Los recientes anincios sobre la muerte súbita del «problema demográfico» son prematuros. La prensa ha divulgado generosamente un informe de un equipo norteamericano ?israelí, ninguno de cuyos miembros es especialista profesional en demografía. El informe afirma que la población palestina se acerca más a los 2,4 millones que a los 3,8 millones. Su conclusión es que con una mayoría judía estable en todo el territorio no hay razones para separarse de Judea, Samaria y Gaza. El estudio merece ser analizado.

Contrariamente a las afirmaciones de los autores, nadie en Israel se deja engañar por la cifra de 3,8 millones de palestinos ni olvida que ahí se incluyen los árabes de Jerusalén. De hecho, entre el Mediterráneo y el río Jordán hay 5,2 millones de judíos, 300 000 inmigrados no judíos integrados a la población mayoritaria israelí, 1,3 millones de árabes israelíes y 3,4 millones de palestinos en Judea, Samaria y Gaza, o sea un 51% de judíos y un 3% de no judíos integrados. Si hacemos un cálculo promedio de la natalidad árabe y tenemos en cuenta la probable disminución de la tasa de fecundidad de las mujeres palestinas, se calcula que en 2020 los judíos y no judíos integrados representarán el 47% de la población establecida entre el Jordán y el Mediterráneo y en 2050 solo podrían representar el 37%. Este resultado no toma en consideración la inmigración árabe.
En su informe, los autores seleccionan sistemáticamente los estimados más bajos de la tasa de natalidad sin explicar cuáles son los elementos que las hacen más confiables que a las demás. Las cifras que comentan no pueden ser verificadas y se basan incluso en definiciones imprecisas. Nuestros cálculos de la tasa de fecundidad de los palestinos tienen como base la tasa de natalidad de los árabes israelíes, estable desde hace 20 años, y más elevada que la tasa de natalidad del resto del mundo árabe.
Los autores del informe piensan que la mayoría judía se mantendrá al contar con una fuerte inmigración judía en Israel mientras que la reserva que representa la diáspora se agota y nada permite prever nuevas olas de inmigración.

Fuente
Jerusalem Post (Israel)

«Battle of the numbers: Jewish minority by 2020», por Sergio Dellapergola, Jerusalem Post, 17 de mayo de 2005.