JPEG - 21.2 KB

Treinta y nueve delegaciones se dieron cita en Hanoi del 7 al 9 de octubre de 2004 con motivo de la V Reunión Asia-Europa (Asia-Europe Meeting-ASEM) [1]. Este foro, creado en 1996 por iniciativa de Francia y de Singapur en ocasión de la Conferencia de Bangkok [2], se reúne cada dos años a alto nivel [3] para elaborar un diálogo político global. Asimismo, la ASEM planifica encuentros regulares de ministros de Relaciones Exteriores, así como seminarios temáticos de trabajo.

JPEG - 2.3 KB

La V Reunión se caracterizó por el ingreso de 10 nuevos estados miembros de la Unión Europea y de tres Estados asiáticos: Camboya, Laos y, con un estatuto particular, Birmania. El objetivo declarado de la cumbre fue el de estrechar los lazos euroasiáticos para permitir a ambas partes encontrar una alternativa a las relaciones orientadas de manera demasiado exclusiva hacia los Estados Unidos.

Por la parte asiática, todos los Estados contaron con una representación de alto nivel (con excepción de Birmania). Dos «pesos pesados» realizaron el viaje: el primer ministro japonés Junichiro Koizumi y el primer ministro chino Wen Jiabao. Por la parte europea: el canciller alemán Gerhard Schröder y el presidente francés Jacques Chirac.

La estrategia política empleada por los «cuatro grandes» excedió ampliamente los marcos de la ASEM. Como forma de dividirse el trabajo, Gerhard Schröder unió este viaje con una visita a la India (que no es miembro de la ASEM) y Jacques Chirac lo hizo con una visita a China.

Las cancillerías se esforzaron por presentar estos contactos como algo puramente económico, cuando en realidad el fondo de las cuestiones tratadas era político y el conjunto de los participantes buscaba alianzas frente al activismo estadounidense.

Como preludio a la ASEM, Jacques Chirac efectuó una visita relámpago a la ciudad-Estado de Singapur. Se reunió allí con el nuevo primer ministro, Lee Hsien Loong, hijo del primer jefe de gobierno después de la independencia, Lee Kuan Yew, del cual era amigo personal. En términos de estricta eficacia, esta escala podía parecer superflua, ya que ambos hombres estaban llamados a trasladarse al día siguiente a Hanoi.

No obstante, permitió subrayar la paternidad franco-singapuriense de la ASEM y precisar una estrategia común. También permitió analizar la actividad de la Fundación Asia-Europa (Asia-Europe Foundation - ASIEF), organismo cultural con sede en Singapur [4]. Después de la recesión de 2001, Singapur ha podido recuperarse, alcanzando en el segundo trimestre de 2004 un crecimiento de 12,5% con una producción esencialmente basada en la más avanzada tecnología.

JPEG - 11.8 KB
Jacques Chirac y el presidente vietnamita Tran Duc Luong en Hanoi, bajo el busto de de Ho-Chi-Minh.

En Hanoi, Jacques Chirac recordó los compromisos de Francia con relación a Vietnam. Pero, sobre todo, se centró en denunciar «el imperialismo subcultural» estadounidense, pronunciando una especie de «discurso de Phnom Penh» a lo de Gaulle ante un público integrado por estudiantes.

El presidente francés desarrolló la noción de «diversidad cultural» que ya había presentado en la UNESCO con el apoyo de Canadá, que hizo aprobar en 2001 por 185 Estados, y aspira a ratificar en 2005 en una convención internacional con el apoyo de numerosos Estados, entre ellos Arabia Saudita.

La «diversidad cultural» se considera una respuesta política a la dominación estadounidense y no una transposición internacional del concepto económico-político «de excepción cultural», ni tampoco un simple «diálogo de civilizaciones».

No se trata tanto de impugnar la mercantilización de la cultura ni de defenderse de un posible «choque de civilizaciones», sino de preservar el pluralismo cultural frente a un «imperialismo subcultural».

La entrada de nuevos miembros a la ASEM ha permitido a este foro integrar a los nuevos miembros de la Unión Europea y a los nuevos miembros de la ASEAN, organización de objetivos semejantes en lo que se refiere al Sudeste Asiático. No obstante, los europeos se negaban a conceder a la junta birmana la condición de miembro pleno en este concierto de naciones.

Se había acordado que la dictadura (birmana) no estaría representada por su primer ministro, sino por uno de sus delegados, U Tin Winn, y algunas delegaciones se ausentaron durante la ceremonia de ingreso de Birmania.

Así, Jacques Chirac fue a visitar un sitio arqueológico en el centro de Hanoi, manifestando su interés en el patrimonio cultural y matando con ello dos pájaros de un tiro. Gerhard Schröder fue a inaugurar un nuevo Goethe Institut para ratificar el aporte cultural de Alemania.

Los británicos, que sólo estaban representados por un simple secretario de Estado, John Prescott, no perdieron la oportunidad para denunciar los crímenes de la junta y, sobre todo, para tratar de encaminar esta causa con miras a sabotear la Reunión, demasiado anti-estadounidense para el gusto británico.

La Comisión europea se dejó arrastrar por esos vientos. Con el apoyo de una resolución del Parlamento Europeo, la Comisión trató a su vez de cambiar el rumbo de la conferencia polarizándola en el problema birmano.

De todos modos, la ASEM, en calidad de foro donde el uso de la palabra se ha hecho más libre desde que los Estados Unidos se ausentaron de él, sedujo a nuevos candidatos.

Rusia, India y Pakistán podrían integrarse a él muy pronto, a pesar de la reticencia de Malasia. Para mantener el contacto entre los cancilleres, la presidenta de Filipinas, la muy pro-estadounidense Gloria Arroyo, propuso poner una secretaría permanente a disposición de la ASEM. Esta propuesta fue apoyada de inmediato... para confiar su responsabilidad a la representación ante la ONU de la potencia anfitriona, en el caso actual, Vietnam, y en 2006, Finlandia.

JPEG - 8 KB
Gerhard Schroeder y Tran Duc Luong.

Un gran número de temas fue tratado en el transcurso de la Reunión, presidida por el presidente de Vietnam, Tran Duc Luong: la cooperación (ampliación del abismo entre ricos y pobres), la seguridad (lucha contra el terrorismo, no proliferación de las armas de destrucción masiva, criminalidad transnacional), el desarrollo sostenible (cambio climático, contaminación).

El Primer ministro chino, Wen Jiabao, exhortó a fortalecer la ASEM y a utilizarla para elaborar puntos de vista y coaliciones capaces de hacer fracasar los planes de los Estados Unidos, en especial en la OMC. Asimismo, se pronunció a favor de reequilibrar las relaciones internacionales y de efectuar una reforma profunda de la ONU.

El Primer ministro japonés Junichiro Koizumi multiplicó los contactos bilaterales al margen de la conferencia para buscar apoyo a su solicitud de escaño permanente en el Consejo de Seguridad.

Obtuvo el apoyo del tándem franco-alemán, pero fracasó en sus esfuerzos con otras potencias. El canciller Schröder tuvo más suerte. La idea es duplicar el número de miembros permanentes (actualmente China, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y la Federación Rusa) ofreciendo un escaño a Alemania, Brasil, India, Japón y a una gran potencia africana (África del Sur, Egipto o Nigeria). Este sistema tendría la ventaja de contrarrestar el peso de Washington.

Japón, que sufre siempre las secuelas del protectorado estadounidense, enfrenta hoy una encrucijada, por un lado, de sumisión a Washington y, por otro, de manifestaciones que piden la retirada inmediata de las bases norteamericanas.

El primer ministro de Malasia, Abdullah Ahmad Badawi, coordinó diversas entrevistas a la prensa para desmentir las acusaciones estadounidenses según las cuales él habría sido corrompido por Sadam Husein y por personas allegadas a Jacques Chirac, para defender los intereses iraquíes en la ONU.

Lo importante, sin embargo, fue la adopción de la Declaración de Hanoi que afirma la necesidad de reforzar la cooperación y la Declaración sobre el diálogo entre las culturas y las civilizaciones, verdadero gesto de burla a la influencia estadounidense.

[1] Ver el sitio web oficial de la V Reunión Asia-Europa.

[2] Los archivos del Foro de Bangkok pueden consultarse en el sitio web de la Conferencia.

[3] Las reuniones anteriores fueron celebradas en Bangkok (1996), Londres (1998), Seúl (2000) y Copenhague (2002).

[4] Ver el site web oficial de la Fundación Asia-Europa.