Su obra pictórica se encuentra cobijada por los más importantes museos del Ecuador y América Latina. En 1946 obtuvo el Premio Nacional de Pintura del Segundo Salón de Mayo, evento organizado por la Casa de la Cultura Ecuatoriana. En varias ocasiones se hizo acreedor al Premio Mariano Aguilera, uno de los más importantes del país y que hasta ahora lo mantiene el Municipio de Quito. También ganó varias veces los premios de los Salones de Julio y Octubre que mantiene el Municipio de Guayaquil. Fue un destacado maestro de juventudes en las artes plásticas, en varias instituciones: la inolvidable Escuela de Bellas Artes, fragua de los más destacados artistas plásticos del Ecuador; y de los colegios: Nacional Mejía, Normales Manuela Cañizares y Juan Montalvo y de la Escuela Espejo. Fue también representante de los artistas plásticos ante el Directorio de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y Director del Museo de Arte Nacional de la misma Institución cultural. Con su colega y entrañable amigo, Diógenes Paredes, pintaron los hermosos murales que adornan el vestíbulo del Edificio principal de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, murales que recogen la historia de nuestro Ecuador, en su historia verdadera de país plurinacional y multicultural. OPCION se honra recordando la trayectoria de este gran pintor ecuatoriano, cuyo hijo, Edwin Guerrero Blum, es un querido amigo de nuestro periódico y un importante colaborador con artículos de carácter político y cultural.