JPEG - 14.7 KB

FSM en Porto Alegre llega a su fin Con marcha y ceremonia espiritual culmina evento de Puxirum

Porto Alegre, 31 de enero de 2005 Con una marcha desde sede de Puxirun hasta Gasometro lugar de clausura del Foro Social Mundial FSM, llega a su fin el evento que acogió a más de 180 mil participantes. Puxirum evento de los Pueblos Indígenas acogió a 500 delegados/as de todos los países de Abya Yala y algunos de Europa, luego de debates, análisis y conclusiones culminó el evento.

Para hacer más visible y la presencia de esta actividad que se desarrollo en estos 5 días en la parte mas lejana de todas las carpas, los organizadores conjuntamente con los participantes decidieron marchar, con cantos, consignas, música y la alegría que de manera muy especial caracteriza a los indígenas de Brasil y resto del continente.

En el escenario de la clausura en un acto muy breve los organizadores de Puxirum COICA, COIA y CICA, presentaron la declaración de Puxirum de Artes y Saberes Indígenas.

Luego de presentar un pequeño acto ceremonial con los delegados de diferentes países, se paso a dar lectura de la declaración.

A continuación reproducimos la declaración final

DECLARACION DEL PUXIRUM DE ARTES Y SABERES INDIGENAS

Nosotros reunidos en el Puxirum de artes y saberes indígenas, convocado por COICA y Coordinadora Andina entre el 26 y 31 de enero del 2005, participamos en el 5to Foro Social Mundial, otro mundo es posible, nosotros somos del otro mundo.

Principalmente porque conservamos los valores y sabidurías de un mundo diferente en donde poseemos una reacción recíproca de equilibrio con nuestra Madre Tierra.

En continuidad a una nueva etapa de nuestro caminar en el proceso de la consolidación de nuestra unidad en el marco de los acuerdos y declaraciones, ratificamos la declaración de la II Cumbre continental de Abya Yala, realizada en Quito Ecuador en julio del 2004.

Después de analizar los temas que nos afectan como son las invasiones de nuestros territorios, el saqueo de los recursos naturales renovables y no renovables, el patentamiento de nuestros saberes y conocimientos, el cumplimiento de la legislación y otras disposiciones legales nacionales e internacionales, el impedimento de la libre circulación en nuestros territorios, en las fronteras entre estados nacionales, el genocidio, la contaminación humana y ambiental, la inexistencia de una política de estado hacia nosotros, así como as amenazas constantes a nuestra integridad física, cultural, política, espiritual y las cosmovisión.

Por lo expuesto, declaramos:

Afirmamos nuestros valores y principios humanos y espirituales como pueblos en nuestra diversidad y en nuestros territorios y por lo tanto asumimos el compromiso de consolidar nuestra unidad en los niveles locales, regionales e internacionales.

Los gobiernos deben devolver, reconocer y garantizar la seguridad jurídica, política y física de nuestro territorio. Al mismo tiempo afirmamos nuestra posición para su defensa e integridad en el control, manejo y administración de los recursos existentes, según nuestros sistemas organizativos, políticos, jurídicos y culturales.

Nuestros derechos constitucionales deben ser implementados y el convenio 169 de OIT, ratificado por los estados nacionales.

Lo que hemos visto es la omisión, retroceso e incumplimiento de los gobiernos, en el caso de presidente de Brasil, principalmente en cuanto a la regularización de nuestras tierra, como la Raposa Serra do Sol en Roraima; detener el etnocidio y persecución que sufrimos los pueblos Indígenas por ejemplo en Colombia. Esto demuestra la ausencia de política para los Pueblo Indígenas positivas y el incumplimiento de nuestros derechos.

Los estados deben retirar de manera inmediata a los invasores de nuestros territorios (transnacionales ONGs, madereras y empresas extractoras de minerales, petroleras, ganaderos, colonos y otros) y otros, y responsabilizamos a los estados por las consecuencias que pueden ocurrir a no cumplirse a nuestra demanda.

Los estados deben disponer de al menos del 10% de su presupuesto nacional por parte de nuestras organizaciones representativas.

Los estados deben indemnizarnos de todos los daños y perjuicios causados directa o indirectamente a lo largo del proceso de invasión.

Los estados deben garantizar el libre acceso de nuestros productos a todos los mercados de los países.

Los estados tienen que reconocer nuestros sistemas jurídicos propios y garantizar la aplicación de las leyes nacionales concebidas para la protección y ejercicio de nuestros derechos.

Los estados deben poner en libertad inmediata a todos los hermanos/as encarcelados por defender nuestros derechos las falsas justificaciones incriminatorias al acusarlo de terrorismo, en caso de Chile.

Territorio de Puxirum de Artes y Saberes Indígenas, 31 de Enero de 2005.

Por: Patricio Zhingri T. DIRIGENTE COMUNICACION E C U A R U N A R I / A.N.P.E.