JPEG - 18.3 KB

El grado de marginación en que hoy viven 13 millones de indígenas mexicanos mantiene latentes las condiciones para el estallido de un conflicto similar al de Chiapas, alertó la Comisión de Concordia y Pacificación (COCOPA).

El gobierno del presidente Vicente Fox y los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI) han buscado enterrar el tema de la reforma de los pueblos autóctonos en la agenda política nacional, denunció el titular de esa entidad.

De ahí que la geografía de la pobreza en México tenga su expresión más cruda en aquellas zonas rurales y urbanas donde se asientan la mayoría de las 61 etnias que existen en México, subrayó Bernardino Ramos.

El también diputado federal recordó que al asumir el poder en el año 2000, el mandatario mexicano se comprometió a resolver en 15 minutos el conflicto de Chiapas, donde en 1993 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) se levantó en armas.

Estos 15 minutos se convirtieron en cuatro años de una política que en poco ha ayudado a resolver los problemas económicos, políticos y sociales de los indios, deploró el presidente de la COCOPA en declaraciones difundidas hoy por el diario Excelsior.

Ramos puntualizó que la demanda central del movimiento indígena, el cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés suscritos por el EZLN y el Gobierno federal en 1996, aún sigue vigente.

Mencionó como uno de los principales desaciertos de la actual administración la inexistencia de una estrategia real que permita reanimar el diálogo suspendido, lo cual -reiteró- mantiene latente el riesgo de una confrontación.

Subrayó que el papel de Luis Alvarez como coordinador para las negociaciones ha sido descalificado por el EZLN, pues su labor - sustentada en el reparto de dinero y materiales de construcción- es vista como un factor de desunión dentro de las comunidades.