JPEG - 14.7 KB
Alí Primera

El Vicepresidente Ejecutivo, José Vicente Rangel, asistió este miércoles a la exposición “Alí Primera Forjador de la Buena Patria” en la Biblioteca Nacional. Esta muestra, exhibida en área del vestíbulo, contiene variados materiales que ilustran canciones, prosas y reflexiones del cantor del pueblo y además la trascendencia de su obra en la memoria nacional.

El Vicepresidente Rangel formó parte de las personalidades que se dieron cita en el lugar para recordar y rendir un homenaje a este insigne venezolano que fue sembrado en esta tierra hace 20 años. Rangel ofreció un sentido discurso en el que resaltó la dedicación y pasión con que Alí Primera dedicó su vida a ilustrar a través del canto revolucionario para unir al pueblo, calificándolo también como un hombre indoblegable que no cedía ante ninguna manipulación y que “se anticipó en la idea de rescatar el pensamiento de Bolívar”, acotando que el Presidente Hugo Chávez se interesó en rescatar el legado de Alí Primera, porque “no hay mejor forma de definir la calidad revolucionaria de este proceso sino no a través de Alí Primera”.

A continuación transcripción del discurso del Vicepresidente:

“Alí Primera, son muchas cosas juntas, demasiadas cosas juntas. Es el pasado y es el presente y al mismo tiempo el futuro. Es el recuerdo, la memoria, el sentimiento, la pasión.

Repito, Alí es demasiada cosas juntas, que lo abruman a uno. Porque no hay nada que abrume más que la memoria, que es muy importante. No hay que permitir que el tiempo le borre a uno los recuerdos, pero igualmente la memoria suele abrumarlo a uno, cuando uno puede recordar muchos recuerdos del pasado.

Creo que cada uno de nosotros, todos los que estamos presentes aquí, los jóvenes, los viejos de la segunda edad, tercera y cuarta edad; en fin todo un conjunto biológico aquí presente, tiene algo de Alí Primera por dentro, alguna huella. Estoy seguro que cada uno de ustedes recuerda en la soledad de la noche, o en la convulsión del día, recuerdan algo de Alí Primera, alguna palabra, algún canto, gesto, porque encuentro muy difícil un venezolano que se haya sembrado más profundamente en el alma del pueblo venezolano que Alí Primera porque Alí Primera fue uno de nosotros, para todos los venezolanos sin excepción, absolutamente para todos, sobre todo para los humildes, de ese sector del cual él provenía y que nunca renunció a el.

Alí Primera fue el canto, la palabra, la emoción creadora, el combatiente ejemplar. El hombre que nunca se doblegó ante nada. Ni ante los ricos o poderosos, ni ante la manupilación ideológica y política. Fue un hombre integral, en el buen sentido de la palabra.

Él se vinculó a la política basada en la unión del pueblo. Su canto fue siempre un canto de unidad.

Siendo un combatiente que no se arreglaba ante nada, sin embargo tenía una inmensa capacidad para el diálogo, para comprender a todos. Y tiene razón el profesor Calles cuando dice que en cierta medida el redescubridor de Bolívar fue Alí Primera.

Alí Primera se anticipó en la idea de rescatar el pensamiento de Bolívar. Muchos hoy en día somos bolivarianos porque Alí Primera descubrió a Simón Bolívar y lo que ha hecho el Presidente Chávez es rescatar precisamente el legado de Alí Primera. Por eso es que no hay mejor forma de definir la calidad revolucionaria de este proceso sino no a través de Alí Primera.

En este proceso están los que creemos en el cambio social, en una Venezuela más justa, en una Venezuela revolucionaria; porque estamos identificados con el pensamiento de Bolívar y con la reivindicación de Bolívar, por el canto y la palabra de Alí Primera.

A mi nadie me viene con cuentos, en el sentido siguiente, pregúntele usted a cualquiera cómo ve, cómo percibe, cómo siente a Alí Primera y desde esa respuesta usted sacará la conclusión si es o no es un revolucionario. Porque la transparencia de su pensamiento, de su poder creativo nos dejó a todos ese inmenso legado.

Se cumplen 20 años de su trágica muerte. La muerte sirve para exaltar valores, trágicamente sirve para exaltar valores. Ninguno hubiese querido la muerte de Alí Primera, pero la muerte de Alí Primera puso en evidencia que es posible pervivir y trascender.

Estoy seguro que todos quisiéramos que él estuviese aquí, o estuviese en todos los espacios de Venezuela, acompañando, como estoy seguro que lo haría, este proceso del pueblo venezolano; pero como la muerte truncó su destino y acabó con su vida, él sin embargo renace todos los días en la esperanza del pueblo, en el inmenso corazón del pueblo, en las canciones que circulan por todo el país, en los viejos y nuevos intérpretes; en la inmensa legión de jóvenes que se sienten interpretados por Alí.

Algunos restos de una izquierda que renunció al pasado y al futuro, califican de anacrónico el canto de Alí, precisamente allí está la diferencia entre lo que es el pueblo que abraza en cada momento, en cada oportunidad, en cada esquina, en cada rincón, en el aire, el espacio; a Alí Primera y los que definitivamente quedaron rezagados en la historia.

Pues bien esta presencia de ustedes, así como la gran marcha nacional que se va a realizar el próximo sábado en el estado Falcón de Punto Fijo, hacía la tumba del juglar bolivariano y del gran venezolano integral que fue y que es Alí Primera, ratifican con esta solidaridad, que él no murió y que sigue vivo para todos.