JPEG - 8.2 KB

En la firme intención del Gobierno Bolivariano de entregar al pueblo poder, esta vez a través de herramientas del aprendizaje y la cultura, se llevó adelante con éxito la primera jornada de distribución de El Quijote, de Miguel de Cervantes, en la cual se entregaron 188 mil libros del millón que se editaron para ser entregados a la población.

Según las estimaciones, en esta primera jornada, realizada el pasado sábado, sólo en Caracas se entregaron 68 mil tomos. Los repartidos en todo el país llevan a que una, de cada 25 familias venezolanas, cuente con el escrito en su hogar. Al momento en que se concluya la distribución prevista, será una, de cada 5 familias, las que tengan una edición.

Para el escritor Luis Brito García, la iniciativa del Ministerio para la Cultura de distribuir un millón de ejemplares de El Quijote, de Cervantes, en las plazas Bolívar del país se convirtió en el paso para la conformación de la “reserva intelectual”.

En el marco de la celebración del Día del Idioma, Francisco Sesto, titular de la cartera de Cultura, comentó que la iniciativa llevada adelante para entregar la obra de Cervantes a la población también se asienta en la celebración de los 400 años de aparición pública de la novela.

“Nos pareció bueno celebrarlo editando El Quijote, y de esta manera masiva, porque es la lucha contra la exclusión, como estamos concibiendo la gestión pública de la cultura”, agregó el ministro.

En el propósito de entregar herramientas de la cultura al pueblo, el Gobierno nacional editó, en 2004, 25 millones de ejemplares para conformar la Biblioteca Básica Temática y un millón 400 mil de la Biblioteca Básica de Autores Venezolanos.

El Gobierno Bolivariano, también se encargará de editar, eventualmente, un millón de ejemplares de Los Miserables, según lo anunció el presidente Chávez, como parte del proyecto cultural revolucionario.

Avanza la Misión Cultura

En este particular, el ministro Sesto destacó que el pueblo, desde siempre, “esta en ebullición en la cultura”, pero que hubo gobiernos que no atendieron este fenómeno y se dedicaron sólo a un sector de la población, por lo que se trabaja para la inclusión y para llegar a todas partes con la Misión.

Dentro de este plan habrá un estudiante universitario por cada 250 familias, lo que sumará a 28 mil jóvenes a trabajar con proyectos en materia cultural en las comunidades.

Al respecto, el presidente Chávez agregó, que esto permitirá un doble objetivo: el de “la recuperación de lo nuestro” y la incorporación progresiva de jóvenes y mujeres desempleados que se vayan sumando a los programas como activadores culturales.