Según datos de la Dirección de Recursos Humanos de Petroecuador trabajarían 795 obreros tercerizados en Petroproducción. Cifra que no refleja la realidad, pues habría cerca de 4 mil trabajadores tercerizados que trabajan en áreas como guardianía, alimentación y otros que laboran para empresas que dan servicios a Petroproducción. Por razones de la estabilidad laboral de nuestro entrevistado, omitimos su nombre.

- ¿Cuánto tiempo trabajas como obrero en la industria petrolera?
- Trabajo como obrero petrolero por cerca de veinte años, me inicie trabajando desde de época de Texaco, con la MOES, empresa que ya desapareció. Por esos años las empresas tercerizadas ya existían con el nombre de contratistas. Durante este tiempo he pasado por cerca de 10 empresas, que en realidad son las mismas empresas .Las condiciones no han variado para los trabajadores, más bien se han complicado mucho más.

- ¿Cómo eran las condiciones de trabajo de esa época?
- Difíciles; no teníamos agua potable, ni luz en los campamentos, nos alumbrábamos con velas, en ropa de trabajo y seguridad cuando mucho nos entregaban un poncho de agua y zapatos y nada más. Cuando yo trabajé en la empresa Vicosa como guardia, esta era de propiedad de un capitán Brito; los supervisores eran ex policías que nos maltrataban como a reclutas. No nos dejamos. Siempre buscábamos maneras de oponernos y protestar y exigir respeto, pero siempre solos o entre algunos compañeros. Cuando nos enfermábamos teníamos que estar allí si no queríamos perder el trabajo y cuando nos atendían era solamente con alguna pastilla.

- ¿Cómo trabajas ahora?
- Por lo general trabajamos en zonas alejadas, las condiciones climáticas de la Amazonia son duras y allí estamos, tampoco nos dan lo necesario para la protección en el trabajo, nos roban el dinero de la afiliación al IESS , trabajamos 12 horas al día sin relevo, sin descanso , sin carros para movilizarnos, pasamos allí todo el tiempo; los sueldos son bajos, de lo cual debemos pagar arriendos, pasajes, alimentación y llevar para nuestra familia.

Quienes no son de la zona arriendan cuartos a precios altos y áreas pequeñas. Los trabajadores, como al parecer no tenemos derecho, debemos ser muy cuidadosos para evitar accidentes y cuando los hay las empresas tercerizadoras no reconocen nada, peor en caso de muertes como ocurrió en Sacha donde murió un trabajador y no han hecho nada frente al desamparo en que quedó su familia. No nos pagan los décimos, ningún bono navideño, ni utilidades, etc., no nos pagan como pagan a los obreros organizados, los empresarios tercerizados en el oriente violan normas y derechos del obrero .

- ¿Durante estos años han ganado algún derecho?, ¿ cómo han luchado?
- ¿De derechos?, ni al pataleo, pues si reclamamos nos dicen que renunciemos porque tienen gente para ocupar nuestro puesto de trabajo y por eso se teme a protestar, pues las familias dependen del sueldo que llevamos , en ocasiones hemos aceptado que se demoren hasta 6 meses de pagos de nuestros salarios pero les hemos protestado y las empresas tercerizadoras y los Petros (así llamamos a los trabajadores de Petroproducción) tuvieron que de emergencia buscar un arreglo.

Aprendimos a unirnos a las poblaciones cercanas a las instalaciones de petróleo y participado en paros donde insertamos pedidos para mejorar nuestras condiciones de trabajo; hemos paralizado la producción y sin nuestro aporte la industria como Petroecuador no pueden solos pues nos necesitan, somos la parte operativa más importante.

- ¿Cuál crees que es el resultado de tu trabajo en estos años?
- Bueno, personalmente no tengo fortuna, ni negocio que me redondee los ingresos, solo vivo yo y mi familia con lo justo, pero las empresas tercerizadoras sí obtienen ganancias, algunas de ellas cuando iniciaron arrendaban una oficinita como la Dygoil, y allí hacían todas sus actividades, hoy poseen edificios propios, herramientas y maquinarias producto de nuestro trabajo, de nuestro esfuerzo; nosotros no tenemos nada, solo han pasado los años.

- ¿Cuál es la relación con los trabajadores de Petroproducción?
- Muy poca, la mayoría son indiferentes con nosotros, otros se admiran de nuestra situación pero nada más, otros son como dueños de la empresa y nos tratan como capataces, otros trabajadores y técnicos son verdaderos COMPAÑEROS, pues nos ayudan, nos orientan, nos motivan para reclamar lo justo, pero son pocos, esto no quiere decir que dejen pasar nuestros errores, hasta para corregirnos, saben como hacerlo.

- ¿Cuál es tu mensaje para el proletariado industrial de la Amazonia?
- Debería haber alguien que califique y controle a las empresas, porque algunas son creadas de la noche a la mañana y solo vienen a hacer plata explotándonos, muchas de ellas aparecen con el gobierno de turno que les ha dado apertura y garantías. Por eso mi llamado es a unirnos todos los obreros para reclamar nuestros derechos, pues nadie nos dará haciendo nada si no lo hacemos con nuestras propias manos.