JPEG - 7.6 KB
Frei Betto

El religioso brasileño Frei Beto, quien durante dos años formó parte del gobierno del presidente, Luis Inacio Lula da Silva, abandonó el cargo por “falta de vocación” y la “necesidad de recuperar su libertad intelectual”.

En entrevista al diario O Globo difundida hoy, Betto, amigo personal de Lula desde hace mucho tiempo, su asesor especial y coordinador del Programa Hambre Cero, impulsado directamente por el mandatario, reveló que descubrió que no tiene vocación para el servicio público.

Para el religioso esta es la hora de recuperar su libertad intelectual, aunque me siento con una gran alegría por haber realizado un trabajo positivo en la movilización de Hambre Cero y contribuir a establecer el puente entre la sociedad civil y el Programa.

Mi única decepción es que no se aceleró más el programa de la reforma agraria, el calendario está atrasado, pero el gobierno recuperará el tiempo perdido, aseguró en la entrevista.

Interrogado sobre las críticas hechas al Programa Hambre Cero, Betto indicó que las mismas vienen generalmente de personas que nunca han visto de cerca a alguien hambriento, que vive en el área urbana y que tiene una óptica equivocada de lo que es el combate al hambre.

Desde su inicio Hambre Cero fue concebida como una política pública de inclusión social, no asistencialista, es decir, nada de colecta de alimentos, subrayó.

En cuanto a si el Programa está en buen camino, respondió que la prueba está en que cuando una gestión social determina un asunto político, quiere decir que va por el camino correcto.

Sobre si volvería a trabajar en la administración pública indicó que prefiere dar su contribución al país de otras formas. Salí del gobierno, repitió, porque necesito recuperar mi libertad intelectual, como escritor.

Preguntado sobre su evaluación de la administración Lula en el área social en estos dos años, apuntó que el gobierno avanzó mucho en ese terreno pero aún no consiguió la estabilización social como lo ha logrado en la económica, opinó.