JPEG - 18.6 KB

Declaración conjunta de los presidentes de la República Bolivariana de Venezuela, del Gobierno del Reino de España, de la República Federativa de Brasil y de la República de Colombia

Los Presidentes de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías; del Gobierno del Reino de España, José Luís Rodríguez Zapatero; de la República Federativa del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; de la República de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, sostuvieron una reunión en Ciudad Guayana, Venezuela, durante el día 29 de marzo de 2005, para intercambiar opiniones en torno a importantes asuntos de la esfera internacional, así como de las relaciones comunes entre sus países.

Al respecto, los Presidentes se congratularon por el excelente estado de las mismas, caracterizadas por vínculos constantes de solidaridad y amistad, y fortalecidas en la defensa común de la democracia y sus instituciones, principios fundamentales para la promoción del desarrollo económico y social.

La reunión se caracterizó por un ambiente de gran cordialidad y completo entendimiento por lo que acordaron emitir la declaración que sigue.

La actual situación Internacional

Los Presidentes pasaron revista a los principales temas de la coyuntura internacional y regional. Constataron el progresivo fortalecimiento de los vínculos entre sus países y renovaron el compromiso de profundizar el diálogo y la coordinación política sobre los temas de interés mutuo. Así mismo, decidieron profundizar la coordinación de posiciones entre sus países en los diversos foros internacionales.

Delito Transnacional Organizado y Asuntos de Seguridad

Los Presidentes manifestaron su voluntad y firme compromiso para combatir el terrorismo, y reafirmaron que éste, en todas sus formas y manifestaciones, cualquiera sea su origen o motivación, no tiene justificación alguna. Afirmaron además, que el terrorismo y el problema mundial de las drogas constituyen graves amenazas para la seguridad, la democracia y al Estado de Derecho. Y debe combatirse con estricto apego al Derecho Internacional, a las normas de protección de los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario.

Asimismo, expresaron su decidido compromiso para fortalecer la cooperación internacional que permita reprimir, combatir y sancionar todo acto terrorista de conformidad con la ley internacional pertinente, coordinando acciones conjuntas entre las autoridades nacionales de cada uno de los cuatro países, garantizando el respeto de sus soberanías.

Se comprometieron a intensificar las acciones para dar estricto cumplimiento a las disposiciones de los diversos instrumentos internacionales vigentes, en particular el Convenio Internacional para la Represión de la Financiación del Terrorismo y la Resolución 1373 del Consejo de Seguridad, los cuales brindan las herramientas necesarias para hacer frente al terrorismo de manera eficaz y castigar a quienes cometen tales actos.

Asimismo, reiteraron la importancia de continuar cumpliendo con las recomendaciones y medidas contenidas en el Programa de Acción de las Naciones Unidas para Prevenir, Combatir y Erradicar el Tráfico Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras, así como los compromisos contenidos en la Declaración de Bogotá sobre el funcionamiento y aplicación de la Convención Interamericana contra la Fabricación y Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, municiones, explosivos, y otros materiales.

Los Presidentes hicieron un llamado a la comunidad internacional, para sumar esfuerzos en el fortalecimiento de la institucionalidad jurídica internacional, así como para el respeto a la soberanía de las naciones y a la no-injerencia en los asuntos internos de ningún país, garantizando así la paz y la estabilidad internacional y de la Región Suramericana.

Del mismo modo saludaron la realización de la Reunión Temática Ministerial de Defensa y Seguridad Integral de la Amazonia, y de la Conferencia Sudamericana sobre Seguridad Ciudadana (Plan de Acción de Cusco). Se recibió con beneplácito el ofrecimiento del Presidente del Gobierno español de cooperación en este campo.

La pobreza, la mayor dolencia mundial

La pobreza que afecta a millones de seres en el mundo, impidiendo a regiones enteras las más elementales condiciones para una vida digna, además del freno que representa para el desarrollo de las naciones, es una de las mayores causas de desestabilización al negar derechos humanos elementales como salud, alimentación, educación y vivienda. Asimismo, en Colombia, el terrorismo, la droga y la violencia han generado hambre y pobreza.

Como lo ha afirmado el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva "La pobreza es el arma de destrucción masiva más poderosa que existe en el mundo". Este mal facilita la proliferación de flagelos como el SIDA y muchos otros que, en su conjunto, destruyen la vida humana. Pese a que se han desplegado políticas gubernamentales para erradicar la pobreza y pese a los adelantos científico-tecnológicos, poca ha sido la incidencia en su eliminación o mitigación.

En tal sentido, los Presidentes coincidieron en la necesidad imperiosa de coordinar esfuerzos entre sus gobiernos y los de otros países y, así como con los organismos internacionales para contribuir a la superación del hambre y de la pobreza.

Al tiempo que respaldaron lo expresado por el Presidente Álvaro Uribe Vélez en relación con la necesidad de alcanzar la equidad social como requisito fundamental para combatir la pobreza. Por ello saludaron la propuesta presentada por el Presidente Rodríguez Zapatero para el canje de deuda por educación, así como la relativa a la lucha contra el hambre y la pobreza planteada por el Presidente Lula da Silva y la propuesta para creación de un Fondo Humanitario Internacional presentada por el Presidente Hugo Chávez Frías en la Cumbre de Monterrey.

La integración

Los Presidentes registraron como hechos históricos y alentadores, los esfuerzos realizados por los países de América del Sur hacia la integración y, particularmente, los avances de la CAN y MERCOSUR que, a partir de los últimos Acuerdos de Cusco, Perú, abren un espacio mucho más amplio con la creación de la Comunidad Suramericana de Naciones. Del mismo modo, aprecian los esfuerzos realizados por el CARICOM encaminados a la formación de un mercado común entre los países del Caribe, y la integración con Centroamérica.

Asimismo, expresaron la importancia de continuar cumpliendo con las recomendaciones contenidas en el programa de acción de las Naciones Unidas para Prevenir, Combatir y Erradicar el Trafico ilícito de armas pequeñas y ligeras, y a impulsar dentro del marco de la Convención Interamericana contra la Fabricación y el Trafico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros materiales relacionados-CIFTA-, la aplicación nacional de los Reglamentos Modelos en el Control del Trafico Internacional y Corretaje de Armas, aprobados en el marco de la CICAD y los compromisos contenidos en la Declaración de Bogotá.

Asimismo, resaltaron la importancia de la Comunidad Suramericana de Naciones como mecanismo para promover la coordinación política y la integración económica, social y cultural, así como proyectar los intereses de los países de América del Sur en el escenario internacional.

En este mismo sentido, los Presidentes de los cuatro países saludaron como un hecho estimulante, los esfuerzos que se han iniciado para la búsqueda de acuerdos entre la CAN y MERCOSUR, y de ambos con la Unión Europea, proceso en el cual el Reino de España está jugando un rol fundamental.

Reiteraron que la iniciativa PETROAMERICA, para la integración energética de la región, beneficia el desarrollo económico y social de los pueblos, mediante el acceso democrático a los recursos naturales energéticos, y destacaron la constitución de PETROSUR entre Venezuela y Argentina en el marco de la XXVI Reunión del Consejo del Mercado Común y Cumbre de Jefes de Estados del MERCOSUR, Estados asociados e Invitados Especiales, realizada el 7 y 8 de julio en Puerto Iguazú.

Al respecto, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela invitó a Colombia a que, como parte de los esfuerzos en pro de la consolidación de las relaciones energéticas entre ambos países, se sume a esta iniciativa. Durante este encuentro, ha quedado abierta la invitación para que España contemple la posibilidad de participar en esta iniciativa.

Ratificaron su convicción sobre la importancia de las Cumbres Iberoamericanas, y resaltaron la necesidad de impulsar los procesos legislativos necesarios para proceder a la ratificación del Convenio de Santa Cruz de la Sierra, constitutivo de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) de la Cumbre Iberoamericana, en la próxima reunión a realizarse durante el mes de Octubre en Salamanca, España.

Subrayan la importancia de fortalecer la Red Iberoamericana de Cooperación Judicial en materia penal y civil. Subrayaron la importancia de profundizar la relación Iberoamericana y de fortalecer las áreas de infraestructura, educación, incluida la red Iberoamericana de Cooperación Judicial en materia penal y civil.

Los Presidentes reiteraron su respaldo a los Proyectos de Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA) como el Eje Meta-Orinoco, el Eje Multimodal del Amazonas y el Eje del Escudo Guayanés, dada su importancia y positivo impacto que tendrán para las tres naciones fronterizas.

Multilateralidad y Democracia

Los Presidentes reafirmaron el compromiso con el fortalecimiento de un orden multilateral basado en la igualdad soberana de todos los Estados y en el respeto a las normas y principios de Derecho Internacional. Coincidieron en cuanto a la importancia de la búsqueda del entendimiento por la vía diplomática y de la solución pacífica de las controversias.

La democracia es un postulado político primordial de nuestros países, que debe tener una expresión verdadera con el desarrollo de las instituciones, el pluralismo y la cohesión social, así como en los organismos internacionales. Resaltaron el papel central de las Naciones Unidas como principal instrumento universal para la preservación de la paz y de la seguridad internacional.

Los Presidentes apoyaron el proceso de Reforma de las Naciones Unidas, inclusive la reforma del Consejo de Seguridad, y saludaron el Informe presentado por el Secretario General.

Los Presidentes coincidieron en que las relaciones comerciales multilaterales, contribuyen al desarrollo de los países, así como a un mayor equilibrio económico internacional.

En lo concerniente a la OMC coincidieron en la necesidad de trabajar de manera concertada para la promoción de un sistema multilateral de comercio más justo y equitativo. Los Presidentes registraron la referencia del Presidente Lula a la candidatura brasileña a la Dirección General de la Organización Mundial de Comercio (OMC) orientada a favor de los intereses de los países en desarrollo en la OMC, en particular en la ronda de negociaciones de Doha.

España y Suramérica

Dada la histórica relación entre España y los países de Suramérica, la profundización, extensión y fortalecimiento de esa relación, es un requerimiento de nuestros pueblos para ir más allá de nuestras fronteras continentales hacia los procesos de integración ya no sólo entre países sino entre continentes.

En el contexto de las relaciones culturales entre España y Suramérica los Mandatarios saludaron y se sumaron a la celebración del Cuatricentenario de El Quijote, haciendo los mejores augurios para esta nueva era de relaciones entre nuestros países y pueblos, que hoy se acercan de manera determinante para construir una nueva historia de indivisibles lazos, de amistad y cooperación.

América del Sur en el Mundo: La Cumbre América del Sur-Países Árabes y la Alianza de Civilizaciones

Los Presidentes manifiestan su apoyo a esta iniciativa del Gobierno de Brasil por considerarla parte fundamental del dialogo entre civilizaciones, imprescindible para el entendimiento de la sociedad humana, para su desarrollo general y muy particularmente el relativo a los valores culturales que, amalgamados, contribuyen al mejor entendimiento entre los pueblos y naciones, fundamental para la estabilidad y la prosperidad.

Apoyan la propuesta del Presidente del Gobierno del Reino de España sobre la Alianza de Civilizaciones, presentada ante la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre de 2004, como un proyecto global para un mejor desarrollo de la paz y del entendimiento mundiales, favorablemente recibida en la última Cumbre de la Liga Árabe realizada en Argel.

Los Presidentes acuerdan un mecanismo para el seguimiento de las políticas aquí trazadas y de los acuerdos que de ellas se deriven, a tal fin encargan a sus respectivos Ministros de Relaciones Exteriores para que diseñen el referido mecanismo y coordinen las futuras reuniones.

Los Presidentes de la República Federativa de Brasil, Luíz Inácio Lula da Silva, la República de Colombia, Álvaro Uribe Vélez y el Presidente del Gobierno del Reino de España, José Luís Rodríguez Zapatero, manifestaron su agradecimiento al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y al pueblo venezolano por la calurosa acogida y atención brindadas tanto a los Presidentes, como a sus comitivas durante su estancia en este hermano país.

Dado en Ciudad Guayana, el día 29 de marzo de 2005.