JPEG - 14 KB

Los precios del petróleo cedieron hoy posiciones a la apertura de la jornada en los mercados internacionales, respaldados por señales de recuperación en los inventarios estadounidenses de energéticos. Según reportes del Departamento de Energía, las disponibilidades de crudo llegaron la pasada semana hasta 324,4 millones de barriles, cifra que equivale a un aumento del 9% respecto a igual período del 2004.

A ese comportamiento contribuyeron las importaciones, las cuales alcanzaron un volumen diario promedio de 10,9 millones de barriles, uno de los mas elevados en la historia del país.

Respecto a la gasolina, el descenso en las existencias fue de apenas 300.000 barriles, por debajo de las previsiones de los analistas (700.000 unidades), para de esa forma colocarse en 211,3 millones de toneles.

No obstante, esa cantidad representa un incremento en torno al 5% en comparación con el año precedente, a lo cual se suma una producción diaria promedio de 8,9 millones de barriles, la mas alta desde diciembre último.

Asimismo, las refinerías operaron al 91,3% de su capacidad la pasada semana, para un retroceso de sólo el 0,5% debido a labores de mantenimiento y averías.

Con ese panorama, la cotización del West Texas Intermediate (WTI) registró un descenso de 35 centavos en los contratos para entrega en junio, hasta llegar a 51,26 dólares el barril, mientras que el Brent cedió 54 centavos y se colocó en 51,75 dólares.

En opinión de los expertos, las compañías encargadas del procesamiento de crudo intentarán mantener elevados niveles de disponibilidad en su infraestructura, pues la refinación aporta amplios márgenes de beneficios.

No obstante, la economía norteamericana muestra pérdidas significativas en la infraestructura del sector, ya que la capacidad de refinación descendió de 18,6 millones de barriles diarios en 1981 a 16,9 millones en la actualidad.