JPEG - 13.9 KB

Los precios del petróleo alcanzaron hoy nuevos máximos históricos en los mercados de Nueva York y Londres, presionados por el descenso en las reservas estadounidenses de gasolina y destilados.

En el New York Mercantile Exchange, el West Texas Intermediate (WTI) llegó hasta 56,40 dólares el barril en los contratos para entrega en abril, con lo cual dejó atrás el récord anterior de 55,67 dólares correspondiente a octubre pasado.

Asimismo, en el International Petroleum Exchange de Londres, el Brent alcanzó 54,85 dólares la unidad (de 159 litros), para tocar de esa forma el nivel más alto desde que comenzó a operar ese mercado en 1988.

El detonante de esa escalada estuvo en el descenso de 2,9 millones de barriles en los inventarios estadounidenses de gasolina la pasada semana, para situarse de esa forma en 221,4 millones de toneles.

Asimismo, en el caso de los destilados -donde se incluyen el gasóleo para calefacción y el diesel- la contracción fue de 1,9 millones de barriles en las disponibilidades, ascendentes a 107,3 millones de barriles.

Por su parte, el precio de la cesta de crudo de la OPEP superó por primera vez en la historia la barrera de los 50 dólares por barril, en una reacción atribuida al esperado incremento de la demanda.

El nuevo aumento tuvo lugar a pesar de la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de aumentar el techo productivo oficial de la entidad en medio millón de barriles diarios.