GIF - 45.4 KB

Consultado un especialista en enfermedades del orgullo y sus derivaciones patológicas, confirmó la opinión recogida por la encuesta: la enfermedad más evidente del presidente es la del orgullo; su temperamento puede encerrarlo en una profunda depresión o hacerlo explotar en un mar de ira.

Sus recomendaciones son para todos: bríndele acciones constante de oposición para que evidencie el fracaso de su proyecto. Sin más, él sólo, con la ayuda de su psiquis, reventará.

Para venderlo liquidan Bancafe

Poco esperaron los funcionarios colombianos. Apenas se fue de Colombia Robert Rennhack, representante del Fondo Monetario Internacional (FMI), tal vez apenas llegaba el avión a territorio de los Estados Unidos, expidieron el decreto por medio del cual se liquida el Bancafe y se crea el banco Gran Banco - Bancafe.

La medida hace parte del paquete que exige el organismo internacional para avalar la economía colombiana. Hace dos años, dentro del acuerdo Stan-by entonces vigente, colocaron en subasta el banco pero ningún emporio internacional lo adquirió. La exigencia: lo compramos pero sin sindicato y sin carga prestacional. Dicho y hecho. El decreto precisa que se destinan 300 mil millones de pesos para carga laborales y 212 mil millones más para cancelar demandas.

Sin vergüenza y sin pudor alguno, así actúan. Saben que los trabajadores demandarán, por lo cual reservan miles de millones del erario público. Saben que es improcedente y proceden.

Ahora, sin prestaciones y sin sindicato, asumiendo Colombia los gastos y entregando los beneficios a terceros (en el año 2004 el banco obtuvo ganancias por 247.951 millones), se pondrá de nuevo en subasta el banco. Dicen por ahí que todo el mundo es amplio con lo ajeno, y este gobierno no es la excepción.

Una apuesta: ¿comprará Sarmiento Ángulo el “nuevo” banco?

¿Qué está pasando con la burguesía colombiana?

Las noticias son en cascada: vendieron Caracol, Avianca, Coltabaco, AeroRepública. En turno es para Bavaria. Aunque nunca se ha sentido que esas y otras empresas sean patrimonio nacional, sí ganaba espacio un cierto discurso que las presentaba como nacionales, es decir, colombianas.

Ahora, en pleno auge de capitales “lavados” y con un país que no conoce a ciencia cierta su rumbo, los dueños de esas empresas optan por salir del país. ¿Cuál será su temor, cuál su opción?

Dicen por ahí que acostumbrados a invertir con todas las garantías y sin estar seguros del proyecto del Presidente Uribe, optaron por sacar sus capitales e invertirlos en la especulación financiera. No sería raro. Ahora nadie está seguro ni tranquilo con lo que quiere el presidente, cada vez es menos de lo que les ofreció y más de lo que denunció la izquierda. Además, rentistas como fueron siempre, les sienta bien la onda internacional de la especuladora financiera. Carta Social de las Américas

Se instala capítulo Colombia

Por invitación de la Embajada de Venezuela en Colombia, representantes de diversas organizaciones sociales y ONG’s, se dieron cita el pasado 11 de marzo en las instalciones del Convenio Andrés Bello, para debatir la Carta Social de las Américas e instalar el capítulo nacional correspondiente.

OEA: menos militar, más social

El doctor Federico Ruiz Tirado, delegado de la Cancillería venezolana, recordó a los asistentes las características básicas que ha comportado la OEA en sus años de existencia, y llamó la atención de los asistentes para comprender la importancia de la Carta Social de las Américas, un instrumento de navegación que enfatice en la razón social de los gobiernos del continente y desinfle la pretensión de control que la actual Carta Interamericana posee.

Precisó, con ese antecedente, que comisiones pro Carta Social de las Américas se están constituyendo por todo el continente, avanzando ya en Brasil, Uruguay, Costa Rica y Panamá, y obviamente la propia Venezuela donde por dos años ha sido discutida y enriquecida, por cientos de organizaciones sociales, el documento borrador que está circulando por la región.

Las comisiones

El evento fue enriquecido y animado con el aporte activo de los concurrentes en comisiones, como: derechos sociales fundamentales, derechos comunitarios e indígenas, derechos culturales y ambientales.

Al final quedó la sensación de que estamos viviendo una acción integral en América Latina contra la dominación de un sólo país. Para que esto no suceda, el aporte es de todos. Claro está, el papel de Venezuela es fundamental, el ejemplo de su pueblo inyecta ánimo a todo los movimientos sociales de la región.