JPEG - 10.5 KB

La Comisión de Derechos Humanos (CDH) perdió toda credibilidad al votar contra una propuesta sobre la situación de los presos de Estados Unidos en la base militar de Guantánamo, afirmó hoy aquí el embajador cubano Iván Mora Godoy.

El diplomático denunció en esta votación prevalecieron la doble moral y la hipocresía, junto a las presiones de Estados Unidos, el gobierno que detiene de forma ilegal a cientos de personas en ese “centro internacional de torturas”.

La delegación cubana ofreció una conferencia de prensa tras la votación de ese proyecto, que contó con el copatrocinio de Belarús, Siria, Libia y Venezuela.

La iniciativa recibió ocho votos a favor, incluidos los de China, Malasia, México y Guatemala, 22 en contra y 23 abstenciones.

Al presentar el documento Mora Godoy expresó que pese a insistencias de Cuba, “ninguno de los autotitulados tutores de los derechos humanos tuvo el valor de respaldarlo”.

Subrayó que el propósito respondió a la “necesidad de poner fin a la impunidad y al silencio cómplice sobre algunas de las violaciones más graves de la historia reciente”.

Dijo que el documento no prejuzga, ni condena ni pide sanciones, sino sólo conocer sobre la situación de los prisioneros en la base del Pentágono en Guantánamo.

Ninguno de los 25 países miembros de la UE y otros dispuestos a acompañar acciones contra las naciones del Sur, se atrevió a desafiar a la potencia hegemónica, expreso el embajador cubano.

La Unión Europea no tiene necesidad de quitarse la careta. Han quedado al desnudo su hipocresía y cobardía, fustigó Mora Godoy en medio de aplausos en el recinto plenario de este 61 período de sesiones de la Comisión.

Luego representantes de varios países hicieron uso de la palabra para explicar su voto.

El delegado estadounidense alegó que el proyecto era fruto de una represalia política, aunque no respondió al cuestionamiento de cuándo Washington permitirá a varios relatores especiales de la CDH visitar a los detenidos en el suroriental territorio cubano.

La defensa del embajador hondureño Benjamín Zapata a la postura de Estados Unidos fue motivo de muchos comentarios, mientras que el represente de los Países Bajos, a nombre de la UE, sorprendió al opinar que la propuesta cubana “no contribuye a mejorar la situación de los detenidos en la guerra contra el terrorismo”.

De todas formas, el embajador europeo instó a la Casa Blanca a resolver rápidamente requerimientos de mecanismos de la CDH sobre Guantánamo.

Perú y Costa Rica también explicaron su voto contra el documento presentado por La Habana, mientras Canadá anunció su abstención.

Por su parte, Sudán se manifestó a favor del proyecto al destacar que es la primera vez que se pone en entredicho a un país del llamado mundo libre. “Es un gran salto ante el doble rasero y selectividad”, añadió.

El representante de Jartum dijo que en un diálogo interactivo altos funcionarios estadounidenses no pudieron explicar si los detenidos estarán tras las rejas indefinidamente. Tampoco respecto a la distinción entre prisioneros de guerra y combatientes enemigos.

Malasia se llevó palmas de parte del auditorio cuando refrendó el documento y lo consideró en el mejor interés de las preocupaciones de la comunidad internacional.

Durante el encuentro con los periodistas el jefe de la misión cubana, Juan Antonio Fernández Palacio, dijo que su país seguirá esta batalla y que lo de hoy fue sólo “un capítulo”.

Indicó que con su actuación, la UE extiende un certificado de complicidad a Washington en sus guerras actuales y futuras.

La Casa Blanca tiene un listado para sus ataques preventivos y las torturas de ahora se podrán repetir contra otros pueblos, alertó.