JPEG - 17.5 KB

La Sede Subregional de la Cepal en México ha desarrollado recientemente una metodología para dar seguimiento a los márgenes acumulados de las gasolinas y diesel, con base al monitoreo semanal de precios que realizan las autoridades nacionales. Este instrumento permite a los gobiernos del istmo determinar con un cierto nivel de aproximación el grado de competencia en el suministro de estos dos combustibles.

De acuerdo con la publicación "Análisis de los márgenes acumulados semanales de las gasolinas y el diesel en los países del istmo centroamericano, 2002-2004", realizada por el consultor de la Cepal, Luis Fernández, los países de la subregión presentan comportamientos diferentes.

Los márgenes acumulados se calculan como la diferencia entre el precio de los carburantes de una estación de servicio en las capitales y el precio CIF del producto, más todos los impuestos, aranceles y recargos. El precio CIF es un estimado cuya metodología se explica en el trabajo (costo, seguro y flete, según sus siglas en inglés).

Para mercados nacionales con precios liberados a nivel del consumidor final (casos de El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá), el nivel promedio de los márgenes acumulados indican el grado de competencia en sus respectivos mercados. Para países con precios regulados a nivel del consumidor final (Costa Rica y Honduras), el margen es un indicador útil del grado en que el sistema regulatorio está simulando un mercado libre. Sin embargo, existen diferentes factores en los países que pueden afectar estos márgenes.

Tomando como referencia la información de 2002 a 2004, el documento destaca que Guatemala cuenta con un margen significativamente menor que en el resto. Esto se debe principalmente al grado de competencia en ese país, donde existe una gran diversidad de actores en todos los eslabones de la cadena de abastecimiento. Adicionalmente se ve favorecido con que el costo de la mano de obra guatemalteca se encuentra entre los más bajos del Istmo Centroamericano, mientras que el costo de los terrenos, el riesgo país y las ventas promedio por estación de servicio se ubican en un nivel intermedio.

En un segundo nivel de márgenes se encuentran Panamá y El Salvador, así como Costa Rica. No obstante esta semejanza, puede afirmarse que recientemente Panamá ha tenido un desempeño mejor que Costa Rica, que aunque tiene altas ventas por estación de servicio (las mayores de la región, que casi duplican a las panameñas), esto es compensado sólo parcialmente por su mayor costo de mano de obra, que es la más alta del Istmo Centroamericano. Finalmente, el nivel más alto de márgenes se ubica en Honduras y Nicaragua.

La publicación busca identificar la forma en que se trasladan al consumidor las variaciones en los precios de importación y el papel que juega el nivel de competencia, tanto en la volatilidad de dichos márgenes como en su tendencia a largo plazo. Además, se analiza el "efecto portafolio" generado por la correlación imperfecta entre los márgenes de los distintos combustibles, para estimar el riesgo en el negocio del suministro de los diversos productos.

En los países con mercado libre, el mayor grado de competencia no se refleja únicamente en menores márgenes acumulados promedio, sino también en una mayor variabilidad de dichos márgenes. Lo anterior, dice el documento, indica que con una mayor competencia es más difícil trasladar al consumidor las variaciones de precios que experimenta el mercado internacional, con lo cual los márgenes se tornan más inestables, aunque con una tendencia hacia un menor nivel promedio.

Publicado en Quantum N.45