JPEG - 14.1 KB

El abogado paraguayo Martín Almada pidió a la justicia de su país que procese a los ex generales chilenos Augusto Pinochet y Manuel Contreras como “autores morales y materiales” de la desaparición en 1975 del sociólogo chileno Jorge Isaac Fuentes Alarcón, dirigente del MIR apresado y torturado en Asunción y desaparecido en Santiago por la Operación Cóndor. Pinochet está sometido a proceso en Chile por el magistrado Juan Guzmán desde que fue despojado por las cortes de la inmunidad (fuero) que paradójicamente le asigna el orden jurídico por su condición de ex dictador o... “ex-presidente".

El abogado Almada, que recibió el Premio Nóbel Alternativo de derechos humanos en 2002, acompañó un documento en que Manuel Contreras, siendo jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), agradeció a Pastor Coronel, Jefe del Departamento de Investigaciones, la “cooperación prestada para facilitar las gestiones relativas a la misión que debió cumplir mi personal en la hermana Republica del Paraguay”, es decir, la recepción física “secreta e ilegal” del prisionero político chileno apresado en territorio paraguayo en compañía del argentino Amílcar Santucho, recientemente fallecido (Documento 00022F 0152, 25 de septiembre de 1975, Archivo del Terror).

Por considerarlo "de estricta justicia", Almada solicitó hoy al juez de Liquidación y Sentencia Nº 2, de Asunción, que se extienda a Pinochet y a Contreras una investigación paraguaya denominada "Sumario criminal en averiguación de hechos punibles contra la seguridad de las personas (desaparición forzosa)", mejor conocida localmente como "Operativo Cóndor".

El jurista, quien descubrió en Paraguay las contundentes pruebas documentales conocidas como "Archivo del Terror", argumentó además que Contreras, siendo jefe de la DINA, invitó en octubre de 1975 al entonces jefe de Policía de Paraguay, general Francisco Britez Borges, a asistir a la hoy famosa reunión secreta de inteligencia efectuada en Santiago de Chile entre el 25 noviembre y el 1º de diciembre de 1975, para estructurar la red Cóndor, según consta en el documento 00022F 0153 del Archivo del Terror de Paraguay.

¿Teoría y práctica? ¿Cóndor?

Contreras, quien ostentaba entonces el grado de coronel, acompañó a la invitación un "paper" con sus propuestas "teóricas" para conformar la red Cóndor, a saber: "a) Fundamentos, b) Proposición, c) Países participantes, d) Sede del sistema y visión general, e) Esquema orgánico propuesto, f) Mecánica de consulta, f) Programa general, g) Programa de trabajo, h) Informaciones para los asistentes e i) Clave (Documentos 00022F 0155 al 00022F 0165). Según otro papel del Archivo del Terror invocado por Almada (Documento 00022F 0154, Asunción, 6 de noviembre de 1975), "el portador de la invitación y plan de trabajo represivo fue el coronel chileno de aviación Mario Jahm, Sub Director de la DINA, quien se entrevistó con el Jefe de Policía de la Capital, general Francisco Britez Borges".

Fuentes Alarcón, llamado por sus amigos “El Trosko Fuentes”, fue trasladado como si fuera un objeto. Almada citó el Informe 00048 F 19999, del 6 de junio de 1975, en que Francisco Bogado F., director de Políticas y Afines de Paraguay, “remitió al coronel Juan Ramón Escobar, comandante de la Guardia de Seguridad, al prisionero político chileno”.

En otro papel del Archivo del Terror (Documento 00021F 1532, 12 de abril de 1976), el general Alejandro Fretes Dávalos, jefe del ESMAGENFA II, Departamento FF.AA., expresa lo siguiente (Pedido de Búsqueda No 11/76): “Se tiene conocimiento que el gobierno alemán habría aceptado oficialmente el ingreso a dicho país de los extremistas Amílcar Latino Santucho y Jorge Fuentes Alarcón. Sobre la liberación de los mismos, habrían presionado al gobierno de la Republica del Paraguay, las organizaciones internacionales de Amnistía Internacional y la Comisión Internacional de Juristas”.

El defensor paraguayo de derechos humanos, quien tuvo conocimiento de la detención del chileno Fuentes mientras él mismo estuvo en prisión en su país, le hizo saber al juez que “según Informe No 267, del 12 de septiembre de 1978, llegó a Asunción el general Héctor Orozco Sepúlveda, Director de Inteligencia del Estado Mayor General de Chile”.

Por lo tanto, razonó el jurista, “en merito a las pruebas que arrimo pido la ampliación del Sumario Criminal involucrando en el expediente a los generales chilenos Augusto Pinochet y Manuel Contreras, autores morales y materiales del “Operativo Cóndor”. Proveer de conformidad será un acto de estricta justicia”.