A inicios del verano, Donald Rumsfeld aprobó un plan top secret intitulado «Interim Global Strike Alert Order», cuyo objetivo era que los militares estuvieran listos para atacar a los países hostiles poseedores de armas de destrucción masiva. El general Bruce Carlson, comandante de la 8ª División del US Air Force declaró que en lo adelante, con ese plan, los Estados Unidos podían atacar a cualquier adversario en 12 horas o menos, en cualquier parte del globo.
En el mundo secreto de la planificación militar, «ataque global» es el término para designar un ataque preventivo específico con una sección nuclear. La posición oficial norteamericana sobre la utilización del arma nuclear no ha cambiado. La administración Bush aún pretende querer reducir nuestras reservas de armas a la vez que conserva una fuerza de disuasión sólida. Sin embargo, a partir del 11 de septiembre de 2001, una sucesión de acontecimientos parece indicar que estamos en vísperas de un cambio estratégico importante. Comprender ese proceso es esencial cuando nos concentramos cada vez más en las intenciones nucleares de Irán y Corea del Norte. _ En lo sucesivo, la fórmula de «golpes globales» incluye golpes convencionales y nucleares, lo que agrava aún más los riesgos de que se emplee el arma nuclear. El plan que puede servir para atacar a Irán o Corea del Norte es CONPLAN 8022, que debe responder de forma urgente, sin empleo de fuerzas terrestres, a una amenaza inminente de tipo nuclear o de otras armas de destrucción masiva. Hasta ahora, ese plan debía permitir paralizar al país mediante un bombardeo masivo. Eso era suficiente, pero recientemente se le ha añadido un aspecto nuclear. En realidad, la obsesión es golpear a un enemigo, rápido, sin tener que determinar los blancos prioritarios precisos, y, para ello, hay que utilizar el arma nuclear.
Es una tradición que el Pentágono se niegue a discutir sus planes de batalla pero éste merece el debate.

Fuente
Washington Post (Estados Unidos)

«Not Just A Last Resort? », por William M. Arkin, Washington Post, 15 de mayo de 2005.