JPEG - 16.5 KB

Muchos de los asistentes hubiesen preferido estar dentro del Gigantinho y ver "en vivo" al líder de la revolución bolivariana. Tanto es así que mucha gente, de Uruguay, Argentina, Chile, Estados Unidos de Norteamérica y, por supuesto, Brasil, se lamentaron por no haber llegado más temprano para poder ingresar al coso. Sin embargo, a pesar de que las puertas del estadio se mantuvieron cerradas, la multitud se mantuvo firme y dispuesta a escuchar al presidente venezolano.

De estas personas nos llamó mucho la atención una pareja de chilenos que, aunque no conocían el proceso revolucionario venezolano, se decidieron por ver a Hugo Chávez luego de escuchar varias de las conferencias ofrecidas por la delegación criolla que asistió al Foro.

John Stewart, quien tampoco es brasileño sino de Carolina del Norte en Estados Unidos de Norteamérica, nos dijo que quería ver "la perspectiva de Chávez acerca de cómo América Latina va a manejar las relaciones con el gobierno de Bush".

Otros testimonios, como el del argentino Martín Sequeira, dan cuenta de la importancia que para los asistentes al acto, en su mayoría jóvenes, tendría el discurso de Chávez. Martín expresó: "Espero un mensaje que una las redes de resistencia contra el imperialismo. América Latina es un espacio que tiene muchas llamitas encendidas donde creo que hay que meter mucho más fuego, mucho más leña".

Por otro lado, un grupo de uruguayos residentes en Porto Alegre se animó a salir de casa un domingo por la noche sólo para ver a Chávez. Marita, quien dirigía a la pequeña tropa indicó: "Nos sentimos tristes porque no podemos entrar, aunque sé que este un acto militante y yo estuve en mi casa hasta hace un ratito". Su esposo, Luis, agregó que le hubiese gustado ver el acto desde adentro porque "estas visitas le dan al Foro Social Mundial una importancia tremenda".

Pasado un tiempo todavía se sentía algo de frustración en el ambiente pero a la vez se percibía cierta alegría mientras se acercaba el comienzo del acto.

Ya no había caras largas sino intercambios de gritos y consignas para preparar el momento cumbre. Habló Chávez y esa frustración definitivamente desapareció.

Consignas contra la privatización de la educación, a favor de la unidad de los pueblos del Sur y el infaltable "Olé, olé, olé, Chávez, Chávez" fueron coreados a todo pulmón por las cinco mil personas que permanecieron a la espera de aquel líder que, en gran medida, respondió a todas esas expectativas que se crearon durante el Foro.

Eso fue razón suficiente para que la alegría contagiara a todos los que estuvieron en el espacio que rodea el Gigantinho, pues la gente salió del sitio convencida de que sus ideales no son inalcanzables y de que tanto esfuerzo, y tantos foros, no han sido en vano.

Multitud recibe a Chávez en Gimnasio Gigantinho

Una entusiasta multitud estremeció este domingo el Gimnasio Gigantinho de esta ciudad al recibir al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, quien asistió a la clausura de la V edición del Foro Social Mundial “El Sur, Norte de nuestros pueblos”.

Más de siete cuadras de personas se apostaron a las afueras del lugar de la concentración con el objetivo de integrarse al acto de masas que se desarrolló en Porto Alegre, Brasil.

Mientras tanto, dentro del gimnasio se encontraban más de 21 mil personas coreando distintas consignas, entre ellas, “Chávez, amigo, el pueblo está contigo”.

Durante este acto el presidente estuvo acompañado por su ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra; su canciller Alí Rodríguez Araque; el titular de Educación Superior, Samuel Moncada e intelectuales de la talla de Ignacio Ramonet; así como personalidades del gobierno de Brasil, entre otros invitados.

El ministro de Educación Superior, Samuel Moncada destacó que Porto Alegre ha dado una demostración de respaldo con Venezuela y el proceso bolivariano que vive el país. “Lo que estamos viendo es solidaridad con Venezuela”, destacó.

EE.UU. es la fuerza negativa más grande del mundo

En su participación en el V Foro Social Mundial, Hugo Chávez Frías, calificó a Estados Unidos como la fuerza negativa más grande del planeta.

Dijo que las relaciones económicas con esa nación aún no han sido afectadas por las tormentosas relaciones políticas, las cuales, aseveró, continuarán hasta tanto Estados Unidos no cese con los ataques y acabe con su pensamiento imperialista.

De la misma forma manifestó su repudio en contra de Estados Unidos por las ansias de este último en querer intervenir el Estado venezolano, y acabar con la revolución bolivariana.

No profundizó en relación al caso Granda pues ya Colombia dirigió un comunicado al gobierno venezolano, en donde se compromete a no volver a perpetrar un hecho como el ocurrido, y en el mismo se responsabiliza de acudir a las autoridades competentes, en caso de presentarse una situación similar posteriormente.

En relación a esto anunció que la próxima semana espera en Caracas la visita del Presidente colombiano Álvaro Uribe, para conversar en relación a lo sucedido.

Al ser consultado por un periodista del diario Tierra Viva acerca de las relaciones de Venezuela con Colombia, Estados Unidos y la Unión Europea, expresó que los acercamientos internacionales de su país se guían por cinco aspectos importantes.

Mencionó que en lo político las relaciones internacionales se basan en la construcción de una democracia real, participativa y protagónica, apoyada en lo establecido por la Constitución Bolivariana.

Dijo además que en el área social pretenden conformar una sociedad de iguales. En el sector económico aspiran trascender al capitalismo como modelo para superar la pobreza.

Por último apuntó que en lo territorial buscan un desarrollo endógeno, el cual dependa de la fuerza interna de los pueblos y en cuanto a las relaciones internacionales, sueñan con la construcción de un mundo pluripolar.