Al inicio de la guerra, unidades completas de lanza-misiles «Zenith» partieron de la URSS hacia Vietnam. El 2do batallón de Briansk, por ejemplo, partió en su totalidad. Allí probamos el nuevo material, lo mejoramos para escapar de los misiles y aprendimos a tirar contra objetivos de pequeño tamaño. Sólo utilizamos dispositivos de lanzamiento tierra-aire C-75, pues los primeros C-125 aparecieron en Egipto. Los vietnamitas querían los C-125, pero ello implicaba que el material pasara por China y nosotros temíamos que una parte no llegara a su destino. Yo llegué sobrevolando Afganistán, Pakistán, la India y Birmania, no había otro camino. Los acuerdos con esos países eran válidos en cuanto a personas, pero no para las armas, y los barcos norteamericanos hacían peligroso el traslado por mar. Los vietnamitas recibieron los C-125 pero ya la guerra había terminado. También querían lanza-misiles «Strela-1», pero nosotros no queríamos que se divulgara su tecnología. _ Desde el inicio comprendimos que los norteamericanos no estaban preparados para esa guerra. Sus aviones volaban a una altitud de buen alcance para nosotros, y sin formación táctica. ¡El mayor Proskurnin fue condecorado por dar en cuatro blancos con sólo tres misiles! Los Estados Unidos habían subestimado nuestros medios y se conmocionaron después de sufrir graves pérdidas. Empezaron a volar más bajo y se convirtieron en un buen blanco para la artillería vietnamita. En 1972 los norteamericanos desencadenaron la operación «Linebacker 2», cuando los B-52 bombardearon todo el Norte del país. Después comprendieron que allí ya no había blancos que atacar, pues las armas estaban escondidas en las montañas. El napalm fue utilizado en el Sur para hacer salir de la selva a los combatientes. Los vietnamitas no autorizaron a los especialistas rusos a participar en las decisiones militares, pero nosotros tratamos de obtener informaciones sobre las operaciones en el Sur, saber cuándo iban a extenderse hacia Cambodia o hacia Laos. Fue imposible, el partido estaba muy alerta.

Fuente
Vremya Novostyey (Rusia)

«Вьетнамцы старались, чтобы мы не командовали », par Evgueni Antonov, Vremya Novostyey. Este texto ha sido adaptado de una entrevista.