JPEG - 11.8 KB
José Miguel Insulza

Después de la elección del ministro José Miguel Insulza como secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), surgen las preguntas sobre cuáles serán los cambios que producirán durante su mandato, si en definitiva se debe a los acuerdos y consenso alcanzado por la señora Condolezza Rice con la mayorías de los gobiernos del hemisferio; pero también le han hecho presente la controversial reivindicación marítima por Bolivia; se suma a ésta situación la denuncia del Perú sobre la venta de armas de Chile al Ecuador y un Proyecto de Declaración Americana sobre los derechos de los Pueblos Indígenas que contiene como derecho esencial el derecho a la libre determinación.

Ha quedado en claro que el candidato de los Estados Unidos, no era el ex presidente Francisco Flores del Salvador, ni el ministro Derbez de México, sino, el ministro José Miguel Insulza, sencillamente, porque Estados Unidos tiene variadas preocupaciones por el protagonismo y alianza política y comercial entre Venezuela, Brasil y Argentina. El país más próximo y que responde al tratado de libre comercio para los Estados Unidos, es Chile. Estados Unidos necesita un aliado para contrarrestar las alianzas del cono sur, de lo contrario el MERCOSUR comienza a tomar fuerza y tendrá que negociar en bloque y no individual y aisladamente como ha sucedido con Chile.

Estados Unidos nunca tuvo como candidato a Francisco Flores, ni al canciller de México Luis Derbez. Los países de Centro América y el Caribe son sus vecinos y tiene muchas maneras para establecer influencias sobre ellos. Es el caso de Centro América en donde el tratado de libre comercio se esta negociando en bloque y no por países, a pesar que esta formula afecta la soberanía de cada país. Y al país de Derbez, luego de establecer un tratado de libre comercio, le han instalado una gran muralla - especie muralla China para el control de la migración de los Pueblos de mesosamérica, que esperaban que el tratado de libre comercio sería una oportunidad para beneficiarse del mercado laboral de los Estados Unidos.

Los reiterados empates que se produjeron en la primera vuelta para la elección del secretario general de la OEA, dio la oportunidad para que Estados Unidos utilizara todo el peso de su influencia para conseguir un consenso en el hemisferio, pero a la vez sirvió para establecer sus condiciones tras las bambalinas. Las declaraciones del ministro Insulza que afirmó “soy el candidato de Estados Unidos”. A raíz de la reunión en Santiago de Chile, constituía el establecimiento de las condiciones de los Estados Unidos sobre el ministro Insulza para el desempeño de su función como secretario general.

Lo anterior esta dentro de lo aceptable en el marco de la práctica de la diplomacia y las relaciones multilaterales. Sin embargo, las acusaciones del gobierno del Perú, en la sesión del Consejo Permanente que tenía por objeto la elección el secretario general de la OEA, posiblemente sea el escenario más complejo que deba enfrentar el secretario general. El foro que se eligió para la presentación de la denuncias tienen una dimensión incalculable y podría complicar definitivamente al recién electo secretario general.

Sin embargo, los antecedentes que disponía Perú eran cuestiones totalmente conocidas por las partes involucradas, no se podía esperar otra cosa, más bien el gobierno de Lima solo esperaba la oportunidad propicia sabiendo el alcance de los hechos y las consecuencias de una eventual investigación con alcance internacional. Hace exactamente tres semanas comenzó un juicio político y judicial en contra del ex presidente Alberto Fujimori, por traición a la patria, a la luz de los hechos, esta decisión constituía el anuncio de los propósitos del Perú alrededor de la elección del secretario general de la OEA.

Paralelamente a las preocupaciones del Perú, hace unos días atrás las organizaciones indígenas del Perú y del Ecuador, mediante un comunicado publico afirmaban que “esperamos con mucho interés la reunión del dos más dos”, debido, a que ellos según informan se preparan para presentar un requerimiento formal para efectuar una investigación sobre la venta de armas de Chile al Ecuador, debido, que en el marco del conflicto armado entre Perú y el Ecuador, el conflicto se desarrolló en el territorio de los Pueblos indígenas Shuar y Ashuar, además -afirman- la población desarraigada y los muertos como consecuencia del conflicto armado internacional fueron mayoritariamente indígenas. En definitiva subrayan que las “armas vendidas por Chile, asesinaron a personas indígenas que siempre vivieron en esos territorios”. A partir de esta situación ellos consideran legítimo exigir un esclarecimiento de los hechos. Esta situación podría agregar un nuevo elemento en la reunión del dos más dos que sigue pendiente.

El reclamo que presento el gobierno del Perú, tanto en una nota formal al gobierno de Chile, y en la sesión del Consejo Permanente de la OEA, tiene como elemento determinante, no tan solo la situación de Chile como país garante en el conflicto, sino, que en ése entonces el recién elegido secretario general de la Organización de Estados Americanos, ejercía la función de ministro de relaciones exteriores de Chile. Este asunto es crucial a la hora de continuar con la investigación y determinar responsabilidades en el derecho internacional; el gobierno del Perú en su intervención en la sesión del Consejo Permanente, ha hecho anuncio relativamente preocupante para las relaciones reciprocas con Chile, pero, porque están seguros que en algún momento se tendrá que determinar las responsabilidades.

Otro asunto de relativa importancia que las organizaciones indígenas del Ecuador han dado cuenta en su comunicado, pero no ha tenido la debida atención, se refiere a las vinculaciones del general Augusto Pinochet con los militares del Ecuador. Las organizaciones indígenas han subrayado como asunto de preocupación la estrecha y continua relación del general Pinochet con los militares del Ecuador. Para las organizaciones indígenas del Ecuador, según dan cuenta en su comunicado, “no es suficiente las declaraciones del ministro Jaime Ravinet, debido, a que ellos disponen de otras informaciones que merecen una pronta y oportuna investigación” y naturalmente esto explica el interés de los indígenas para pedir una investigación sobre los hechos que convulsionó la relación de ambos países.

Surgen muchas interrogantes sobre lo sucedido en la sesión del Consejo Permanente sobre cuándo y dónde el gobierno de Lima procederá. Ya presentó el problema en el foro político de las Américas. Seguirá insistiendo en éste mismo Foro?, podrá el secretario general de la Organización de Estados Americanos tomar una posición objetiva e imparcial si en definitiva la denuncia del Perú apuntan a revisar la responsabilidad internacional del entonces ministro de relaciones exteriores de Chile en la venta de armas?

Las declaraciones del Canciller de Bolivia, deja en claro que el foro político adecuado para su reivindicación marítima, ahora es y será la Organización de Estados Americanos, sin duda, ésta situación complicara la función plena del nuevo secretario general, considerando además que no todas las decisiones de la OEA, se adoptan por consenso-mayoría-, sino, por unanimidad.

Es voz populi que la Organización de Estados Americanos OEA, como foro político, no tiene el peso que todos esperan. Esta preocupación la elección del secretario general de Costa Rica, que ahora esta siendo investigado por corrupción. A partir de estas preocupaciones se dio la oportunidad a los Estados miembros para presentar candidatos ajenos al cuestionamiento. Pero también sería injusto afirmar que el cuestionamiento es trasversal a la Organización de Estados Americanos. Sin embargo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH y la Corte Interamericana, han continuado su intenso trabajo en materias de derechos humanos, establecidos en sus estatutos y reglamentos. A nivel del sistema interamericano de protección a los derechos humanos, no subsisten las mismas críticas.

El otro asunto controversial que tendrá que sortear el nuevo secretario general, tiene relación con el Proyecto de Declaración de Americana de los Derechos de los Pueblos Indígena de la Organización de Estados Americanos. El Proyecto de Declaración tiene como derecho fundamental el derecho a la libre determinación, la restitución de las tierras y territorios entre otros derechos. El instrumento de alcance regional tiene por objeto esencialmente en reconocer los derechos colectivos de manera amplia y en base a los estándares internacionales de derechos humanos; un instrumento diferente, restrictivo y diluido, no será aceptado y/o sencillamente sería un instrumento discriminatorio con los Pueblos Indígenas y sus derechos, pero esta situación esta salvaguardo por los principios del derecho internacional.

El Proyecto en proceso de redacción, constituye uno de los desafíos fundamentales de la Organización de Estados Americanos a corto plazo en materia de derechos humanos y será previsiblemente adoptado alrededor del mandato del nuevo secretario general. Pero últimamente se ha estancado el debate precisamente por la posición del gobierno de los Estados Unidos y algunos otros, que no están dispuestos aceptar el derecho al territorio y la libre determinación para los Pueblos Indígenas.

AZKINTUWE