Un informe de la ONG británica Christian Aid demuestra cómo los «ajustes estructurales» impuestos por el antiguo gobierno liberal sumieron a los campesinos de Andhra Pradesh en una espiral de endeudamiento y llevaron al suicidio a unos 2 115 de ellos en 2004 (contra 588 en 2003).
Según los autores, esa ola de suicidios es consecuencia de las medidas de liberalización y privatización aplicadas torpemente desde los años 90 para hacer que la región pasara al agronegocio. El programa era financiado por el gobierno británico con el apoyo del Banco Mundial y del FMI. Las privatizaciones fueron ajustadas in situ por el think tank [centro de investigación y propaganda] inglés Adam Smith Institute. De ese modo, 45 000 empleos fueron suprimidos en el servicio público, mientras algunos trabajaban para proteger a los campesinos. En agosto de 2000, tres personas resultaron muertas y más de 20 000 fueron arrestadas durante las manifestaciones efectuadas contra las reformas.