JPEG - 13.9 KB
Rafael Ramírez

Petróleos de Venezuela no dará espacio para que se repitan viejas prácticas como ventas de contratos, tráfico de puestos de trabajo y malas operaciones, aseguró el ministro de Energía y Petróleo y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, al reafirmar la lucha frontal contra la corrupción dentro de la estatal petrolera.

“PDVSA debe tener una nueva ética en su relación con la sociedad. Debe establecerse una nueva ética”, dijo Ramírez durante su participación en el programa En Confianza transmitido por Venezolana de Televisión.

Sostuvo que, por este tipo de prácticas, fueron removidos de occidente “cerca de 30 gerentes de primera y segunda línea de los que existen suficientes pruebas y elementos para tomar estas decisiones”.

Indicó que todos los procesos de contratación en la industria petrolera deben realizarse por medio de licitaciones, tal como establece la ley venezolana. “Hemos prohibido las adjudicaciones directas. Vamos a continuar revisando todos los procesos y el cumplimiento estricto de nuestra normativa”, señaló.

El ministro Ramírez resaltó el papel de los trabajadores petroleros en la lucha contra la corrupción. “Son nuestros soporte en esta batalla. Vamos a sancionar cualquier tipo de práctica que le de poca transparencia al tema de las contrataciones petroleras”.

Precisó que la venta de puestos de trabajos se terminará con el nuevo mecanismo de administración de empleo que elabora la Comisión para el Establecimiento del Sistema de Captación, Registro, Selección y Postulación del Personal de Empresas Contratistas.

Ramírez ratificó que PDVSA dejó de ser una caja negra de espaldas al país. “Ahora el estado venezolano por intermedio de todos sus mecanismos de control y de dirección tiene una excelente relación con PDVSA, nuestro tesorero está integrado a la tesorería nacional, nuestro director de finanzas participa todas las semanas con el Ministerio de Finanzas en la revisión de cuentas”, informó.

Por otra parte, Ramírez afirmó que la corporación no volverá a contratar empresas que participaron en el sabotaje de 2002 y 2003 e incumplieron con el servicio que prestaban a la industria. “Para preservar la seguridad de las operaciones, no vamos a contratar con empresas con las que tuvimos problemas y algunas con las que tenemos litigios por incumplimiento de contrato”.

Negó que existan represalias o se margine a compañías, o trabajadores de éstas, que firmaron a favor de la convocatoria a referéndum contra el Presidente Hugo Chávez. “Nosotros en el seno de nuestra industria tenemos gente que expresó su voluntad contra el presidente Chávez, pero eso no quiere decir que los vamos a marginar. Lo que pasa es que hay empresas que se escudan en esto porque no están siendo llamadas a realizar trabajos en la industria petrolera, compañías que durante el sabotaje incumplieron sus contratos con PDVSA”, recalcó.

El ministro aseguró que se elabora un mecanismo para incorporar a la estatal petrolera a al personal de la contingencia “que dio pruebas de su compromiso con la industria y que merecen ser fijos, así como los mayores de 45 años” y recordó que PDVSA absorberá a 5.281 trabajadores petroleros que por muchos años desempeñaron labores en la industria, bajo la figura de contratistas permanentes.

Rebelión