JPEG - 17 KB
El ideólogo estadounidense Samuel P. Huntington y su libro ¿Quiénes Somos?

Los mexicanos trabajan más duro que los negros. Frase desafortunada del presidente mexicano Vicente Fox, que le ha ocasionado la reacción airada de numerosas organizaciones de negros estadunidenses. Vicente Fox y Samuel Huntngton demuestran que el racismo y la religión tienen un significado ofensivo, bélico, en nuestro tiempo.

El Profesor de Harvard Samuel P. Huntington se ha convertido en un peligro para la Seguridad Nacional de México, en nuestra opinión muy personal. Es un enemigo fundamental de México, ya que con su libro ¿Quiénes Somos? Marca un hito en la relación multidimensional (relaciones fronterizas, binacionales y multilaterales) y multifactorial (empleo, inversión, transferencia de tecnología, migración, aguas internacionales, pesca, energéticos, sistemas alimentarios y financieros, etc.) de México con Estados Unidos en tiempos de globalización y la reduce a cenizas al declarar que los mexicanos somos ya una amenaza los Estados Unidos.

¿Quién es Samuel P. Huntington?

Samuel P. Huntington es Profesor de la cátedra Albert J. Weatherhead, III, doctorado (Ph.D.) en Harvard University, 1951, especializado en temas como Seguridad Nacional, Estrategias de las relaciones entre civiles y militares; economía política del desarrollo de los países subdesarrollados; y de Política y Desarrollo en los Estados Unidos. Es el jefe del departamento de la Academia de Estudios Internacionales, su pagina web es:

www.gov.harvard.edu/Faculty/Bios/Huntington.htm

Entre 1977 y 1978 prestó sus servicios para la Casa Blanca como Coordinador de Seguridad del Comité Nacional de Seguridad. Es fundador de la revista Foreign Policy.

Sus principales libros han sido: The Soldier and the State: The Theory and Politics of Civil-Military Relations (1957), The Common Defense: Strategic Programs in National Politics (1961), Political Order in Changing Societies (1968), American Politics: The Promise of Disharmony (1981), The Third Wave: Democratization in the Late Twentieth Century (1991), The Clash of Civilizations and Remaking of World Order (1996), and Who Are We? The Challenges to America’s National Identity (2004).

Los 2 últimos libros son trascendenctales ya que el Choque de las Civilizaciones (The Clash of Civilizations) fue el texto académico que más influyó en las guerras contra los países árabes.

El más reciente es una apología hacia el control de las comunidades mexicanas en Estados Unidos, políticas que empiezan a aplicar la Presidencia de GWB con su Ley Anti-inmigrante como Governator en California pidiendo que se construya un muro por toda la frontera con México -hay que recordar que este personaje es de origen austriaco, igual que Adolfo Hitler, como el conductor Lous Dobbs de CNN o como la ultraderechista cadena Fox de TV, así como las llamadas «fuerzas civiles» de Arizona, que son en si grupos paramilitares que reciben el apelativo de «Minutemen».

Sus recientes cursos muestran su inclinación; Religión y Política; Cultura y Política; Guerra, Paz y Política Mundial; Quienes Somos, Temas acerca de nuestra identidad; mientras en México nuestras prestigiadas Think Tanks, tanto la universidad pública (UNAM) como la privada (ITESM) se la pasan en cursos para el retraso mental, siempre pensando en la famosa currícula y en la autorización de entidades americanas en los planes de estudio y se convierten en pasmosas teaching universities para crear zombies con corbata, calificaciones excelentes sólo para barberos, copiadores y memorizadores.

Mientras no generamos nada de Inteligencia y Seguridad Nacional, Estados Unidos y sus grandes universidades, nos detectan, nos conocen, nos estudian y nos lanzan campañas de miedo, de guerra económica, financiera, ideológica, consumismo idiota (nos macdonalizan) y lleno de aspartame y noetame;

¿Ha Ud leído las etiquetas de los productos «Light» o «Diet» antes de consumirlos?

Si no es así, a partir de hoy tendrá que agregarlo a la lista de cosas que debe hacer antes de comprar o consumir cualquiera de estos productos. Si descubre dentro del contenido la palabra ASPARTAME, entonces lo que está comprando no es un alimento, sino un veneno capaz de causar serios daños a su salud o a la salud de su familia. El aspartame es un químico además de una neurotoxina, utilizado como edulcorante (endulzante).

En el mercado lo encontramos en una infinidad de productos «Light» o «Diet», donde el azúcar es sustituido por este químico y cuyas marcas principales son NutraSweet, Canderel, Equal, Splenda y muchas otras debido a que la patente ya expiró y cualquier empresa puede fabricarlo y comercializarlo. Ahora han sacado al mercado un nuevo edulcorante, el NEOTAME, que tiene un poder endulzante de 4000 veces mas que el aspartame. Ya podrá imaginar el daño que causa.

En México, la Secretara de Salud, ya ha aprobado el uso del Neotame desde octubre de 2002, basándose en los falsos informes que han hecho los EEUU y seguimos bajo la premisa de que todo lo de los Estados Unidos es bueno y lo mexicano malo, el ya tradicional malinchismo; además tenemos hechos del tipo bioterrorista (fiebre aftosa, gusano barrenador, roya del café, cáncer en el MTBE de las gasolinas, paludismo que evolucionó a dengue y ahora en virus del Nilo, anencefalia en las madres de las maquiladoras fronterizas, epidemias continuas y crecientes relativas a nuestra debilidad genética, primero salpullido, luego sarampión y finalmente viruela y ahora viene la fiebre aviar).

¿Y que tiene que ver Huntington con esto? Pues que el académico es el ideólogo atrás de los experimentos de Fort Detrick que es el Centro de Operaciones Bioterroristas de los Estados Unidos ¿recuerdan de dónde salió el ántrax enviado por carta a los senadores de izquierda del Partido Demócrata Tom Dashle y Patrick Leahy, y al periodista estelar de la NBC, Tom Brokaw, que seguía la pista del ántrax, que tenía una dosis tan potente que hubiera matado a toda la población de EEUU?

Todos estos personajes son opositores al Presidente Bush. O sea que no sólo experimentan con los mexicanos. También emplean estas armas bioterroristas para controlar y/o asustar a los senadores y políticos y periodistas que no están de acuerdo con el bushismo y las investigaciones apuntan hacia un experto en ántrax vacunado contra este patógeno Steven Hatfill, un científico que dependía del Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército (USAMRIID), en Fort Detrick (Maryland), ligado a la CIA y al Pentágono cuyo perfil encaja con el del bioterrorista profesional y cuya enigmática trayectoria comienza en los setenta trabajando a la vez para el Ejército de EEUU y el régimen racista blanco de la antigua Rodesia (hoy Zimbabwe).

Hatfill fue entonces acusado de causar el mayor brote de ántrax de la historia entre 10 mil campesinos negros. El columnista del diario The New York Times Nicholas Kristof escribía: «Si el señor Z fuera árabe, ya estaría en la cárcel, pero es un americano de pura cepa muy próximo al Departamento de Defensa, la CIA y al programa de biodefensa».

Además del The New York Times, la lista de medios que ha retado al FBI a que investigue seriamente a Hatfill incluye el Baltimore Sun, The American Prospect, Dallas Morning News y la cadena ABC, así como la Federación de Científicos Americanos (FAS), una institución respaldada por más de medio centenar de premios Nóbel.

La respuesta del FBI ha sido calificar a Hatfill como una «persona interesante». Claro que es interesante ya que Hatfill había alardeado de haber sido «un doble agente en Sudáfrica».

El periódico sudafricano The Daily Dispatch ha relacionado a Hatfill con Eugene Terreblanche, jefe de una organización paramilitar neonazi, mientras estudiaba en la Universidad de Stellenbosch, a mediados de los ochenta, tras graduarse en medicina en Godfrey Higgins Scholl, en Rodesia (actual Zimbabwe).

Así que imagine usted si tuviéramos en México políticas de seguridad nacional para prevenir este tipo de ataques bioterroristas contra nuestra población, nuestros recursos y nuestros activos en general. Pero nada, nada hemos hecho, todo es pura tontería neoliberaloide que llena nuestras universidades de basura ideológica de «Libre Mercado» cuando nuestros compatriotas emigran precisamente porque no hay «Libre Mercado» todo esta monopolizado u oligopolizado por las 300 familias Forbes que detentan el 60 por ciento de nuestra riqueza.

Por ello insistimos en aplicar con toda la fuerza permitida por la ley el articulo 28 constitucional para empezar a reconstruir la nación con sus órganos de control y Seguridad Nacional.