©1998. Versión actualizada, Austin, 2005.

What is now proved was once only imagined. William Blake

“El Parlamento europeo aprobó por 500 votos a favor, 137 en contra y 40 abstenciones, la nueva Constitución de la Unión Europea (UE) , e instó "vivamente" a todos los estados miembro a ratificarla. Tres de cada cuatro legisladores europeos votaron a favor de ceder la soberanía de sus países a Bruselas. Los europeos están dispuestos a dejar atrás los estados nacionales para lograr una integración adecuada, acorde a un mundo globalizado, y que brinde capacidad de respuesta ante los desafíos a los que ahora deben hacer frente. La mayoría parece estar asegurada para los europeístas, pese a la oposición de comunistas, de la extrema izquierda y de los nacionalistas, según indican las encuestas.” José Luis Martínez (La República, Uruguay)

Aunque el germen de la Unión Europea data desde el Tratado de París (1951), la UE se define en toda su extension en 1992 con el Tratado de Mäastrich que incluye el concepto de ciudadanía europea y la implantación progresiva del uso del euro elemento definitorio del concepto de ciudadanía europea lanzado inicialmente por el presidente Felipe González. "Mäastrich fue el primer empuje serio para recuperar los aspectos políticos de la construcción europea."(1). La circulación del euro no sólo afecta las relaciones de los bloques económicos mundiales sino que es después de la caída del comunismo una muestra de la praxis de la integración cultural, social, económica.

No está demás entonces comentar ideas que esta histórica revolución produce en algunas mentes contemporáneas y que inciden especialmente sobre las grandes consecuencias que afectarán a las instituciones tradicionales. El filósofo francés Alain Minc, por ejemplo, avanzó con una perspectiva que suscita ideas que queremos compartir con los lectores.

El poder tendrá una tendencia en estas nuevas relaciones a afirmar lo que se llama "contrapoder" federal (que es, en este caso, el Parlamento Europeo). Las perspectivas son de debilitamiento de un tipo de poder federalista, que es centralizado de su propia manera. Para equilibrar y avanzar el proceso se creó el Banco Central que en la práctica se convirtió en uno de los escollos más difíciles. El Parlamento Europeo será el portavoz de la opinión europea y llevará la batuta como definidor del consenso en los organismos supranacionales. (2)

El Tratado de Niza (2001) instaura el nuevo y complejo sistema de reparto de poder en la UE cuando ingresen en ella (2004 ±) los países del centro y este de Europa (100 millones más de ciudadanos), a los cuales se ha ayudado a elevar sus cifras macroeconómicas. Se inicia ahora el debate sobre mayor integración o darles más competencias a los Estados. Citando al economista José Jané Solá de la Universidad de Barcelona: "Algunos escépticos auguran el fracaso del euro porque dicen...que es imposible que funcione...sin una autoridad económica que pilote la economía de toda el área de la eurozona, por muchos esfuerzos que haga el Banco Central Europeo. Es más a éste se le pide que refuerce la cotización del euro frente al dólar, cuando no es su función ir más allá de evitar la inflación y mantener la estabilidad de precios.....es así porque no es la moneda fuerte la que hace una economía fuerte..." sino viceversa.

Los modelos federales y confederales no son ya las únicas alternativas, el sistema se irá auto inventando. Después del euro esto será con autoridades federales nombradas y sin legimidad electoral tal como hoy la entendemos y aplicamos. El Parlamento teniendo un origen democrático y representando legítimamente a la opinión pública será, por lo tanto, un ejemplo del contrapoder.

Esta observación nos lleva a contemplar la posibilidad de nuevos métodos en el proceso eleccionario ya que el Parlamento evolucionará su poder y magnitud. El problema más inmediato que contemplaron los miembros es la conformación, funcionamiento y rotación de los administradores del Banco Central, fue solucionad por lo menos para los dos próximos años después de negociaciones diplomáticas y comerciales muy difíciles. Y a un plazo que puede ser ya sea corto, mediano, o largo, la competencia en su primera acepción puede desplazarse de las empresas a los sistemas socioeconómicos porque los capitales irán donde haya además otras características antes no consideradas: sistemas educativos mejores, innovación, sistema de impuestos conveniente, protección social y algo que suena casi a utopía: espíritu colectivo contemporáneo. Es éste un espacio unificado de más de 300 millones de habitantes el que encierra un futuro donde la centralización se debilitará. Algunos países poseen más que otros, cierta flexibilidad ya presente en su estructura paraempezar a evolucionar, o sea ingredientes de regionalismo. Y de aquí se podría extrapolar nuevas consideraciones sobre la integración, sus pre requisitos y las características de la indudable dinámica existente entre el centralismo, el aislacionismo, sus omisiones, y sub productos. (3)

La revolución que es el euro afectó las instituciones tradicionales de lo que fueron los países europeos tal como los conocimos. Y los efectos en el resto del mundo se proyectan por lo menos, futurísticos. Y ante al ahondamiento del concepto de ‘destino manifiesto’ que impulsa la expansión global del poder económico, politico y militar de los Estados Unidos, nos sentimos incitados a imaginar el futuro de esta competencia histórica entre dos tipos tan diferentes de propuestas de integración. Como escritora, esta característica me seduce por la imaginación que implica, nos lleva a estar fuera y dentro de la realidad, con licencia a imaginarla y a detectar aquellos elementos de equilibrio que se dan en los procesos de cambio (Ilya Prigogine). El filósofo italiano Remo Bodei considera por su lado que “la magnífica tensión utópica...deposita en manos de los hombres la responsabilidad de construír un futuro social." El filósofo Bronislaw Backzo, de la Universidad de Ginebra, advierte sobre el manifiesto peligro que corren las utopías en su relación con el poder y cómo algunos elementos que transforman a una utopía en manipulable; siguen siendo vigentes como fanatismos políticos, religiosos, étnicos.

Quisiera cerrar son otra cita del reciente artículo de J.L. Martínez : “Llegará un día en que las balas y las bombas serán reemplazadas por los votos." Más de un siglo transcurrió para que este discurso de Víctor Hugo, pronunciado en 1849, pasara de la utopía a la realidad. Dos guerras mundiales, innumerables conflictos intraeuropeos y millones de muertos quedaron atrás. La primera década del siglo XXI proyecta una nueva Europa. No obstante, los riesgos y los peligros, aún habiendo cambiado de naturaleza, siguen presentes.”

v: C.B. "El aislamiento como precipitante integrador: Una experiencia del mundo Andino." Discurso Literario, 4, No.2, University of Oklahoma, 1987. Univesity of Montclair. N.J. (Key-note speaker).

Resource Member: Objetivos de la Presidential Commission on Sustainable Development del Pdte. Bill Clinton.1993.