Baas de 1968, consejero político en los Emiratos Árabes Unidos, presidente del Consejo de gobierno iraquí y ex presidente del Comité encargado de adoptar la ley administrativa provisional, Adnan Pachachi es miembro de la Asamblea Nacional Iraquí y dirige el Iraqi Independent Democrats Party.
Irak se encuentra a cuatro semanas de celebrar unas elecciones que no sólo van a situar en el poder al próximo gobierno, sino también a crear la asamblea encargada de redactar una constitución permanente. Es obvio que ninguna constitución será legítima si una parte del territorio no participa en la votación. Ahora bien, existe el riesgo de que esto ocurra. Si las elecciones se aplazaran algunos meses, podríamos incluir en el proceso electoral a los grupos que están excluidos del mismo y restablecer la seguridad. En ese sentido, la situación se ha deteriorado de manera significativa: los padres se niegan a enviar a sus hijos a la escuela por temor a que sean secuestrados, muchos no acudirán a votar por miedo a los terroristas y muchos candidatos no organizan sus mítines por la misma causa. Algunos consideran que aplazar las elecciones representaría una victoria para los terroristas, pero organizarlas ahora sería despojar de legitimidad sus resultados.
La seguridad, sin embargo, no es la única razón por la cual deben aplazarse las elecciones. De hecho, hace falta más tiempo para hacer una lista identificando a los numerosos exiliados iraquíes, así como para estructurar los programas de los partidos políticos. De igual modo, las elecciones deben aplazarse para facilitar el proceso de reconciliación nacional. Y esto debe hacerse antes de las elecciones, no después.

Fuente
Washington Post (Estados Unidos)

«Delay the Elections», por Adnan Pachachi, Washington Post, 2 de enero de 2005.
«Let’s delay the Iraq elections, The Age, 5 de enero de 2005.