JPEG - 18.1 KB

El presidente Néstor Kirchner envió este sábado un mensaje al Fondo Monetario Internacional (FMI) al advertir que no reabrirá el canje de deuda pública y pidió al organismo que ayude al país en la recuperación de la economía.

“Es hora de que ustedes también aporten a la salida de Argentina, y tengan en claro que el canje no se abre más”, dijo el mandatario en un acto en la provincia de Mendoza.

Argentina concluyó con una alta adhesión del 76,07 por ciento el canje de su deuda en cesación de pagos que ascendía a 102.500 millones de dólares, y el Fondo Monetario Internacional dijo que se trataba de un “muy buen resultado”.

El ministro de Economía Roberto Lavagna está volando a Washington este fin de semana para reunirse con el director gerente del organismo, Rodrigo Rato.

Si bien el portavoz del FMI Thomas Dawson advirtió esta semana que el encuentro no se trata de la reapertura de las negociaciones con Argentina -suspendidas de mutuo acuerdo el año pasado para que el país se concentre en la reestructuración- se trata de un primer acercamiento que decidirá cómo seguirán las relaciones.

Entre los temas de la mesa de discusiones se destaca la renegociación de los contratos con empresas de servicios públicos -que podrían derivar en aumento s de tarifas que están congeladas desde el 2002.

Pero dos fuentes del grupo de los siete países más ricos del planeta (G7) dijeron el viernes que esperan ver qué planes tiene el país para atender a los tenedores de bonos por unos 19.600 millones de dólares que rechazaron la oferta de canje.

Argentina le debe unos 15.000 millones de dólares al FMI, pero desde que se suspendieron las negociaciones en agosto el país siguió cancelando deudas con el organismo sin recibir a cambio desembolsos.

El gobierno necesita refinanciar algunos de los vencimientos de este año con el FMI y el Banco Mundial si quiere aliviar la carga financiera que enfrenta, y así está previsto en los supuestos sobre los que el gobierno montó el plan de reestructuración de deuda.