JPEG - 20.2 KB

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, firmó una demanda de reclamación de extradición del terrorista de origen cubano Luis Posada Carriles.

En su programa dominical Aló Presidente del día 22 de mayo, el gobernante firmó una de las planillas de recolección de firmas que promueven activistas antiterroristas venezolanos para respaldar la demanda de entrega del criminal.

Si tiene vergüenza, Washington debe extraditar a Posada, advirtió Chávez, quien denunció que también estuvo involucrado en el golpe de estado en Venezuela en abril de 2002.

Chávez precisó que su gobierno tiene evidencias de la participación de Posada, junto a contactos suyos en Venezuela y Centroamérica, en los preparativos del golpe de 2002 e intentos repetidos de desestabilizar al país, incluida la opción del magnicidio.

En su habitual programa dominical, transmitido en esta ocasión desde el capitalino Fuerte Tiuna, el estadista venezolano advirtió que la única forma en que Estados Unidos no aparezca protegiendo abierta y descaradamente el terrorismo internacional es que extraditen a Posada para que sea juzgado. Puntualizó que en Venezuela no hay pena de muerte ni se tortura a nadie, pero tiene que darle la cara a la justicia.

El jefe de Estado denunció que Posada no sólo es responsable de 73 muertes con la voladura de un avión civil cubano, sino de muertos y torturados en Venezuela, cuando ocupó un cargo en la vieja policía.

Precisó que el caso constituye una prueba de que el gobierno de Estados Unidos protege al terrorismo, y a uno de los más grandes terroristas de la historia de América y del mundo.

Es para que el mundo se preocupe: la primera potencia mundial considera que hay un terrorismo malo y otro bueno, muertes buenas y malas, indicó Chávez, quien consideró que Posada fue detenido cuando afloró la presión internacional, la del Congreso norteamericano y medios de prensa.

El presidente venezolano apuntó que la CIA, el FBI y Venezuela tienen pruebas irrefutables de su culpabilidad y recordó que la periodista venezolana Alicia Herrera escribió un libro con la expresión de uno de ellos: “Pusimos la bomba ¿Y qué?”.

Apoyados por la CIA pusieron la bomba cuando George Bush padre era jefe de esa institución y luego el mismo indultó a Orlando Bosch, otro terrorista de origen cubano vinculado al caso.

Explicó que ahora el gobierno norteamericano lo protege porque tiene miedo que hable, pues fue miembro de la CIA y probablemente todavía lo sea.

Chávez mostró asimismo copias de documentos desclasificados que demuestran que fue entrenado por Estados Unidos y trabajó en el Ministerio de Relaciones Interiores de Venezuela como infiltrado de la CIA.

La negativa de extradición afectará relaciones con Estados Unidos

El presidente Chávez indicó que es muy difícil mantener relaciones diplomáticas con “un gobierno que descaradamente oculte y protege al terrorismo internacional”.

“Si Estados Unidos no extradita, cumpliendo con su obligación ante el mundo, a este terrorista a Venezuela, nosotros colocaremos en observación nuestras relaciones y tendremos que tomar algunas decisiones”, precisó.

Al respecto puntualizó que serían decisiones modestas: ellos son los gigantes, pero también gigantes en la inmoralidad y el atropello. Nosotros somos un país pequeño, pero gigantes en la moral y en la dignidad.

Habría que evaluar si valdría la pena tener embajada en Estados Unidos, si valdría la pena que Estados Unidos tenga embajada en Venezuela. ¿Para qué? Me pregunto yo ¿para qué?, apuntó el estadista.

Precisó que si un gobierno como el del señor (George W.) Bush con todas las evidencias, escupe descaradamente al mundo y a Venezuela habría que revisar si valdría la pena tener allá una representación diplomática y ellos aquí.

Chávez apuntó que su gobierno esperará a la decisión de un tribunal norteamericano prevista para el próximo 13 de junio, pero aseguró que si no se extradita al prófugo de la justicia venezolana, se tomarán acciones diplomáticas y se evaluarán iniciativas internacionales.

Recordó que Posada es responsable de muertes de cubanos, guyaneses, un italiano y ciudadanos de otros países, además de venezolanos, y hay suficiente material para acusar al gobierno de Estados Unidos ante un tribunal internacional de proteger al terrorismo.

Habría que ir a la Organización de Estados Americanos (OEA) a acusar a ese gobierno de violar la Carta Democrática y los derechos humanos y a Naciones Unidas, porque es “el descaro más grande de todos los descaros”.

Recordó que se trata de un gobierno que invade a otro país utilizando el terrorismo como excusa.

De otro lado, Chávez opinó que el caso debe abordarse con dolor, pero al mismo tiempo con optimismo y se preguntó por qué Posada tuvo que ir a Estados Unidos a pedir asilo político.

¿Será que en América Latina ya este tipo de personajes no tiene mucha cabida? ¿Será que ya no hay gobiernos tan lacayos como los que hubo en Venezuela que le dieron un carnet y jefatura en la DISIP, autorizado para matar?

Al respecto Chávez estimó que pueden ser “signos de la decadencia del imperio, del imperialismo” y señales de una nueva era y un nuevo tiempo.