamos nosotros a las Naciones Unidas aquí en América?
JPEG - 7.1 KB
«¡Únase a nosotros para hacer avanzar a América, mediante la expulsión de la ONU de los Estados Unidos!»

 [1]

En realidad Move America Forward es sólo la fachada de una agencia de comunicación, la Russo Marsh & Rogers (también llamada King Media Group), que trabaja para el Partido Republicano. El presidente de la asociación, Me Howard Kaloogian, se distinguió en 2003 al organizar exitosamente una campaña televisiva que obligó al grupo CBS a renunciar a la difusión de una telenovela poco aduladora dedicada a los Reagan. Con la Russo Marsh & Rogers organizó la campaña para denigrar al gobernador Davis, de California. Reactivó la vieja ley del «Recall», caída en desuso, y logró que se revocara a su adversario.

Mientras los comentaristas esperaban ver presentada su candidatura para la función así liberada, Me Kaloogian desistió en el último momento de su aspiración al puesto en favor de un desconocido en política, el actor Arnold Schwartzenerger. Esta sorpresa, para la cual no estaba preparado el Partido Demócrata, fue orquestada en la Casa Blanca por Karl Rove, consejero político del presidente Bush y terminó, como todos saben, con la elección de un gobernador republicano.

No hay dudas por lo tanto de que la muy rica asociación Move America Forward surge al menos del Partido Republicano, si no de la propia Casa Blanca. La campaña contra las Naciones Unidas no debe considerarse un fenómeno aislado, sino un mensaje político que acompaña la preparación del segundo mandato de George W. Bush. Se sitúa como continuidad de una fuerte corriente ideológica que denuncia el derecho internacional como una limitación intolerable de la soberanía de los Estados Unidos y preconiza la construcción de un imperio en una vasta zona de influencia separado del resto del mundo. Opone el «destino manifiesto de América», su misión para llevar la libertad al mundo, al derecho internacional elaborado colectivamente por los Estados.

El spot publicitario a que hacemos referencia es un ejemplo casi perfecto de propaganda política. Está dirigido a los ciudadanos estadounidenses y no está hecho para circular en el extranjero. En un puñado de frases transforma presupuestos más o menos implícitos en evidencias. Al final termina con una movilización de los telespectadores en un impulso purificador característico de los regímenes autoritarios.

Al inicio del spot la voz en off indica que los Estados Unidos y la Coalición han llevado la libertad al por tanto tiempo sufrido pueblo iraquí. Esta presentación elude la responsabilidad de Washington en el acceso al poder de Sadam Husein, en la guerra que le hizo a la revolución iraní, en la invasión a Kuwait y en la primera guerra del Golfo, en la represión a los movimientos kurdos y chiitas, en los años de embargo y en la segunda guerra del Golfo. Presenta la colonización del país como la liberación de su población.

La voz concluye que los Estados Unidos erradican la amenaza terrorista, induciendo una relación de causalidad entre Irak y el terrorismo. Por otra parte, Move America Forward ha difundido falsos documentos tendentes a probar que Sadam Husein estaba vinculada a Al Qaeda y a los atentados del 11 de septiembre.

En la frase siguiente la voz impugna el reconocimiento por parte de la ONU de una delegación de la OLP que representa al pueblo palestino sin Estado. Plantea como axioma que la OLP es una organización terrorista, que los palestinos son sus agentes y, como consecuencia, que la ONU apoya el terrorismo.

A continuación la voz denuncia el uso de fondos del programa «Petróleo por Alimentos» para pagarles a familias de terroristas y comprar armas para estos. Se basa en «una» investigación, no precisada, mientras se desarrolla la investigación oficial, presidida por el estadounidense Volcker.

La expresión «pagarles a familias de terroristas» se refiere a la ayuda para el reasentamiento ofrecida por Irak a las familias palestinas cuyas viviendas fueron destruidas por el ejército israelí. Algunas de estas familias fueron víctimas de castigos colectivos infligidos por el Tsahal debido a que uno de sus hijos estaba implicado en una acción anti-israelí.

La voz retoma entonces por su cuenta las imputaciones de un diario iraquí controlado por la Coalición según las cuales dirigentes franceses, alemanes y rusos habrían sido corrompidos por el régimen de Sadam Husein para dificultar la acción de los Estados Unidos contra este [2]. De ello se desprende que la invasión a Irak fue justa y que sus opositores actuaban de mala fe, de modo que la ONU y el derecho internacional no son más que subterfugios para obstaculizar el Bien. Para concluir, es necesario «expulsar a la ONU de los Estados Unidos».

[1] Texto original en inglés (Estados Unidos): The United States is leading a coalition of 30 nations who have brought freedom to the long suffering people of Iraq, and are eradicating the terrorist threat. But one organizations stands in the way of this progress: the United Nations. The U.N. has become an apologist and defender of terrorist organizations and their agents. An investigation into the U.N. Oil for Food scandal reveals that billions of dollars intended for humanitarian aid instead went to pay the families of palestinian terrorists, and to buy weapons for Iraq-based terrorists. Millions more went to bribe journalists and officials in countries opposing Operation Iraqi Freedom, like France, Germany and Russia, the most vocal critics of the war. What a coincidence! It’s time we sent a message to the U.N.: we’re not going to tolerate your conduct anymore. We tell other countries not to harbor organizations that support terrorists, why then do we harbor the U.N. here in America? Join us, as we help move America forward by kicking the U.N. out of the U.S!

[2] «L’intox des barils irakiens», (La desinformación de los barriles iraquíes texto en francés), Voltaire, 20 de enero de 2004.