JPEG - 10.5 KB
Jesse Chacón Escamillo

El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, ante la proliferación de comunicados, artículos, declaraciones y especulaciones vertidas por organizaciones y personalidades, difundidas por los medios de comunicación, tanto en el país como en el extranjero, en las cuales se pretende instar a nuestro Gobierno a fijar determinadas posiciones en torno al caso del ciudadano colombiano identificado como Rodrigo Granda, expresa, por el momento, lo que sigue:

Tan pronto se tuvo conocimiento de una posible acción de secuestro contra el mencionado ciudadano en territorio nacional, los organismos de seguridad del Estado iniciaron la investigación que se abre siempre en estos casos. Sólo así podía establecerse su presencia en Venezuela así como las circunstancias en las cuales fue capturado. Las investigaciones realizadas hasta el momento, nos permiten afirmar enfáticamente que:

  1. El Gobierno Nacional en ningún momento ha extendido invitación al mencionado ciudadano para actividad alguna en Venezuela o fuera de ella. De manera que la pretensión de presentar a este Gobierno como responsable de una invitación que no cursó y de la protección de un ciudadano que ingresó clandestinamente al país, resulta irresponsable a la vez de completamente absurda.
  2. Las investigaciones realizadas por los organismos correspondientes arrojan como resultado, hasta el momento de emitir esta comunicación, que el mencionado ciudadano hizo acto de presencia en algunas actividades del II Congreso Bolivariano de los Pueblos. Este es un evento que se viene realizando en distintos países y que, en esta oportunidad, fue convocado por la Fundación del Congreso del mismo nombre. La información disponible hasta ahora, indica que la presencia del ciudadano Rodrigo Granda ocurrió sin que se le hubiese extendido invitación alguna, tal como se revela de las listas de invitados y de registro de asistentes. Sin embargo, la investigación continúa para determinar, entre otras cosas, los canales que le habrían facilitado su llegada al evento y las responsabilidades del caso.
  3. La revisión del otorgamiento de visas en los consulados correspondientes así como en los registros de inmigración conducen a una sola conclusión: el ingreso a nuestro país del ciudadano Rodrigo Granda, ocurrió de manera clandestina, con total desconocimiento de las autoridades venezolanas, sin que su nombre aparezca en los mencionados registros.
  4. Existen fuertes indicios de que el ciudadano Rodrigo Granda fue secuestrado en las inmediaciones de la Estación Bellas Artes del Metro de Caracas y de la Clínica Razzeti. Nuevos datos recabados durante la prosecución de la investigación que se viene realizando, pudieran implicar en este hecho a funcionarios y/o ex -funcionarios policiales venezolanos por lo que, una vez cumplidos los extremos legales, se procederá según manda nuestro ordenamiento jurídico.
  5. Del mismo modo, existen indicios que pudiesen comprometer a funcionarios colombianos en este hecho. De comprobarse esto, que sería de suma gravedad, por violatorio a la soberanía venezolana, se emprenderán las acciones que el caso amerite. Sin embargo, por el rigor y la seriedad que debe acompañar este tipo de investigación, no se pueden adelantar mayores informaciones.

Las averiguaciones continúan y no descartamos ninguna hipótesis. Todo el esfuerzo que sea necesario se continuará llevando adelante pues, definitivamente, no se puede tolerar la pretensión de violar la soberanía de nuestro país, arrastrándonos a un conflicto que, siendo muy lamentable, sólo puede y debe ser resuelto por los mismos colombianos. Cualquier información adicional se dará en la medida en que la investigación del caso arroje nuevos resultados.

05 de Enero de 2005

Ing. Jesse Chacón Escamillo
Ministro